martes, 13 de noviembre de 2012

La Aviación en la Revolución Mexicana V: Carranza, Villa y la invasión de Veracruz


En Coahuila, uno de los “5 primeros“ pilotos mexicanos, Alberto Salinas, convence a su tío Venustiano Carranza de contar con aviones que auxiliaran al Ejército Constitucionalista, concretamente en la inminente batalla que Francisco Villa iba a librar en Torreón. Se mandaron comprar 3 monoplanos Morane-Moisant franceses, el primer avión llegó por Laredo, Texas, en febrero de 1914 con Alberto Salinas y el italiano Francesco Santarini contratado como mecánico. 
Francesco Santarini Tognoli
Santarini ya tenía experiencia en combate sobre Europa, en la llamada primera Guerra de los Balcanes (1912-1913), y conocía a Salinas, pues era maestro en la escuela Moisant. El avión Morane Saulnier tipo G (a menudo llamado Kantner-Moisant) fue enviado a Ciudad Juarez por ferrocarril y se le puso a las órdenes de Villa, pero sufrió percances en 2 vuelos de prueba, y rápidamente Salinas, Santarini y el avión fueron enviados a Saltillo, para reunirse con los otros 2 aviones Morane Saulnier que habian llegado por barco a Tampico, así como con el piloto americano Charles F. Niles, contratado por Carranza. Ya empezaban a surgir rivalidades entre Carranza y Villa, al negársele el apoyo aéreo, no obstante, el Centauro del Norte tenía sus medios para conseguir aeroplanos.
Avion Morane Saulnier G, tambien llamado "Kantner-Mosisant"
Los 3 aeroplanos Morane Saulnier constitucionalistas
A mediados de marzo de 1914, el ejército villista comenzó su marcha hacia Torreón. Entre tanto, la División del Norte había comprado por su cuenta un avión Curtiss bimotor de dos plazas, se desconoce el modelo. Se tenía planeado utilizar esta aeronave para llevar a cabo misiones de patrullaje y bombardeo en la campaña para apoderarse de Torreón.
También fueron adquiridos, al parecer, 3 aviones Bleriot y un Huntington.

No fue por iniciativa de Villa que se creó esta unidad aérea, siendo él un jinete de experiencia y campesino, prefería la caballería como instrumento de combate. La idea de emplear aeroplanos en la campaña fue de su hermano Hipólito Villa, quien además de comprar aviones, era quien contrataba a los pilotos, en este caso fueron el norteamericano Edwin Charles Parsons, y Jefferson de Villa, nativo de Martinica (una isla del Caribe). En el transcurso de las subsecuentes campañas en Chihuahua y el norte de México, Villa dejó al descubierto su falta de conocimientos relacionados con los particulares problemas de la aviación. En una ocasión, sus pilotos le informaron que no podrían volar sobre la sierra chihuahuense por la poca visibilidad a causa de la neblina. Villa estuvo en desacuerdo con ellos, insistiendo en que si él podía ver lo suficiente como para cruzar las montañas sobre un caballo, ellos deberían poder hacer lo mismo montados en sus aeroplanos. 
Pancho Villa y su hermano Hipólito, a quien un día se le debe reconocer como uno de los impulsores de la aviación en México
En la Toma de Torreón, Parsons y De Villa realizaron misiones de patrullaje, observación y bombardeo a mano sobre las posiciones huertistas, no obstante el daño hecho fue mínimo.
Tanto Parsons como De Villa también debían entrenar a posibles pilotos mexicanos, pero señalaban el miedo que tenían los villistas de solo subir al avión, “miedo mortal”, según señalaba el americano.

Villa se lanzaba después a tomar Zacatecas, desobedeciendo las órdenes directas de Carranza, con el cual Villa ya empezaba a tener serias diferencias. Aquí Parsons sufrió un serio accidente que dejó al Curtiss severamente dañado, sin poder ver acción en tan decisiva batalla, y las refacciones deberían comprarse en Estados Unidos, decepcionado, se dirigió a El Paso a fin de hacer las compras, pero no regresó. Se sabe que Parsons se unió después al Escuadrón Lafayette en Francia (donde también estuvo Didier Masson). Jefferson de Villa renunciaría poco después.

Desde 1913, con el cambio de Presidente en Estados Unidos entró Woodrow Wilson, quien desconoció a Huerta como Presidente de México. Luego de un incidente con unos marinos estadounidenses en Tampico, y la inminente llegada del barco Ypiranga con armas de destinadas a Huerta, los americanos decidieron ocupar los puertos de Veracruz y Tampico, a los cuales llegaron el 21 de abril de 1914 en gran número de embarcaciones. 
Una poderosa fuerza naval norteamericana bloquea el puerto de Veracruz
El SS Ypiranga, en 1911 se llevó a Porfirio Díaz, aquí en 1914 en Veracruz, con armas destinadas a Huerta, aunque de momento no las pudo descargar por el bloqueo norteamericano. La historia del Ypiranga puede verse en: http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/08/la-historia-del-ypiranga.html
Con la invasión llega a Tampico el USS Birmingham con 3 aviones Curtiss AH-3 y AB-3, junto a igual número de pilotos y 12 asistentes, todos bajo el comando del Tte. John H. Towers, los aparatos eran lanzados al mar con un sistema de grúas en la embarcación, si bien fueron desplegados después en una pista al sur del puerto. Un segundo barco, el USS Mississipi, llegó a Veracruz con otros 2 aviones y 3 alumnos de vuelo, todos al mando del Tte. Jr. Partick N. L. Bellinger, que era el piloto e instructor.
La denominación de la US Navy para los aviones era “AH” para los “hidroaeroplanos” (aviones con flotadores), y “AB” para los “botes voladores” (hidroaviones). La flota, y la escuela de vuelo, estaban en Pensacola, Florida.
La cubierta del USS Mississippi con un hidroavión AB-3 a punto de ser lanzado desde una grúa
En las 2 fotos de arriba se pueden ver las diferencias entre los aviones AH-3 (en primer plano) y los AB-3  (al fondo), se señala también que fue la primera vez que los aviones portaron marcas de identificación, en este caso la bandera de 13 estrellas de la US Navy
Esto representó la primera incursión aérea de un país contra otro. El 25 de abril, en un AB-3, Bellinger realiza el primer vuelo de un piloto norteamericano, en condiciones de combate, el vuelo fue sobre las aguas de Veracruz para hacer un reconocimiento sobre unas minas antibuque que se habían reportado. Los aviones además estuvieron volando regularmente entre Veracruz y Tampico.
Un Curtiss AH-3
El dia 28 Bellinger y Ensign W. D. Lamont realizaron un vuelo de fotografía del puerto en un AB-3, el dia 2 de mayo ambos volaron a Tejar, Veracruz, esta vez en un AH-3, tratando de localizar a un grupo de mexicanos que hostigaban a los Marines norteamericanos.
Excelente toma aérea de la entrada al puerto, si no me equivoco esto es San Juan de Ulúa
Un avión norteamericano sobrevuela Veracruz. Creo que esta imagen es un montaje
Uno de los Curtiss AH-3 además mostró el impacto de una bala en una de sus alas, fue el 6 de mayo de 1914, era volado por Bellinger y Richard C. Sauffley, pasando así a ser el primer avión estadounidense en recibir fuego. Los aviones norteamericanos no portaban armas, así que como venganza, Bellinger, en uno de sus últimos vuelos, usó una barra de jabón como proyectil contra las tropas mexicanas. El día 24 de mayo, el destacamento aéreo del USS Birmingham llegó de Tampico a Veracruz para unificar la flota y continuar las funciones de la escuela de vuelo, puesto que las misiones de apoyo en combate eran cada vez menos frecuentes. Los hidroaeroplanos AH-3 y AB-3 realizaron gran cantidad de misiones de reconocimiento durante cerca de un mes, posteriormente recibieron la orden de regresar a Pensacola.
Patrick Bellinger supervisa el lanzamiento de un hidroavión AB-3, al fondo el puerto jarocho
En cuanto a la flotilla de 3 aviones Morane Saulnier de Carranza, o “Flota Constitucionalista” prácticamente no vio acción en Saltillo, pues la batalla ahí fue muy rápida, y fueron mandados por tren a la Ciudad de México, a donde llegaron el 25 de agosto de 1914, diez dias después de que los constitucionalistas tomaran la capital. Ya para ese entonces, la victoria villista en Zacatecas 2 meses antes había dado el tiro de gracia al régimen de Victoriano Huerta, quien abandonó el país rumbo a Alemania.

VOLVER AL ÍNDICE:


BIBLIOGRAFÍA:
http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana_19.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada