jueves, 8 de noviembre de 2012

La Aviación en la Revolución Mexicana II: La Revolución Maderista y las exhibiciones de Moisant


El 20 de noviembre de 1910, bajo las directivas del Plan de San Luis, estalla la Revolución contra la dictadura porfirista. El líder del movimiento era Francisco I. Madero. 

Durante esta primera etapa de la lucha armada no existe registro de que alguno de los bandos haya utilizado aviones en sus campañas.

Todo este tiempo de guerra, Braniff siguió activo volando su Voisin y también un avión Farman MF7 de su propiedad, hubo otros entusiastas que lo emularon, como el propio Pugibet, que se hizo con otro Bleriot XI-bis (con motor mas potente), pero el piloto contratado, André Belot, no lo pudo hacer despegar.
Alberto Braniff en el Farman MF-7
Tratando de buscar clientes, así como promocionar el uso del avión, la compañía francoamericana Moisant International Aviators emprendió giras promocionales en diversos paises. En febrero de 1911, Charles K. Hamilton, piloto de Moisant realizó vuelos en El Paso, Texas, por orden del gobierno norteamericano, para observar las posiciones de las facciones federales y revolucionarias que combatían en Ciudad Juárez, las tropas federales llegaron a disparar a la aeronave, que al parecer, sería un Curtiss Golden Flyer.
Hamilton despega para sobrevolar la frontera
Las tropas en Cd. Juárez disparan a la aeronave
A principios de 1911 la Moisant vino a México a hacer demostraciones, del 19 al 21 de febrero de ese año estuvieron en Monterrey, contratados por la Cervecería Cuauhtémoc, del 22 de febrero al 9 de marzo se presentaron en la capital mexicana, los pilotos de la Moisant eran Rene Barrier, E. Audemars, Joe Seymour, Charles K. Hamilton, John Frisbie, y el entonces desconocido Roland Garrós (heroe nacional de Francia, mas recordado hoy por el torneo de tenis, que por sus logros en aviacion), ) y traían aviones Demoisielle, Curtiss y Bleriot XI, uno era el de Bleriot del Sr. Pugibet, quien lo había prestado para la ocasión a Garros, Rafael Lebrija estuvo dando apoyo y asesoría, lo mismo que Juan Guillermo Villasana, quien estuvo auxiliando a los mecánicos de Moisant.
Roland Garros en un Bleriot sobrevolando la Cervecería Cuauhtémoc en Monterrey
Un Bleriot sobrevuela las gradas en la capital mexicana
La carpa tendida para albergar a los aviones y parte del espectáculo en Balbuena
Avión Demoisielle emprendiendo el vuelo, al fondo se distingue el hangar de "El Buen Tono"
Porfirio Díaz acudió al evento el día 26 de febrero, junto a 30,000 personas más, quienes se deleitaron con las maniobras del grupo Moisant. El 1 de marzo, Garros rompe el record de altura logrando 12,192 ft (3671 m). Una semana despues, el día 8, se mostraron las posibles aplicaciones del avión en el ámbito militar, cuando un grupo de soldados federales mexicanos se ocultaron en el Cerro de la Estrella, Garros rápidamente los encontró sin problemas, los soldados ametrallaban al avión con salvas, y desde el avión, el piloto los “bombardeó” exitosamente con bolsas llenas de naranjas. Finalmente, el 11 de marzo se realizan exhibiciones en Veracruz. Garros deja caer un ramo de flores y una tarjeta en el acorazado francés “Glorie”, estacionado en el puerto.
Porfirio Díaz en la exhibición aérea del 26 de febrero de 1911
Garros saluda a Porfirio Díaz
Roland Garros y Rafael Lebrija
Posterior a la exhibición, Ernesto Pugibet vendió su avión a Rafael Lebrija, quien lo siguió volando

Los norteamericanos siguieron de cerca el conflicto revolucionario mexicano. El 3 de marzo de 1911, debido a las acciones bélicas en la frontera, el Cuerpo de Señales del US Army efectúa un vuelo desde Laredo a Eagle Pass, el mismo se hizo en un avión Wright tipo B, a fin de observar el desarrollo de las batallas y que los combatientes no invadiesen territorio norteamericano. Se considera que fue la primera vez que se empleó un radio a bordo, lo pilotaron Phillip O. Parmalee y Benjamín D. Foulois. Durante el mismo, Parmalee se puso a “jugar” con un grupo de patos que volaban cerca y accidentalmente apagó el motor del avión, el cual cayó en el Río Bravo, ambos salieron ilesos.
Wright B usado en el reconocimiento sobre el Río Bravo
Vuelos de este tipo también se realizaron en el sector comprendido entre Tijuana y Mexicali, a cargo de los pilotos Harry S. Harkness y Eugene V. Ely.

En abril de 1911 mientras el sitio en Ciudad Juárez continuaba, Eduardo Hay, Jefe de Estado Mayor de los revolucionarios, propuso a Madero el uso de un aeroplano para realizar bombardeos, la idea fue rápidamente descartada. Finalmente, Ciudad Juárez fue tomada por los maderistas, y con ello se vino abajo el régimen de Porfirio Díaz, quien abandonó el país.
Una de las mejores coberturas periodísticas y fotográficas fue del británico Jimmy Hare, quien voló al menos en una ocasión en un avión Wright, también del modelo B, a lo largo de la frontera para tomar imágenes.
Jimmy Hare listo con su cámara a bordo de un avión Wright B
Madero convocó a nuevas elecciones en las cuales triunfó y ascendió al poder el 6 de noviembre de 1911, y por unos meses la paz volvía a México, de nueva cuenta la Moisant decidió promocionar sus aviones en México, esta vez los pilotos fueron André Houpert, Charles Willard, Donald Hamilton, George Dyot, y la novedad fueron las primeras mujeres aviadoras de la historia: Matilde Moisant y Harriet Quimby. Los aviones que esta vez trajo la Moisant fueron unos Bleriot, así como 2 aviones Deperdussin, uno monoplaza, y otro biplaza (piloto y pasajero).

Del 16 de noviembre al 30 de diciembre de 1911 estuvieron en la Ciudad de México haciendo sus demostraciones aéreas, en los llanos de Balbuena, el domingo 30 de noviembre se apareció allí el Presidente Francisco I. Madero a observar el espectáculo de aquellos artilugios voladores. Estaba originalmente prevista la asistencia de Madero para el 26 de noviembre, pero el mal clima obligó a retrasar la exhibición para el día 30.
Madero llega a Balbuena
El piloto Dyot explica al Presidente Madero el funcionamiento del avión Deperdussin
Madero, como héroe nacional viviente y líder de la nación, era muy querido por el pueblo, al menos hasta ese entonces, y la gente se arremolinó en torno al Presidente, curiosos también de ver los aviones. 
George Dyot invitó a Madero a subirse al Deperdussin biplaza que pilotaba, Madero aceptó la invitación gustosamente. El presidente se colocó en el asiento delantero del avión, Dyot a los controles, atrás, cuando el frágil aparato de tela y madera abandonó el suelo a las 4:40 de la tarde, por 10 minutos estuvo Madero sobrevolando los cielos aun transparentes de la Ciudad de México, al regresar a tierra firme, el júbilo de la gente no se hizo esperar, acompañado de aplausos, vítores y vivas a la figura del Presidente. Sus enemigos políticos y detractores dirán que Madero fue imprudente y temerario por atreverse a efectuar tal hazaña, sólo para impresionar a la gente. 
Francisco I. Madero a bordo del avión Deperdussin de Dyot. Esta imagen sin embargo, es un montaje: el fotógrafo Casasola no pudo tomar la imagen por cuestiones técnicas y debió hacer este truco
Francisco I. Madero entra en la historia de la aviación como el primer Jefe de Estado en uso de sus funciones, en volar en un avión, a nivel mundial. Pronto Madero se dio cuenta del poder de la aviación como arma de guerra, y compró 6 aviones a la Moisant, además de enviar pilotos a entrenarse en la escuela de Moisant en New Jersey. De este modo, Francisco I. Madero se convierte también, en el primero en el mundo en emplear la aviación como arma militar.

Los “5 primeros” pilotos, como se les conoce en la historia aeronáutica mexicana fueron los primos Gustavo Salinas Carmiña y Alberto Salinas Carranza (parientes de Venustiano Carranza), los hermanos Eduardo y Juan Pablo Aldasoro Suárez y Horacio Ruiz Gaviño, todos ellos convocados por Madero en virtud de su entusiasmo y sus trabajos relacionados a la aviación.
"Los 5 primeros" en la escuela Moisant en New Jersey, de izquierda a derecha: Alberto Salinas, Gustavo Salinas, Juan Pablo Aldasoro, Horacio Ruiz y Eduardo Aldasoro
El 15 de diciembre de 1911 Alberto Braniff realiza, con su avión Farman, el primer vuelo nocturno sobre la Ciudad de México.
Interesante foto, posiblemente en Ciudad Juárez, donde coinciden Pascual Orozco y Francisco Villa, quienes combatieron en dicha ciudad, junto a Alberto Braniff, quien además de pionero de la aviación mexicana, era un firme revolucionario, e incluso tenía su propio cuerpo de soldados a sueldo, con los cuales apoyó a Villa, también se ve a "Peppino" Garibaldi, italiano que combatió del lado revolucionario, era nieto del famoso Giuseppe Garibaldi, y una conocida plaza en la Ciudad de México fue nombrada en su honor

VOLVER AL INDICE:
http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada