sábado, 13 de julio de 2019

CELESTIA GALACTICA FOTOGRAFICA. Parte 24

Otra más de paseo por el cosmos.
Arrancamos nuestro paseo desde la Tierra, para toparnos sobre nuestras cabezotas a una bella aeronave, que surca los cielos interponiéndose entre nosotros y la Luna.

NGC2793, famosamente conocida como la Nebulosa del Ojo de Dios. Una mirada más cercana nos pone de manifiesto los nudos cometarios. Se trata de acumulaciones de gas ionizado y polvo estelar  que van dejando tras de sí una cola de restos, y se organizan como los rayos de una bicicleta, originándose en la estrella moribunda causante de la nebulosa. El núcleo de cada nodo cometario es tan grande como el Sistema Solar.

A 220 años luz de nosotros se encuentra la estrella HR-4796A, localizada en la Constelación del Centauro. Se trata de un sistema binario, ya que se acompaña de HR-4796B como bien podemos ver en la imagen. Lo interesente de la foto es que HR4796A posee un disco protoplanetario de polvo estelar muy denso, dentro de algunos millones de años se habrán formado aquí algunos planetas, y en esencia un sistema solar completo. Tal vez llegue a existir la vida en este lugar en el futuro, puesto que se han detectado partículas orgánicas en el disco protoplanetario, desde luego, eso será dentro mucho, mucho tiempo, espero estar vivo para entonces.

HH24. Objeto de Herbig-Haro numero 24, en la Nebulosa de Orion. Se trata de una estrella joven a alta temperatura, que al entrar en contacto con los materiales de la nebulosa, hace que éstos sean disparados en sendas corrientes de chorro antipodales creando esta suerte de líneas de luz. Como lo he comentado en anteriores posts de esta serie, esta clase de objetos astronómicos reciben en parte su nombre debido al astrónomo mexicano Guillermo Haro, pilar fundamental en la astronomía nacional. Por desgracia se le ocurrió casarse con Elena Poniatowska, pero esa es otra historia.

Phobos, una de las lunas de Marte.

Perseida. De cuanto en cuanto pasan cometas cerca de nuestro vecindario, y dejan tras de sí un rastro de detritos y partículas a través de los cuales pasa nuestro planeta en su periplo alrededor del Sol. Uno de esos campos es el que dejó el cometa 109P Swift-Tuttle. Estos objetos ingresan a la atmósfera y se queman al roce con el aire, generando los clásicos meteoritos, que se nombran de acuerdo a la constelación de la que parecen originarse, y en este caso, al aparecer por la constelación de Perseo, se los suele denominar perseidas. Generalmente las perseidas pueden ser vistas entre finales de julio y mediados de agosto, y se les llama también como "Lagrimas de San Lorenzo", pues este santo tiene su festividad el 10 de agosto, y se asocia a esta lluvia de meteoritos con las lágrimas que derramó este individuo cuando lo quemaron en una parrilla.
La perseida que vemos en la imagen pasa justo frente a Andrómeda, nuestra galaxia vecina, en la que podemos claramente distinguir algunas de sus galaxias satélites y enanas.

Desde aquí se ve mi casa. Así lucía México en 1969, visto desde el Apollo 11, que llevó a los primeros seres humanos a la Luna.

2014-MU69. Extraño objeto compuesto de sendas masas, y que ha sido llamado provisionalmente como Ultima-Thule, recibiendo cada cuerpo uno de los nombres. Ultima es el más grande y Thule el pequeño, ambos en conjunto miden unos 36 km de longitud, y se hipotetiza que en algun momento ambos cuerpos giraron en circulo uno frente al otro, como en un torbellino, y finalmente se fusionaron. Ultima-Thule fue seleccionado para ser blanco de la sonda espacial New Horizons luego de haber explorado Plutón con gran éxito. Se localiza a entre 42 y 46 UA del Sol (1 UA: Unidad astronómica, por definición es la distancia de la Tierra al Sol), y tarda 298 años en dar una vuelta a nuestro astro Rey. Es por lo tanto un objeto trans-neptuniano (más allá de la órbita de Neptuno), que forma parte del Cinturón de Kuiper. Plutón, que dejó se ser considerado como un planeta en 2006, es uno de esos objetos del Cinturón de Kuiper.

Las inconfundibles tormentas de Júpiter.

Acercamiento al Sol, donde podemos ver los filamentos de plasma en su superficie, así como algunas tormentas.

Regresamos brevemente a nuestro planeta, para ver a ojo de satélite la meseta Tassili Adzher, en Argelia.

Espectacular imagen de la Nebulosa de Orión en infrarrojo, desde el telescopio infrarrojo WISE, tomada en enero de este año. Esta nebulosa, notable a simple vista como una mancha luminosa, forma parte del conjunto de estrellas que se ubican debajo del famoso Cinturón de Orión, y que forman la espada del cazador.

Más imágenes aquí: 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

No hay comentarios:

Publicar un comentario