viernes, 30 de noviembre de 2018

CELESTIA GALACTICA FOTOGRAFICA. PARTE 22

Otra compilación de imágenes del cosmos:
Finales de 1977. Mientras el mundo todavía se deleitaba con la visión espacial de George Lucas y su Star Wars, la sonda Voyager-1 era lanzada al espacio. He aquí una fotografía tomada desde el Voyager-1, que nos muestra nuestro hogar, la Tierra, y más allá a su único satélite natural: la Luna. Esta fue la primer forografía que alguna vez se haya tomado desde más allá de la Luna, por suerte, no sería, y esperemos no será, la última. EN 2012 Voyager-1 se convirtió oficialmente en el primer cuerpo hecho por el ser humano en abandonar el Sistema Solar, alcanzando así el espacio interestelar y continúa enviando datos.

Pero bueno, no se necesita salir del Sistema Solar para obtener grandes impágenes: Alaska a vista de satélite.

Y vaya, que tampoco se necesita abandonar el suelo firme para lograr espectaculares imágenes astronómicas: el cielo en esta foto lo domina la Luna, seguido un poco más abajo por Venus, el planeta azulado. Más al fondo vemos el cometa C/2011 L4, más habitualmente conocido como PanSTARRS, en referencia al telescopio con el que se le descubrió. PanSTARRS fue visible a principios de 2013 al ojo desnudo en el hemisferio norte, a unos grados sobre el horizonte del atardecer. Allá al fondo sobre las montañas me parece ver los últimos rayos de Sol.

Ceres, el planeta enano olvidado, que orbita por ahí entre los asteroides del Cinturón Interno, entre Marte y Jupiter. Un par de manchas brillantes de gran albedo son notables en la superficie del planeta, que según datos de la NASA, son debidos a una concentración de carbonatos de sodio, remanentes de actividad volcánica en el pasado. La sonda espacial New Dawn fue la primera en viajar al planeta enano.

No, no es el viejo oeste, ni veremos por allí a Marty McFly con el DeLorean. Estas formaciones rocosas tan similares a las del paisaje norteamericano, están en realidad en Marte.

Una miradilla a la superficie de Júpiter, el gigante gaseoso que en cierto modo actúa como nuestro guardián atrayendo a muchos cometas y astros que de otro modo, bien podrían impactarse contra la Tierra.

Ío, la luna volcánica de Júpiter, aquí haciéndole apenas sombra.

Europa, otra de las lunas jupiterianas, tomada desde la sonda espacial Galileo.

Salgamos a dar la vuelta al espacio profundo. Constelación de Géminis, o los gemelos, en este caso, Pollux y Castor, la primera es una gigante naranja que para que nos demos una idea, mide unas 10 veces lo que el Sistema Solar, y sin embargo su masa completa es apenas 2 veces la de nuestro Sol, un planete, Thestias fue descubierto orbitando a Pollux, pero por sus características, el planeta está tan expuesto a la radiación, que la vida es imposible como la conocemos. La otra estrella es Castor, en realidad un conjunto de tres pares de estrellas, de las cuales la más notable es una enana blanca.

NGC7293, la Nebulosa de la Hélice, ubicada en la constelación de Acuario, y descubierta en 1824. Llamada también el "Ojo de Dios", la nebulosa es el remanente de la agonía de una estrella gigante roja. Una enana blanca y una segunda estrella permanecen remanentes.

La nebulosa del espirógrafo, IG418, en la Constelación de la Liebre. Otra gigante roja que llegó al final de su vida y arrojó sus gases en una supernova, creando así esta nube de polvo y gas compuesta por nitrogeno, oxigeno e hidrógeno. El nombre le viene, como bien puede verse, por los patrones que recuerdan a las del conocido instrumento geométrico.

La Galaxia del Remolino, o NGC5194, y su compañera NGC5195, con la que interactía mediante un puente de materia. Mientras que la Galaxia del Remolino posee la clásica forma espiral, NGC5195 más bien tiene una forma irregular producto del tirón gravitacional de su compañera. En NGC5195 se han detectado una supernova y un agujero negro, el cual ha sido observado arrojando material en vez de simplemente engullirlo, lo cual prueba que los agujeros negros pueden también tener algo qué ver en la creación de estrellas y mantenimiento general de las galaxias.
A ambas galaxias se les suele conocer como el par M51. Por cierto que la Galaxia del Remolino es el terruño de la siempre querida, estimada y bien ponderada Rita Repulsa, de los Power Rangers.

Más imágenes aquí: 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

domingo, 25 de noviembre de 2018

La aerolínea secreta de los Estados Unidos

Bajo el nombre no oficial de JANET, o Janet Airlines, el gobierno de estados unidos, a través de la US Air Force (USAF) y el contratista privado AECOM, opera una pequeña flotilla de aviones civiles para el transporte de personal militar o civil de contratistas, entre diversas bases de la USAF.

El acrónimo JANET viene de Joint Air Network for Employee Transport, aunque entre aficionados y conspiranoicos sin quehacer también se le suele llamar así por "Just Another Non-Existent Terminal".

Poco se conoce de los aspectos operativos de esta aerolínea, salvo que tiene su base en el Aeropuerto Internacional de Las Vegas, desde donde vuela a sitios como la Base Aerea Edwards, tradicionalmente conocida como el Área 51, pero su red de destinos también incluye sitios como las Bases Aéres de Nellis, Wright-Patterson, Creech, Hill o Palmdale.

Janet opera con una flota de seis Boeing 737-600, tres Beech King Air B200 y un par de Beech 1900C. A algunas de estas aeronaves se les han visto algunas antenas y sensores externos, lo que hace pensar que la aerolínea no solamente efectúa vuelos de transporte, sino que también podría estar haciendo otras misiones clasificadas.

B737-600
B737-600
Beechcraft 1900C
King Air B200

viernes, 23 de noviembre de 2018

Autopsia de JFK (Traducción y comentarios del Dr. Banda). PARTE 2

(VIENE DE LA PARTE 1)

ROENTGENOGRAMAS: 
Se toman roentgenogramas del cuerpo completo y de los tres fragmentos separados de cráneo. Son revelados y colocados bajo la custodia del Agente Roy H. Kellerman, del Servicio Secreto de los Estados Unidos, quien realizó un recibo para ello (adjuntado). 

RESUMEN: 
Con base en las observaciones anteriormente descritas es nuestra opinión que el fallecido murió como resultado de dos heridas de disparo de arma de fuego infligidas por proyectiles de alta velocidad disparados por una persona o persona desconocidas. Los proyectiles fueron disparados desde un punto por detrás y de alguna madera por arriba del nivel del fallecido. Las observaciones y la información disponible no permiten estimar satisfactoriamente la secuencia de los dos disparos. 

El proyectil fatal ingresó al cráneo por arriba y a la derecha de la protuberancia occipital externa. Una parte del proyectil atravesó la cavidad craneana en una dirección posterior-anterior (véanse los roentgenogramas laterales del cráneo) depositando partículas minúsculas en su trayecto. Una parte del proyectil salió a través del hueso parietal derecho llevando consigo porciones de cerebro, cráneo y cuero cabelludo. Las dos heridas del cráneo, combinadas con la fuerza del proyectil produjeron fragmentación extensa del cráneo, laceración del seno sagital superior y del hemisferio cerebral derecho. 

El otro proyectil ingresó por la porción superior derecha del tórax posterior por arriba del omoplato y atravesó los tejidos blandos de las regiones supraescapular y supraclavicular derechas de la base del cuello. Este proyectil produjo contusiones de la porción apical de la pleura parietal derecha y del lóbulo superior del pulmón derecho. El proyectil contundió los tendones musculares del lado derecho del cuello, dañó la tranquea y salió a través de la cara anterior del cuello. Hasta donde se puede determinar, el proyectil no golpeó estructuras óseas en su paso a través del cuerpo. 

En adición, es nuestra opinión que la herida de cráneo produjo un daño tan extenso al cerebro que impide que el fallecido pudiera sobrevivir. 

Se enviará un reporte suplementario luego del examen más detallado del cerebro y de las secciones para microscopía. Sin embargo, no se espera que estos exámenes alterarán los hallazgos. 

J.J. HUMES CDR, MC , USN (497831)
“J” THORNTON BOSWELL CDR, MC, USN (489878)
PIERRE A. FINCK LT. COL, MC, USA (04-043-322) 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

REPORTE SUPLEMENTARIO DE LA AUTOPSIA NUMERO A63-272. PRESIDENTE JOHN F. KENNEDY. 

REPORTE DE EXAMEN PATOLOGICO. 

DESCRIPCION MACROSCOPICA DEL CEREBRO. 
Posterior a la fijación con formol el cerebro pesa 1500 grs. El hemisferio cerebral derecho esta notablemente lacerado. Existe una laceración longitudinal del hemisferio derecho de posición parasagital aproximadamente a 2.5 cm de la línea media, que se extiende desde la punta del lóbulo occipital hasta la punta del lóbulo frontal. La base de la laceración está situada a aproximadamente 4.5 cm debajo del vértice craneano en la materia blanca. Existe perdida considerable de la sustancia cortical sobre la base de la laceración, particularmente en el lóbulo parietal. Los márgenes de esta laceración están deshilachados y son irregulares, con laceraciones adicionales extendiéndose en diversas direcciones y distancias variables desde la laceración principal. Adicionalmente existe una laceración del cuerpo calloso desde la cabeza hasta la cola. Los interiores del ventrículo lateral derecho y del tercer ventrículo quedan expuestos en esta última laceración (los ventrículos cerebrales son cavidades donde se produce y circula el liquido cefalorraquídeo, que sirve de soporte mecánico y nutricional del encéfalo)
Al observarse desde el vértice, el hemisferio cerebral izquierdo está intacto. Existe congestión marcada de los vasos meníngeos de las regiones temporal y frontal izquierdas con considerable hemorragia subaracnoidea asociada. Las circunvoluciones y las cisuras del hemisferio izquierdo son de tamaño y distribución normal. Las del hemisferio derecho están demasiado fragmentadas y distorsionadas para una descripción satisfactoria. 

Al observarse desde la cara inferior la laceración de la corteza cerebral derecha es nuevamente obvia. Existe una laceración longitudinal del cerebro medio a través del piso del tercer ventrículo justo detrás del quiasma óptico y los tubérculos mamilares. Esta laceración se comunica parcialmente con un desgarro oblicuo de 1.5 cm a través del pedúnculo cerebral izquierdo. Existen laceraciones irregulares superficiales sobre la cara inferior de los lóbulos temporal y frontal izquierdos. 

En el interés de preservar el espécimen no se realizan secciones coronales. Las siguientes secciones son tomadas para examen microscópico: 

a. Del margen de la laceración en el lóbulo parietal derecho 
b. Del margen de la laceración en el cuerpo calloso 
c. De la porción anterior de la laceración en el lóbulo frontal derecho 
d. De la corteza frontoparietal izquierda contundida 
e. De la línea de transección de la medula espinal 
f. De la corteza cerebelosa derecha 
g. De la laceración superficial de la cara inferior del lóbulo temporal izquierdo. 

En el transcurso de este examen se expusieron siete negativos en blanco y negro y seis en color de 4x5 pulgadas, pero no se revelaron (los cassettes conteniendo estos negativos fueron entregados en mano al Contra Almirante George W. Buckley, MC, USN, Médico de la Casa Blanca). 

EXAMEN MICROSCOPICO: 

CEREBRO: 
Se examinaron las múltiples secciones de los sitios representativos que se describieron previamente. Todas las secciones son esencialmente similares y muestran extensa disrupción del tejido cerebral con hemorragia asociada. En ninguna de las secciones existen anomalías significativas aparte de las relativas al trauma reciente. 

CORAZON: 
Las secciones mostraron una cantidad moderada de grasa subepicárdica. Las arterias coronarias, fibras miocárdicas y endocardio son irrelevantes. 

PULMONES. 
Las secciones hechas a través del área de contusión en el lóbulo superior del pulmón derecho exhiben disrupción de las paredes alveolares y hemorragia reciente hacia el interior de los alveolos, fuera de ello son esencialmente irrelevantes. 

HIGADO: 
Las secciones muestran que la arquitectura normal hepática esta conservada. Las células del parénquima muestran citoplasma marcadamente granular indicando contenido alto en glucógeno, lo cual es característico del “patrón de biopsia hepática” en la muerte súbita (esta prueba, más que muerte "súbita", que tiene otra connotación en Medicina Forense, indica en realidad una muerte "rápida", ya que el sujeto que agoniza se agota sus reservas de glucosa, es decir el glucógeno del hígado. JFK tuvo una muerte relativamente rápida y por lo comentado anteriormente de lo ocurrido en el Hospital, los médicos probablemente no se percataron de la lesión extrema del cerebro y continuaron haciendo las maniobras de emergencia durante mucho tiempo antes de declararlo oficialmente muerto)

BAZO: 
Las secciones no muestran anomalías significativas 

RIÑONES: 
Las secciones no muestran anomalías significativas además de la dilatación y congestión de los vasos sanguíneos de todos los calibres. 

HERIDAS DE LA PIEL: 
Las secciones hechas a través de las heridas en la región occipital y la parte superior derecha del tórax posterior son esencialmente similares. En cada una hay perdida de la continuidad de la epidermis con necrosis de coagulación de los tejidos en los márgenes de las heridas (indicador franco de que las lesiones fueron hechas en vida, pre-mortem). El cuero cabelludo muestra diversos fragmentos pequeños de hueso en sus márgenes en el tejido subcutáneo. 

RESUMEN FINAL: 
Este reporte suplementario cubre en más detalle la extensa magnitud del trauma cerebral en este caso. Sin embargo ni esta parte del examen ni los exámenes microscópicos alteran el reporte previamente enviado ni agregan detalles significativos a la causa de muerte. 

J.J. HUMES CDR, MC, USN, 497831

COMENTARIOS PERSONALES.
El caso de JFK supone todo un reto en materia de Medicina Forense, Balística, Biomecánica y muchas otras ciencias afines. En mi caso particular he podido ser testigo indirecto de un par de heridas muy similares a la infligida a JFK en el cráneo, y básicamente se trata de heridas tangenciales, donde el proyectil penetra en un ángulo muy cerrado la superficie craneana, y con una velocidad muy alta, lo que le proporciona una energía cinética elevada.
Literalmente estas heridas "vuelan la tapa" del cráneo y lanzan restos del mismo y del cerebro en múltiples direcciones. 
Un observador inexperto puede confundirse y pensar que el proyectil vino de adelante hacia atrás, pero la clave está precisamente en el estudio del bisel de los orificios en caso de existir, o bien del estudio de los patrones de fractura del cráneo.

Otro efecto a menudo despreciado es el "efecto neuromuscular": cuando el cerebro es lesionado severamente, el individuo suele sufrir una contractura de todos sus músculos, predominantemente los del torso, lo cual da lugar a una sacudida violenta hacia arriba y atrás, efecto que se ve en JFK en la cinta de Zapruder, y es a menudo usado también por los conspiranoicos para defender su teoría del segundo tirador.

jueves, 22 de noviembre de 2018

Autopsia de JFK (Traducción y comentarios del Dr. Banda). PARTE 1

Se cumplen 55 años del famoso asesinato del Presidente John Fitzgerald Kennedy, en un acto que conmovió al mundo por ser filmado y documentado como pocas, veces, pero también un crimen sin resolver durante medio siglo, y que ha dado lugar a que numerosas teorías hayan surgido a lo largo de las décadas, muchas de ellas, como la del segundo tirador apostado al frente de JFK, que sin embargo, puede desvirtuarse con un poco de conocimiento de Medicina Forense y de sentido común.

Desde hace años el informe de Autopsia de JFK ha estado disponible en internet como un documento desclasificado, pero sólo en inglés y en formato escaneado a PDF. El que esto escribe ha hecho esta traducción al español meramente personal, creo que por ahora no hay tal, en la que además incluiré fotografías y mis comentarios a modo de notas insertas entre paréntesis y a distinto tipo de letra:

Apéndice IX:
Reporte de Autopsia y Reporte suplementario

Protocolo de autopsia A63-272
Fecha y hora de muerte: 22 de noviembre de 1963, 13:00 (CST)
Prodisector: CDR. J. J. Humes, MC, USN
Asistentes: CDR “J” Thornton Boswell, MC, USM, LCol Pierre A. FInck, MC, USA

Altura: 72 ½ pulgadas
Peso: 170 libras
Ojos: azules
Cabello: Café rojizo
Diagnósticos Patológicos: Herida por disparo de arma de fuego, cabeza.
Organización militar: Estados Unidos, Presidente
Edad: 46, Sexo: masculino. Raza: Caucásico. 

Kennedy, John F.

Escuela Naval de Medicina

RESUMEN CLINICO:
De acuerdo con la información disponible, el fallecido, el Presidente John F. Kennedy, circulaba en un coche abierto en un desfile de automóviles durante una visita oficial a Dallas, Texas el 22 de noviembre de 1963. El Presidente estaba sentado en el asiento trasero derecho con la Señora Kennedy en el mismo asiento a su izquierda. Sentado directamente frente al Presidente estaba el Gobernador de Texas John B. Connolly y directamente frente a la Sra. Kennedy estaba la Sra. Connolly. El vehículo se movía a una tasa lenta de velocidad en hacia abajo en una pendiente bajo un paso deprimido que lleva a una ruta de autopista hacia el Mercado Comercial de Dallas donde el Presidente iba a ofrecer un discurso.

Se escucharon tres disparos y el Presidente cayó hacia adelante sangrando de la cabeza (el Gobernador Connolly fue herido seriamente por el mismo fuego). De acuerdo con reportes de periódicos (Washington Post, 23 de noviembre de 1963), Bob Jackson, fotógrafo del Dallas Times Herald, dijo que miró alrededor cuando oyó los disparos y vio el cañón de un rifle desapareciendo en una ventana en el piso superior del cercano edificio del Repositorio de Libros Escolares de Texas.

Poco después de la lesión de ambos hombres el automóvil fue conducido al Hospital Parkland de Dallas. En la sala de emergencias de dicho hospital el Presidente fue atendido por el Dr. Malcolm Perry. Una comunicación telefónica con el Dr. Perry el 23 de noviembre de 1963 desarrolla la siguiente información relativa a las observaciones hechas por el Dr. Perry y los procedimientos realizados allí previos a la muerte.

El Dr. Perry observó una herida masiva en su cabeza y una segunda herida mucho más pequeña en la parte baja y anterior del cuello aproximadamente en la línea media. Se efectuó una traqueostomía extendiendo la segunda herida (una traqueostomía es una incisión en el cuello para introducir un tubo directo a la tráquea, que suele conectarse a un ventilador artificial). En este punto se observó aire sangriento burbujeando de la herida y una lesión de la pared lateral derecha de la tráquea. Se realizaron incisiones bilaterales en la parte anterosuperior de la pared torácica para combatir un posible enfisema subcutáneo (acumulación de aire debajo de la piel, en caso de perforación a tórax y lesión pulmonar o de vía aérea). Se iniciaron infusiones intravenosas de sangre y solución salina y se administró oxígeno. A pesar de estas medidas ocurrió falla cardiaca y el masaje cardiaco cerrado fracasó en reestablecer la actividad cardiaca. El Presidente fue declarado muerto aproximadamente treinta a cuarenta minutos tras recibir sus heridas.
(Conviene mencionar en el frenesí de los médicos ante el suceso, es porbable que los galenos vieran de inicio la magnitud de la lesión encefálica, que sin lugar a dudas era incompatible con la vida, con posterioridad un Neurocirujano pudo valorar la lesión)

Los restos fueron transportados vía el Avión Presidencial a Washington, D.C., y subsecuentemente a la Escuela Naval de Medicina, del Centro Médico Naval Nacional, en Bethesda, Maryland, para su examen post-mortem.

DESCRIPCION GENERAL DEL CUERPO:
El cuerpo es el de un individuo masculino, adulto caucásico, muscular, bien desarrollado y bien nutrido, que mide 72 ½ pulgadas y pesando aproximadamente 170 libras. Presenta rigor mortis (rigidez) incipiente, livor mortis (livideces) mínimo en el dorso y algor mortis (enfriamiento) temprano. El cabello es café rojizo abundante, los ojos son azules, la pupila derecha mide 8 mm en diámetro, la izquierda 4 mm (la asimetría de las pupilas es uno de los más claros indicadores de lesión cerebral). Existe edema y equimosis (hematoma) en el canto interno del parpado izquierdo midiendo aproximadamente 1.5 cm en su diámetro mayor. Existe edema y equimosis difusa sobre el margen supraorbitario derecho con movilidad anormal del hueso subyacente (lo cual es indicativo de fractura). (El resto del cuero cabelludo será descrito con el cráneo.)

Existe sangre coagulada en los oídos externos, pero además de los oídos, la narinas y boca son esencialmente carentes de importancia. Los dientes están en excelente estado y existe alguna palidez de la mucosa oral.

Existe una herida oval de 7x4 milímetros situada en la cara superior derecha del tórax posterior, justo por encima de el borde superior del omoplato. Esta herida está a 14 cm de la punta del acromion derecho y a 14 cm por debajo de la punta de la apófisis mastoides derecha.

En la parte baja anterior del cuello aproximadamente al nivel de tercer y cuarto anillos traqueales existe una herida transversa de 6.5 cm de longitud, con bordes irregularmente abiertos. (La profundidad y características de estas heridas serán descritas más abajo.)

Situadas en la cara anterior del tórax en la línea de los pezones existen incisiones quirúrgicas recientes y bilaterales de 2 cm de longitud hasta el tejido subcutáneo. La de la izquierda esta situada a 11 cm superiormente al pezón y la de la derecha a 8 cm superior al pezón. No hay hemorragia o equimosis asociadas a estas heridas. Una herida similar, limpia, de 2 cm en longitud se ubica en la cara anterolateral de la parte media del brazo izquierdo. Situadas en la cara anterolateral de cada tobillo existe una incisión transversa reciente de 2 cm hasta el tejido subcutáneo.

Existe una incisión abdominal de McBurney antigua de 8 cm (este tipo de incisión es la clásica apendicectomía). Sobre la espina lumbar en la línea media existe una cicatriz de 15 cm. Situada en la cara anterolateral superior del muslo derecho existe una cicatriz de 8 cm.

HERIDAS DE PROYECTILES:
1.- Existe un defecto irregular grande en el cuero cabelludo y cráneo involucrando principalmente el hueso parietal pero de alguna manera extendiéndose a las regiones temporal y occipital. En esta región hay una ausencia franca de cuero cabelludo y hueso produciendo un defecto que mide aproximadamente 13 cm en su diámetro mayor. 
El gran defecto de continuidad en craneo y cuero cabelludo de JFK, a menudo los conspiranoicos defienden la hipotesis del segundo tirador usando esta imagen, donde se ve claramente la masa encefalica desplazada en sentido posterior (hacia atrás), pero olvidan un detalle importante: la gravedad. El cuerpo del Presidente está acostado con la cabeza colgando sobre un receptáculo y el cerebro, ahora desgarrado, pierde su consistencia y literalmente de derrama hacia abajo.
De los márgenes irregulares del defecto arriba descrito se extienden desgarros en forma estelar hacia el cuero cabelludo mas o menos intacto de la siguiente manera:

a. Del margen temporal inferior derecho, anterior a la oreja derecha hacia un punto ligeramente superior al tragus.
b. Del margen parietal anterior, anteriormente a la sien hacia aproximadamente 4 cm sobre el margen supraorbitario derecho
c. Del margen izquierdo del defecto principal sobre la línea media en sentido anterolateral por una distancia de aproximadamente 8 cm.
d. Del mismo punto de origen cerca de 10 cm en sentido posterolateral.

Existe una herida lacerada midiendo 15x6 mm situada en la parte posterior del cráneo aproximadamente a 2.5 cm a la derecha y ligeramente superior a la protuberancia occipital externa. El hueso subyacente corresponde con una herida a través del cráneo la cual muestra bisel de los márgenes del cráneo cuando se le ve desde la cara interna del cráneo.

En Medicina Forense se suele hablar del "Cono Truncado de Bonnet", un signo que orienta a la dirección de un proyectil al ingresar o salir del cráneo, ya que se va haciendo más grande conforme va pasando, describiendo un cono biselado en las capas del hueso, en este caso, el bisel apunta a la cara interna del craneo, por lo tanto el orificio se ve más grande desde adentro, indicando así que el orificio de la región occipital corresponde a una entrada.

Visible claramente en el defecto del cráneo arriba descrito, y exudando de éste, se encuentra tejido cerebral lacerado que a una inspección cercana representa la mayor parte del hemisferio derecho. En este punto se observa que la hoz del cerebro está extensamente lacerada con disrupción del seno sagital superior (una vena voluminosa ubicada en la división de ambos hemisferios cerebrales).

Una vez reclinado el cuero cabelludo se ven múltiples fracturas que irradian tanto desde el defecto grande como desde la herida pequeña en el occipucio. Éstas varían grandemente en longitud y dirección, midiendo la mas larga aproximadamente 19 cm. Éstas resultan en la producción de numerosos fragmentos los cuales varían en tamaño de unos pocos milímetros hasta 10 cm en su diámetro mayor.

La complejidad de estas fracturas y los fragmentos así producidos impiden una descripción verbal satisfactoria y son mejor apreciados en las fotografías y roentgenogramas (radiografías) que se prepararon.

El cerebro es removido y preservado para su posterior estudio luego de fijación en formalina.

Hay tres fragmentos de cráneo recibidos desde Dallas como especímenes separados, los cuales en su conjunto se aproximan a las dimensiones del defecto mayor descrito arriba. En un ángulo del mas grande de estos fragmentos existe una porción del perímetro de una herida circular presumiblemente de salida, la cual exhibe biselado hacia la tabla externa del cráneo (lo comentado arriba para el signo del "cono truncado". pero ahora indicando salida) y se estima que mide aproximadamente 2.5 a 3 cm. Los roentgenogramas de este fragmento revelan partículas minúsculas de metal en el hueso en este margen. Los roentgenogramas del cráneo revelan múltiples fragmentos metálicos minúsculos a lo largo de una línea que une la herida pequeña en la región occipital y el margen supraorbitario derecho. De la superficie desgarrada de la corteza cerebral derecha se recuperan dos fragmentos pequeños de metal de forma irregular. Éstos miden 7x2 mm y 3x1 mm. Se colocan en custodia de los Agentes Francis X. O’Neill Jr., y James W. Sibert, del Buró Federal de Investigaciones, quienes realizaron un recibo para ello (adjuntado).

2.- la segunda herida de presunta entrada es la arriba descrita, en la parte superior derecha de la cara posterior del tórax. Debajo de la piel existe equimosis del tejido subcutáneo y de la musculatura. El trayecto del proyectil a través de la fascia y musculatura no pudo ser sondeado  con facilidad (durante las autopsias es común introducir sondas o estiletes a través de las heridas para explorar su trayecto y profundidad, así como posibles salidas). La herida de presunta salida fue la descrita por el Dr. Malcolm Perry en Dallas, en la región inferior de la cara anterior del cuello. Cuando el Dr. Perry la describió, la herida midió “unos pocos milímetros en diámetro”, sin embargo fue extendida al realizarse una incisión de traqueostomía, y por lo tanto sus características están distorsionadas al momento de la autopsia (una práctica común en los servicios de Urgencias es aprovechar orificios de heridas para realizar drenajes o nuevas incisiones, tal fue el caso de JFK, pero que no obstante, alteran la morfología de la lesión original, y representan un verdadero problema para el Médico Forense)
La herida en el cuello, tal como se la viera por los medicos del Parkland Hospital, y luego de haber sido modificada para efectuar la traqueostomía de emergencia

Sin embargo, existe equimosis considerable de los tendones de los músculos del lado derecho del cuello y en la fascia sobre la tráquea, adyacente a la línea de la herida de traqueostomía. El tercer punto de referencia que conecta estas dos heridas se encuentra en el vértice de la cavidad pleural derecha (porción supraclavicular). En esta región existe contusión de la pleura parietal (la pleura es un par de capas, visceral y parietal, que recubren a los pulmones) y de la porción apical del lóbulo pulmonar derecho. En ambas instancias el diámetro de contusión y equimosis en el sitio de máxima extensión mide 5 cm. Tanto la pleura parietal como la visceral, están intactas y cubriendo estas áreas de trauma (esto significa que aunque la bala que ingresó en el cuerpo de JFK por la espalda no penetró al torax, sí "golpeó" la pleura y el pulmon al transmitir la fuerza de su impacto a las estrucutras de alrededor).

INCISIONES:
Las heridas del cuero cabelludo son extendidas en el plano coronal para examinar el contenido craneano y se usa la incisión acostumbrada en “Y” para examinar las cavidades corporales.

CAVIDAD TORACICA:
La jaula torácica es irrelevante. Los órganos torácicos están en sus posiciones y relaciones normales, y no hay incremento en el liquido pleural. Se observa el área previamente descrita de contusión en la porción apical de la cavidad pleural derecha.

PULMONES:
Los pulmones son de apariencia esencialmente similar, pesando el derecho 320 gr, y el izquierdo 290 gr. Los pulmones se encuentran bien aireados y con superficies pleurales brillantes de color gris rosado. Un área de coloración rojo-violácea de 5 cm de diámetro, de firmeza aumentada a la palpación se localiza en la porción apical del lóbulo pulmonar derecho. Esto se corresponde con el área similar descrita en la pleura parietal suprayacente. La incisión en esta región revela hemorragia reciente en el parénquima pulmonar.

CORAZON:
La cavidad pericárdica es de pared suave y contiene aproximadamente 10 cc de liquido color pajizo (liquido pericárdico). El corazón es de contorno esencialmente normal y pesa 350 gr. Se abre la arteria pulmonar in situ y no e observan anormalidades. Las cámaras cardíacas contienen cantidades moderadas de sangre coagulada post-mortem. No existen anormalidades notables de las valvas de cualquiera de las válvulas cardíacas. Las siguientes son las circunferencias de las válvulas: Válvula aortica: 7.5 cm, Válvula Pulmonar 7 cm, Válvula tricúspide 12 cm, Válvula mitral 11 cm. EL miocardio es firme y de color rojizo café. El miocardio del ventrículo derecho mide 1.2 cm de grosor promedio, el del ventrículo izquierdo es de 0.4 cm. Se disecan las arterias coronarias y estas son de distribución normal, de paredes suaves y elásticas en su longitud.

CAVIDAD ABDOMINAL:
Los órganos abdominales están en sus posiciones y relaciones normales y no hay aumento en el liquido peritoneal libre. El apéndice vermiforme está ausente por intervención quirúrgica y existen unas pocas adherencias uniendo la región del ciego a la pared abdominal anterior a nivel de la cicatriz quirúrgica previamente descrita.

SISTEMA ESQUELETICO:
No existen alteraciones significativas esqueléticas aparte de las lesiones del cráneo.

FOTOGRAFIA:
Se toman fotografías a color y blanco y negro mostrando los hallazgos significativos pero no son reveladas. Las fotografías se colocaron bajo custodia del Agente Roy H. Kellerman, del Servicio Secreto de los Estados Unidos, quien realizó un recibo para ello (adjuntado).

CONTINUA EN LA PARTE 2

lunes, 19 de noviembre de 2018

ENLACES EXPRESS DE MEXICO

Otra de esas empresas de turismos que traslada pasaje regular, operando entre la Ciudad de México y Guadalajara, aunque también parece ofrecer servicio a Monterrey, y la tradicional Chiapas-Tijuana. He aquí algo de su flota:
Mercedes Benz Multego
Volvo 9700
Irizar PB
Irizar i8
Busscar Busstar DD

sábado, 17 de noviembre de 2018

Imágenes antiguas de la Comarca Lagunera. PARTE 52

Superamos el medio centenar de imágenes del pasado lagunero, inmoralmente plagiadas por el que esto escribe, aprovechándose de la buena fe de Torreon y la Laguna: Gloria y EsplendorLeyendas LagunaLerdo la Ciudad JardinYo Soy de Gomez PalacioFotografía Antigua y de Antigüedades de ParrasAmigos de Mapimí, DurangoVerdesiertoMi San Pedro Coahuila y Recuerdos del Tlahualilo, y a los colaboradores de dichas páginas, por citar a unos cuantos.
Empecemos nuestro tradicional viaje en el tiempo:

Antiguo aspecto de la desaparecida estación de Ferrocarril de Tlahualilo, Durango. Un ramal del Ferrocarril Internacional salía originalmente desde Matamoros en direccion hacia el norte, pasando por sitios como Solima, Coyote, Sacramento (hoy Gregorio Garcia, y donde se cruzaba con la actual vía a Monterrey), Lucero, Horizonte, entre otros sitios. Actualmente los terrenos de la antigua estación son parte de una escuela, y no sé si haya algún vestigio dentro del plantel educativo.

Canal de la Concha, en Torreón. Corría más o menos paralelo al Canal de El Coyote, actualmente los terrenos que ocupaba el canal no son otra cosa que el flamante Boulevard Independencia.

Noviembre es el mes de la Revolución Mexicana y en este desvergonzado blog nos unimos a la conmemoración. Fecha desconocida. ¿quién dice que en la Revolución no se usaron arcos y flechas? Pues bueno, esta espectacular postal nos muestra a los rebeldes usando estas tradicionales armas en contra de los soldados federales en las cercanías de Torreón.

Continuamos con las postales revolucionarias. Soldados Federales al poniente de Torreón, el año es 1913, parecen estar sobre la ribera sur del Río Nazas, allá al fondo se aprecian los cerros de Polvorera (izquierda) y Calabazas (derecha).

Se ha escrito poco del famoso Cañon "El Niño", una pieza de artillería Saint Chammond de 75 mm adquirida en 1913 por el gobierno de Victoriano Huerta a Francia, para usarlo en sus combates contra las fuerzas constitucionalistas, este pequeño trabuco iba montado sobre una plataforma de ferrocarril. Aquí durante su llegada a Torreón para darle dolores de cabeza a las tropas revolucionarias.

Otra magistral imagen del cañon en septiembre de 1913. Los revolucionarios villistas sin embargo capturaron el cañon en Torreón y lo usaron en su propio beneficio.

Aquí también durante los combates de 1913, que se extendieron a Gómez Palacio, donde la locomotora 415 de Nacionales de México, fue alcanzada por el fuego, desconozco si de los federales o de los rebeldes. Hay una historia además, de una "maquina loca" que fue dirigida por los villistas de Torreón a Gómez (una máquina loca era una táctica donde una locomotora era conducida llena de explosivos hasta un determinado sitio donde explotaría generando numerosos daños), sin embargo, el fuego de las fuerzas federales la detuvo a tiempo antes de alcanzar la estación del tren en Gómez Palacio. Personalmente no creo que ésta sea la mencionada máquina loca, pues los relatos la sitúan en 1914, cuando los villistas vuelven con fuerza a retomar las plazas, además de que esta misma locomotora puede verse en otras imágenes, donde queda claro que se encuentra más allá de la estación.

Otro aspecto de la locomotora dañada junto con su carro tender. Tomada una semana después de la imagen anterior.

A propósito de ferrocarriles. Locomotora EMD F3, de Nacionales de México, numeral 7012, en Parras de la Fuente, Coahuila, fecha no determinada, aquí transportando a un grupo de turistas norteamericanos. Uno de los ferrocarriles olvidados en la historiografía de la Comarca Lagunera es el Coahuila y Pacífico, que iba de Saltillo a Torreón, pasando General Cepedea, Parras y Viesca. Si no me equivoco la línea desapareció en los 70's, algunos remanentes podían encontrarse a las afueras de Torreón sobre el Boulevard Diagonal las Fuentes, pero hace algunos años fueron retirados. En Viesca y Parras no recuerdo haber encontrando remanentes, aunque los terraplenes antiguos son distinguibles a las afueras de las ciudades.

Hablando de Parras de la Fuente, plano de la ciudad, datado el 16 de febrero de 1869. 

1969. Espectacular foto de la oncena del Club de Futbol Laguna. La "Ola Verde" como se le conociera, en su casa, el desaparecido Estadio San Isidro.

Aquí el Laguna en una visita en 1976 al Cruz Azul.  La oncena la forman Ruiz Vaquera, Orrante, Loza, Chávez, Cruz, el famoso Carlos Eloir Pierucci, Zamora, Carril, Ibarra, Onís y Prof. Enríquez.

El otro gran equipo de futbol de la región: Diablos Blancos del Torreón. Jugaban en el Estadio de la Revolución (hoy de beisbol) y luego en el recientemente inaugurado Estadio Moctezuma.

En 1974 los diablos Diablos Blancos fueron vendidos a la franquicia de Leones Negros de Guadalajara, la Ola Verde se mudó en 1976 al Estadio Moctezuma, sólo para desaparecer también 2 temporadas después al mudarse la franquicia a los Coyotes de Cd. Neza, el futbol profesional se había ido de La Laguna, y lo había hecho por la puerta de atrás. Esto fue en 1978, varios años tendrían que pasar para que el balompié de Primera División regresara, y lo hizo de la mano de un digno heredero que unificó a la Laguna bajo los colores de sus 2 ancestros, un sucesor que habrá de cambiar para siempre el deporte de la Comarca, un nuevo grande del fútbol, cuyas hazañas resonarán en México y el mundo imponiendo respeto: el poderoso Santos Laguna, aquí en su temporada inaugural en 1983.

Como bien se mencionara anteriormente, el Estadio de la Revolución ha sido sede de muchas cosas, entre ellas el futbol. Aquí un detalle del estadio en lo que ha sido su más notable cometido: sede de equipos de beisbol, como el Unión Laguna, luego llamado Vaqueros, que por cierto, se van a tomar un añito sabático.

Si hay alguien en particular a quien le debamos mucho en relacion al registro del pasado lagunero, ese es el norteamericano Harold Miller. Aquí le vemos en un paraje en los alrededores del Ejido Monterrey (Monterreycillo, para los cuates), al otro lado de Villa Juárez, en Lerdo.

 A propósito de Lerdo, Iglesia del Sagrado Corazón, en 1950.

Década de los 50's si no me equivoco, Avenida Juárez esquina con González Ortega, en Torreón. La vista es hacia el poniente desde la esquina de la Alameda. Obsérvese en primer plano el poste que no es sino un vestigio de la red de tranvías que tuvo la ciudad, y que paulatinamente fueran desapareciendo al quedar a merced de la competencia de los autobuses y carros, y pues bueno, al menos este y otros dos postes sobreviven hasta nuestros días en el camelloncito de la Alameda, donde comparten espacio con una fila de palmeras. Sobrevive también, y muy bien conservada, la edificación de la esquina.

La Cervecería Cruz Blanca se complace en presentar al ídolo de México, el mismísimo Pedro Infante.

Kiosko y Plaza de Armas de Mapimí, en los 60's. Al fondo el siempre espectacular Cerro de la India, o de la Bufa.

Año de 1910. Una avenida más del Padre Nazas se lleva consigo los matorrales del lecho seco.

Una tradición largamente olvidada: Quema de Judas en Semana Santa. La foto, tomada en Torreón en el año de 1927, se ubica en las esquinas de actuales Hidalgo y Falcon, en el primer cuadro de la ciudad. Actualmente el sitio está ocupado por edificios de altura, a la derecha actualmente está el paradero de los Transportes del Nazas, los populares rojos. En el fondo, detrás de todos los carros puede verse un tranvía sobre los rieles. Más allá se observa parte del Edificio Arocena, conservado hasta nuestros días, pero cuya planta baja, como siempre, está invadida por locales, puestos ambulantes y publicidad.

Espectacular imagen de cómo lucía en color el tristemente desaparecido Teatro Princesa, en la confluencia de calles Morelos y Valdez Carrillo, en Torreón, ahí enfrente de la Plaza de Armas. En la actualidad el terreno está vacío y es usado como estacionamiento privado.

 Otra espectacular fotografía es esta del Teatro Isauro Martínez, también en Torreón.


Hoy cierro con esta foto de locales jugando beisbol, en la localidad de Velardeña, del municipio de Cuencamé, Durango. Obsérvense al fondo partes del complejo de minería que da fama a la población.

MAS IMAGENES:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58