viernes, 30 de noviembre de 2018

CELESTIA GALACTICA FOTOGRAFICA. PARTE 22

Otra compilación de imágenes del cosmos:
Finales de 1977. Mientras el mundo todavía se deleitaba con la visión espacial de George Lucas y su Star Wars, la sonda Voyager-1 era lanzada al espacio. He aquí una fotografía tomada desde el Voyager-1, que nos muestra nuestro hogar, la Tierra, y más allá a su único satélite natural: la Luna. Esta fue la primer forografía que alguna vez se haya tomado desde más allá de la Luna, por suerte, no sería, y esperemos no será, la última. EN 2012 Voyager-1 se convirtió oficialmente en el primer cuerpo hecho por el ser humano en abandonar el Sistema Solar, alcanzando así el espacio interestelar y continúa enviando datos.

Pero bueno, no se necesita salir del Sistema Solar para obtener grandes impágenes: Alaska a vista de satélite.

Y vaya, que tampoco se necesita abandonar el suelo firme para lograr espectaculares imágenes astronómicas: el cielo en esta foto lo domina la Luna, seguido un poco más abajo por Venus, el planeta azulado. Más al fondo vemos el cometa C/2011 L4, más habitualmente conocido como PanSTARRS, en referencia al telescopio con el que se le descubrió. PanSTARRS fue visible a principios de 2013 al ojo desnudo en el hemisferio norte, a unos grados sobre el horizonte del atardecer. Allá al fondo sobre las montañas me parece ver los últimos rayos de Sol.

Ceres, el planeta enano olvidado, que orbita por ahí entre los asteroides del Cinturón Interno, entre Marte y Jupiter. Un par de manchas brillantes de gran albedo son notables en la superficie del planeta, que según datos de la NASA, son debidos a una concentración de carbonatos de sodio, remanentes de actividad volcánica en el pasado. La sonda espacial New Dawn fue la primera en viajar al planeta enano.

No, no es el viejo oeste, ni veremos por allí a Marty McFly con el DeLorean. Estas formaciones rocosas tan similares a las del paisaje norteamericano, están en realidad en Marte.

Una miradilla a la superficie de Júpiter, el gigante gaseoso que en cierto modo actúa como nuestro guardián atrayendo a muchos cometas y astros que de otro modo, bien podrían impactarse contra la Tierra.

Ío, la luna volcánica de Júpiter, aquí haciéndole apenas sombra.

Europa, otra de las lunas jupiterianas, tomada desde la sonda espacial Galileo.

Salgamos a dar la vuelta al espacio profundo. Constelación de Géminis, o los gemelos, en este caso, Pollux y Castor, la primera es una gigante naranja que para que nos demos una idea, mide unas 10 veces lo que el Sistema Solar, y sin embargo su masa completa es apenas 2 veces la de nuestro Sol, un planete, Thestias fue descubierto orbitando a Pollux, pero por sus características, el planeta está tan expuesto a la radiación, que la vida es imposible como la conocemos. La otra estrella es Castor, en realidad un conjunto de tres pares de estrellas, de las cuales la más notable es una enana blanca.

NGC7293, la Nebulosa de la Hélice, ubicada en la constelación de Acuario, y descubierta en 1824. Llamada también el "Ojo de Dios", la nebulosa es el remanente de la agonía de una estrella gigante roja. Una enana blanca y una segunda estrella permanecen remanentes.

La nebulosa del espirógrafo, IG418, en la Constelación de la Liebre. Otra gigante roja que llegó al final de su vida y arrojó sus gases en una supernova, creando así esta nube de polvo y gas compuesta por nitrogeno, oxigeno e hidrógeno. El nombre le viene, como bien puede verse, por los patrones que recuerdan a las del conocido instrumento geométrico.

La Galaxia del Remolino, o NGC5194, y su compañera NGC5195, con la que interactía mediante un puente de materia. Mientras que la Galaxia del Remolino posee la clásica forma espiral, NGC5195 más bien tiene una forma irregular producto del tirón gravitacional de su compañera. En NGC5195 se han detectado una supernova y un agujero negro, el cual ha sido observado arrojando material en vez de simplemente engullirlo, lo cual prueba que los agujeros negros pueden también tener algo qué ver en la creación de estrellas y mantenimiento general de las galaxias.
A ambas galaxias se les suele conocer como el par M51. Por cierto que la Galaxia del Remolino es el terruño de la siempre querida, estimada y bien ponderada Rita Repulsa, de los Power Rangers.

Más imágenes aquí: 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

No hay comentarios:

Publicar un comentario