domingo, 19 de enero de 2020

ALGUNOS DISEÑOS DE ÓMNIBUS. Parte 28

Nuevamente diseños y plantillas de los autobuses que pululan por el mundo.

Abrimos con un español: Caetano Winner, modelo con cierta popularidad en su país natal y en Europa.

A inicios del nuevo milenio llegó a México un autobús que rápidamente se ganó la admiracion y preferencia de propios y extraños: el carrocero español Irizar hacía su debut en México con su modelo Century, revolucionario tanto en su tecnología como en su apariencia externa, que contrastaba con lo que habitualmente se veía de la mano de fabricantes como Dina, Marcopolo o Mercedes Benz. Hoy en día Irizar domina el mercado nacional, en compañia de la sueca Scania, que proporciona la mayoría de las plataformas para los autobuses Irizar. Del Century ya casi no se ven ejemplares, pero por ahí hay algunos todavía dando guerra en el asfalto.

Me supongo que este es ficticio: un Marcopolo Viale adaptado como monorriel.

Desde el lejano oriente tenemos este zhong Tong LCK6137, que goza de cierta presencia en Sudamérica.

Otro que también es ficticio: Vilusama Jumbocar, el autor lo diseño tomando elementos de autobuses Hino y Neoplan.

En Argentina también hay notables diseños de autobuses: Metalsur es uno de los más grandes productores de aquella nación, aquí vemos su modelo doble piso Starbus II. Lo más llamativo en los modelos Metalsur es la forma redonda de los ventanales delanteros.

Nos vamos con este Maxibus Astor.

MAS DISEÑOS Y PLANTILLAS
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

martes, 14 de enero de 2020

El nuevo A-350-900 de Aeroflot es... hermoso!

El día de ayer en la planta de Airbus en Tolouse, Francia, se llevó a cabo el rollout del primer Airbus A-350-900 para la aerolínea rusa Aeroflot, y el nuevo esquema de pintura es sencillamente espectacular, mientras que la deriva vertical conserva la bandera rusa ondeante, se ha cambiado el tradicional (y feo) gris metálico por un fuselaje en un impecable blanco, conservando sólo la cara inferior en gris. 
Conserva también el "sello" de Airbus, al pintar de negro el perímetro de las ventanillas del cockpit.

Como podemos apreciar, el nuevo avión será llamado "P. Tchaikovsky", en honor al afamado compositor Pyotr Ilyich Tchaikovsky.

Al momento el aparato porta la matrícula provisional francesa F-WZGT, pero una vez sea entregado a Aeroflot, recibirá la matrícula VQ-VFY, que corresponde a las Islas Bermudas, esta es una práctica frecuente en muchas aerolíneas de la órbita soviética, debido a las antiguas políticas comunistas, pues si un avión occidental recibiera una matrícula soviética (CCCP-...) o ahora una rusa (RA-...) habría que pagar una enorme cantidad de impuestos y cargos extra.

El avión iniciará su servicio comercial el próximo 1 de junio, en la ruta de Moscú a Londres.

domingo, 12 de enero de 2020

El Ascenso del Mandalorian y la Caída del Skywalker

La siguiente columna refleja casi fielmente mi sentir respecto a Star Wars en estos ultimos meses. Ojo, que no la escribí yo. La robé.
Robar es malo.


EL ASCENSO DE THE MANDALORIAN Y LA CAÍDA DE SKYWALKER
Una reseña doble de Star Wars
Por: Alonso Zamora

Viernes 27 de diciembre de 2019. El último episodio de la temporada de The Mandalorian sale al aire; por casualidad, yo y un amigo acordamos ver The Rise of Skywalker el mismo día. El contraste no puede ser más marcado: por un lado, el fenómeno que ha re-encendido la esperanza entre los fans de Star Wars, acabando de una vez con la mentira de que “es imposible dar gusto a todos” (frase mediocre si las hay: ¿cómo surgió Star Wars como fenómeno masivo en primer lugar entonces?) Por el otro, el último y más triste ejemplar de una trilogía sin dirección, corazón ni cerebro: un espectáculo vacío y confuso que, de no ser por su contraparte para la pantalla chica, nos podría haber convencido de la muerte definitiva de la franquicia. 

Es difícil comenzar a describir los múltiples fracasos y afrentas a la inteligencia que inundan The Rise of Skywalker. ¿Qué tal una trilogía que comenzó como un vulgar copy-paste teniendo que recurrir al mismo villano de siempre para conseguir el fácil aplauso de una audiencia que se emociona como un perro sin dignidad ante el menor hueso de nostalgia arrojada ante ella? ¿Una heroína sin dirección ni motivaciones corriendo de un lado a otro sin que nunca se establezca por qué de una forma verosímil? ¿Un director que nunca se detiene a pensar no si algo es posible, sino si debería hacerse? Durante las horas que ocupa este espectáculo, nuestro cerebro es desconectado y sometido a un sueño de opio como el de los agonizantes en Soylent Green —un cine maldito que ocurre ante nuestros ojos sin dignarse nunca a ocurrir en nuestro cerebro.

El contraste con Mandalorian no podría ser más marcado. No, Mandalorian no es televisión intelectual ni mucho menos, pero al menos tiene la decencia de respetar las leyes de la causalidad y de la justicia poética: presentar personajes con una motivación clara, acción justificada, no apelar al sentido indecente de la baja nostalgia ni romper constantemente los límites de lo verosímil y con ello nuestra paciencia. Tiene un protagonista que puede ensuciarse las manos, soportar una paliza y levantarse de nuevo, que puede ser ayudado por sus amigos (¿es tan difícil entender eso?), que puede salvarse por casualidad, a quien queremos ver triunfar a pesar de sufrir “los golpes y los dardos del insidioso destino”. ¡Es un protagonista que hace méritos ante nuestros ojos y nos hace odiar a sus enemigos y amar a los que él ama! Porque, sin mérito y sin sinsabores, sin apegos y disgustos no hay destino ni héroe. 

Compárese a Rey —haciendo imposibles rodomontadas y bragadoccios de la Fuerza una y otra vez como un figurón ridículo, un personaje OP en un videojuego— con la profunda humanidad de The Mandalorian. Esa escena sobretodo, en el último episodio, con Pedro Pascal al borde de la muerte, un hombre frágil y sin máscara, lleno de sangre, derrotado, debilitado y, sin embargo, ¡quieres verlo vivir! Porque la causa es demasiado grande y su hijo demasiado tierno. ¿Qué padre no ha sido él? 

Comparemos esta obra maestra de humanidad con la última escena de nuestra querida Rey. Tras volver por ningún motivo a la casa de Luke Skywalker (más nostalgia barata para perros sin vergüenza), una mujer se le acerca y le pregunta por su nombre, y la usurpadora no puede pensar en mejor cosa que ver a cualquier parte y decir: SOY REY SKYWALKER. ¿Pero, por qué?, ¿esto qué significa? Lo mismo daría que dijera Rey Chewbacca, Rey The Hutt, Rey Solo, Rey el Ewok, Rey Jettster. Rey no es nadie. No merece nada. Personaje hambriento de validación y sin un sólo mérito. No hay una sola relación significativa: ni con sus amigos ni con su enemigo-novio (pfffff…. ¡jajajajajaja!) ni con sus maestros. Es un personaje usurpador aferrado a una identidad que no le pertenece: tan deshonesto como un estafador que se pusiera las ropas de tu mejor amigo muerto para sacarte algo de dinero fingiéndose vivo. A esas alturas, la película ya no tiene sentido. Ah Rey, ¿acaso no lo sabes? “No hay nada más aborrecible a ojos de los mortales que la felicidad y el honor no merecidos”.

Algunos dirán que J. J. Abrahams no tenía mucho con qué trabajar después de que se quemaran los puentes con The Last Jedi, pero al final la manera tan torpe en que esta saga fue concluida indica que no había gran designio ni gran pensamiento detrás de ella: era una mera improvisación sin visión a lo largo del camino. Tenemos ecos baratos de la trilogía original sin nada del contexto que lo hacía significativo. Ejemplo. Rey como nieta de Palpatine. ¿Por qué? No hay ningún motivo. La relación entre Luke y Vader es significativa: es la esencia de las tres cintas originales en el fondo. ¿Fue planeada desde un inicio? Quizás no y, sin embargo, tiene tanto sentido. El gran conflicto no puede resolverse por la fuerza, sino por la compasión. Luke llega a ser más fuerte que Vader en la tercera cinta, pero eso no tiene sentido ya. No se trata de la derrota del mal, sino de su redención. Y el caballero caído puede redimirse, porque su hijo ha elegido la luz. Vader puede entregar todo al mal, menos lo único que tiene: sus hijos. Con su sacrificio es capaz de redimir la muerte de su esposa. Nunca fue, para él, sólo sobre el poder. Significativo, comprensible, poderoso.

Rey es nieta de Palpatine: ¿eso qué rayos significa en términos dramáticos? Nada. Palpatine es malo desde el inicio, Rey no tiene conflicto de conciencia alguno, no hay gran catarsis ni realización. Si tu abuelo fuera Hitler o un Tiranosaurio sediento de sangre al que nunca conociste y que nunca fue bueno, ¿qué conflicto hay ahí? Vader era redimible: Luke, yo soy tu padre. Wow: puedo salvarlo. Rey, yo soy tu abuelo: ¡Vete al diablo viejo! Y por supuesto no hay conflicto interno: Palpatine es aplastado por Rey como todo lo que Rey toca. ¿Y qué no da lo mismo si lo mata en un ritual Sith o después del ritual? ¿Por qué es diferente asesinar al anciano en tal o cual contexto? Nada de lo que ocurre ante nosotros tiene sentido, ¡ni un poco! No hay antagonista, porque no hay conflicto interno. La peor parte es cómo Kylo Ren revive a Rey y luego muere. Desaparece como un personaje muerto en Fortnite. Lo más gracioso en el cine fue, durante esa escena, ver a una chica emocionarse por el beso y luego decir whoopsie cuando Kylo desaparece como si se hubiera desconectado del server. Era de pena y de risa: “mi novio imaginario borro su perfil de Facebook”.

Comentaría el resto de la película pero es de una ridiculez e intrascendencia tan fuerte como su final. Rose es relegada a la trastienda para satisfacer la sed de sangre de los fans, ansiosos por un chivo expiatorio. ¿Y si a esta pobre mujer le hubieran dado un personaje cool desde el inicio? Ah, pero mejor hay que embadurnarla de sangre y arrojarla a los tiburones en la segunda cinta, para luego meterla en el armario de servicio para la tercera. ¡Infames! Semejantes absurdos podrían acumularse. La falsa y predecible no-muerte de Chewbacca en un narco avión. Poe Dameron y Finn, inseparables amigos en el cuckeo. Leia muriendo en una llamada de Skype. Boomer Lando intentando animar la fiesta de millennials, como lo hizo Harrison Ford con la primera cinta. Kylo Ren, un personaje que nunca inspiró respeto o miedo, tan patético que tuvieron que desenterrar a Ian McDarmid para ponerlo de villano DE NUEVO. ¿Oigan payasos, alguna vez han escuchado acerca de Thrawn? ¡Eso es un antagonista! En fin, The Rise of Skywalker es el equivalente cinematográfico de los rayones de un loco en una pared, obra infame que merece un lugar al lado de De cagotis tollendis y el Braguetta Juris de la biblioteca de Gargantúa. 

La comparación con Mandalorian hace que todo sea más divertido y claro. The Mandalorian: una serie con propósito, humilde, en la que no hasta ahora no se usa la palabra “fuerza”. Un antagonista claro, pero con propósitos misteriosos y por ello fascinante. Puede ser derrotado, pero no pierde la compostura (ojo, como el Darth Vader original). Un protagonista claramente motivado. Personajes femeninos poderosos y verosímiles, más capaces incluso que el protagonista. Y siempre tomando a pecho la gran lección: no basta con decir “este es un héroe” o “este es un villano”: hay que mostrarlo, y mostrar sus debilidades y motivos. Los ejemplos abundan: la desesperante y siniestra escoria cazarrecompensas del capítulo de la nave prisión, los ineptos speed bikers del final de la temporada, humanizados pero al mismo tiempo odiosos al maltratar a un niño, el propio Moff Gideon, elegante y amenazador, emergiendo de su nave destruída con la legendaria espada negra de Tarre Vizsla. Por dios, hasta el androide del último episodio es un personaje más humano que todo el elenco de la trilogía de secuelas. ¡Qué vergüenza: el robot de un buen director es más humano que 10 o 20 humanos dirigidos por un inepto!

En fin, The Mandalorian no es perfecto, pero es un gusto que existan buenas series para dejar en claro por qué payasos como J. J. Abrahams y Rian Johnson, con sus héroes de pacotilla y su trastorno de déficit de atención, no merecen de nosotros la mínima consideración ni respeto. Star Wars es gran pulp en sus orígenes: obra de manos como las de Ralph McQuarrie o Greg Hildebrandt. Serious business. Y ese legado merece respeto. Acaso una visión más clara de la verdadera idea de Star Wars ocurre cuando, en el episodio final de The Mandalorian, el personaje de la herrera dice que desconoce qué sean los jedi, salvo unos “hechiceros enemigos” contra los que los guerreros de su credo pelearon hace mucho tiempo. ¡Ecos tan fuertes de la primera cinta, en la que la fuerza es sólo “hechicería y espada” en un mundo postapocalíptico! Star Wars es el mito reconquistado en el final del futuro —que es en realidad “hace mucho mucho tiempo”. ¡Grande Mandalorian! Y eterna vergüenza para las secuelas. He hablado.

miércoles, 8 de enero de 2020

Aviación de la Guardia Revolucionaria de Irán

Continuando con mi recorrido por las aeronaves de Irán, toca el turno a las Fuerzas Revolucionarias, también conocidas como IRGC (Islam Revolutionary Guard Corps), o Sepah, en persa.
Estas fuerzas aglomeran a un amplio abanico de milicias civiles, militares y paramilitares, más o menos organizadas, que tienen por misión defender el sistema político islámico del país. Sus funciones y divisiones son tan variadas que, por ejemplo, tienen su propia aviación, marina, fuerza aeroespacial (la responsable de operar los misiles como los que se usaron para atacar las bases norteamericanas), grupos de choque, reservistas y colectivos vecinales, guardia costera, y un largo etcétera... revisemos lo que tienen en su inventario aéreo, la constante, como en todas las fuerzas armadas, es el tutti-frutti, aviones de procedencia europea, americana, china, rusa y local:

Aviación de combate
Aunque la defensa aérea recae en la Fuerza Aérea, las IRGC disponen de algunos cazas soviéticos Sukhoi Su-22, los cuales llegaron a Irán en 1991 procedentes de Irak, los pilotaban desertores que huían ante el inminente ataque norteamericano. Estos aviones fueron reactivados hace un par de años, luego de estar guardados alrededor de 20 años.

También hay algunos ejemplares del Sukhoi Su-25, que llegaron igualmente de la mano de desertores iraquíes. El Su-25 es considerado uno de los mejores aviones de ataque al suelo, equivalente al A-10 norteamericano. La operatividad de los ejemplares iraníes es dudosa y es probable que estén guardados.

Aviones de transporte:
Algunos cargueros pesados del modelo Ilyushin Il-76 están en el inventario. Hay uno que otro configurado para la extinción de incendios.

Existen algunos ejemplares del carguero ucraniano Antonov An-74

Fokker F27 de fabricación holandesa.

Made in China: Harbin Y12.

El popular birreactor ejecutivo francés Falcon 20 no puede faltar.

Helicópteros
Los Mil Mi-17 de fabricación ruso-ucraniana, son los más poderosos en la flota de los IRGC.

El Toufan II, copia del AH-1 estadounidense, hecha en Irán.

Bell 206, al que han adaptado para lanzar bombas y torpedos.

Shaed 278. De fabricación nacional, se trata, como el ojo experto adivinará, de una copia modificada del popular Bell 206 norteamericano.

Shahed 285, otro hecho en Irán a partir de la ingeniería reversa al Bell 206, se trata de un pequeño aparato monoplaza artillado.

Entrenadores: 
Embraer Tucano. Estos aviones brasileños son probablemente los mejores entrenadores en el mundo, incluso pueden ser artillados y adaptados con una amplia gama de capacidades de combate, lo cual resulta interesante para fuerzas armadas con presupuestos modestos.

Las Fuerzas Revolucionarias de Irán también tienen estos extraños aviones MFI17 Mushshak, hechos en Paquistán, son pequeñas aeronaves monoplaza.

Ekranoplanos
Lo más exotico en el inventario de los IRGC son los Bavar-2, una docena de ekranoplanos, aviones de "efecto suelo", que se aprovechan de un colchón de aire natural que se forma sobre el mar, comportándose a mitad de camino entre una lancha rápida y un avión, aunque pueden alcanzar alturas respetables, lo ordinario es que esta clase de aparatos "vuelen" a unos pcos metros sobre el agua. Fueron los rusos quienes desarrollaron el concepto, precisamente en el Mar Caspio, que tiene riberas en Irán. Es probable que los iraníes se inspiraran en aeronaves como el "Monstruo" del Caspio, el "Eska" (del que de hecho es  copia) y aparatos similares.
Estos pequeños botes voladores monoplaza fueron presentados en 2010 como parte de las fuerzas de guardia costera, y potencialmente podrían ser artillados con una ametralladora ligera para interceptar y enfrentarse a pequeñas embarcaciones.

martes, 7 de enero de 2020

Aviación de la Marina de Irán

La situación en Oriente se está descontrolando por las idioteces del presidente naranja, pues al parecer ya hubo ataques por parte de Irán a bases norteamericanas en Irak, y el viejo peliteñido, a.k.a. Trump, ya estaría evaluando un ataque de represalia.

Pero mientras eso pasa, continuando con mi recorrido por el poder aéreo de las fuerzas armadads iraníes, he aquí una vista a lo que tiene la Islamic Republic of Iran - Navy, la fuerza aeronaval que defiende a dicho país, y que es más tradicionalmente conocida por los acrónimos IRINA o IRINAVY.
La Marina armada de Irán está dividida en dos flotas: al norte el país tiene riberas con el Mar Caspio, por ende limítrofe con Rusia, y al sur el país posee litoral en el Océano Índico, por donde podría eventualmente llegar un ataque naval estadounidense, allí se encuentran las fragatas, destructores y submarinos de mayor capacidad de combate.

Veamos qué es lo que ofrecen en términos aéreos, el inventario, que a diferencia de las otras fuerzas armadas iraníes, es mucho más modesta en cantidad de aviones dado que su cometido es apoyo a la flota y transporte logistico, pero al igual que en los otros cuerpos militares nacionales, coexisten aeronaves estadounidenes con europeas y soviéticas, además de aviones de fabricación nacional:

Aeronaves de Ala fija:
Los vetustos Lockheed P3F Orion, especializados en patrulla marítima, y de origen estadounidense, son las mayores aeronaves en el inventario, debe haber de 3 a 5 operativos.

Para el transporte general hay un puñado de aviones Fokker F-27 hechos en Holanda.

Para transporte de altos mando, el popular Falcon 20 francés, todas las fuerzas armadas de Irán tienen algunos de éstos en su inventario. 

Algunos Turbo Comander hacen misiones de vigilancia y enlace general.

Es probable que aún sigan operativos algunos ejemplares del Dornier Do-27 de fabricación alemana.

Una Cessna 182 sigue haciendo misiones de enlace general.

Recientemente se acaban de incorporar a la IRINA 3 aviones Chakavak, hechos en el país, que sin embargo no son sino copias piratas de aviones italianos Tecnam.

Helicópteros
En este apartado las aeronaves de ala rotativa más poderosas son los Sikorsky CH-53, adquiridos a Estados Unidos cuando ambos países se daban la mano.

Complementan la flota un puñado de SH-3 Sea King, otro helo americano de grandes prestaciones. 

Los siempre populares Mil Mi-17 son la contraparte soviética en la flota de helicópteros.

Cierran el inventario algunos Bell 212.

Drones 
La IRINA acaba de incursionar en el campo de los vehículos de combate no tripulados, con el Shahed 129, hecho en Irán, y el cual ya es operado por el Ejército, en este caso, el drone tendría algunas modificaciones para el ámbito marino, y al igual que su contraparte en tierra, tiene capacidad de portar y disparar bombas y misiles. Un potencial conflicto entre Irán y Estados Unidos seguramente contemplará el empleo masivo de esta clase de aparatos por parte de ambos bandos, por lo menos en las primeras etapas, para la eliminación de blancos estratégicos.

domingo, 5 de enero de 2020

Aviación del Ejército de Irán

Ayer hice un repaso por la aviación de la Fuerza Aérea Iraní (IRIAF), hoy toca el turno de la rama aérea del Islamic Republic of Iran Army, o IRIAA, que si bien sus misiones suelen obviamente ser de apoyo y logística de las fuerzas en tierra, también éstas operan una buena flota de vehículos no tripulados (UAVS), UAVS de combate artillados, y drones de una variopinta de modelos. 

Las capacidades de estos equipos son en el mejor de los casos bastante dudosas, pero eventualmente el país podría sacarle jugo a los no tripulados en misiones de vigilancia, inteligencia, ataque y hostigamiento a tropas enemigas, siendo la pérdida de los aparatos más que aceptable si con ello se salvan vidas del personal propio. Vaya, que de darse una confrontación con los americanos, podríamos ver las primeras dogfights entre vehículos no tripulados.

Aviación de transporte:
Las mayores aeronaves de ala fija que opera el IRIAA son los Fokker F27.

Muy popular entre las fuerzas armadas iraníes, el Dassault Falcon 20 de origen francés.

Turbo Comander 690, versátil transporte ligero.

Fajr 3. Modelo hecho en el país, que en realidad una copia de un modelo Tecnam, pero no recuerdo cuál.

Cessna 185 de fabricación estadounidense. Al parecer ya sólo queda uno, estos aviones iban pintados con siluetas de animales y estaban desprovistos de las insignias militares, para hacerlos pasar por simples aviones civiles.

Helicópteros
Al igual que la IRIAF, la flota de ala rotativa del IRIAA es de origen gringo, y también opera varios ejemplares del helicóptero pesado CH-47C Chinook.

Para las misiones que impliquen combate y apoyo aéreo cercano, se dispone de aparatos AH-1J Cobra, también hechos en Estados Unidos.

Varios ejemplares del Bell 214 sirven de transporte.

Complementan la dotación algunos ejemplares del omnipresente Bell 206 JetRanger.

Vehículos no tripulados:
Aquí es donde el IRIAA puede plantarle cara a las fuerzas norteamericanas. Por ejemplo, está el Shahed 171, un vehiculo no tripulado de grandes prestaciones que fue hecho a partir de la tecnología adquirida cuando un RQ-170 estadounidense se estrelló en Irán hace algunos años. El parecido es notable, pero por ahora no se sabe nada sobre sus capacidades.

El Shahed 129 es otro UAV de fabricación nacional, el cual puede equiparse con bombas, cohetes y hasta misiles guiados.

Mohajer 6. De lo más reciente en el arsenal de UAVS.

H110 Sarir. Éste al parecer se podría equipar con misiles aire-aire, lo cual lo convertiría en uno de los primeros modelos capaces de derribar a otras aeronaves.

Fotros, otro recientemente incorporado.

El HESA Karrar, es una copia del MQM-170 norteamericano, un drone que servía como blanco de prácticas para los pilotos de combate. Los iraníes lo han adaptado para portar misiles y bombas en su parte inferior.

Mohajer 2. Uno de los drones más numerosos en el IRIAA, ignoro si éste pueda ser artillado.