viernes, 16 de noviembre de 2012

La Aviación en la Revolución Mexicana VII: La Expedición Punitiva contra Villa


En 1916, Venustiano Carranza es electo presidente de México. Woodrow Wilson, presidente en turno de Estados Unidos reconoció a Carranza como presidente de México (recuérdese que antes ya había desconocido a Huerta), al enterarse de esto, Francisco Villa, que en el pasado había tenido amistad con Wilson, se sintió traicionado tanto por Wilson como por Samuel Ravel, quien le vendió armas defectuosas. 
Huert había intentado retomar el país, entrando por Estados Unidos, donde fue detenido y su armamento de origen alemán fue inutilizado, el armamento defectuoso cayó en manos de Ravel, quien lo vendió a Villa, contribuyendo a sus derrotas en el centro del país, sobre todo en Celaya, y acababa de ser derrotado en Ciudad Juárez por Jacinto Treviño, donde lo que quedaba de sus aviones había sido confiscado.

Por estas razones, Villa cruzó la frontera y atacó el condado de Columbus, Nuevo México el 9 de marzo de 1916, lugar donde vivía Ravel.  En el ataque murieron 18 norteamericanos (8 militares y 10 civiles, 2 de ellos mexicanos) por 73 bajas villistas, no se encontró a Ravel, por lo cual su casa, su tienda y su hotel fueron arrasados.

Es posible, aunque no probable, que hubiera intereses alemanes de por medio en el ataque a Columbus, con la guerra en Europa, las potencias miraban a México por su vecindad a los Estados Unidos, siendo que la nación estaba en su propio conflicto interno, México se volvió un caldero de intereses políticos mundiales, una “mini-Guerra Mundial” ocurría en nuestro país. Ejemplo de ello es el apoyo alemán a Huerta, o el telegrama Zimmerman, donde se proponía una alianza México-Alemania contra los Estados Unidos.

De inmediato, el gobierno estadounidense condenó el ataque villista. Como represalia, solo 5 días después, se organizó la llamada Expedición Punitiva que cruzó la frontera y se internó en Chihuahua, comandada por el entonces General John Joseph “Black Jack” Pershing, la misma fue pionera por varias razones: fue la primera invasión militar en la que se usaron vehículos motorizados y motocicletas (la gasolina era cargada en mulas), también tuvo a la primera unidad militar operativa compuesta por personal afroamericano: el 10o Regimiento de Caballería (como nota cultural señalaré que en esta expedición prestó servicio el médico Paul de Kruif, famoso por su libro “Cazadores de Microbios“).
"Black Jack" Pershing
Soldados afroamericanos
Carro blindado modelo Jeffrey-Quad, como los empleados en la Expedición
Además se contaba con apoyo desde el aire, el cual se formaba por 8 aviones Curtiss JN-3, 11 pilotos, 84 de personal de apoyo enlistado y un mecánico civil, formaban el Primer Escuadrón Aéreo, el cual era la práctica totalidad del poder aéreo estadounidense en ese tiempo, 
Curtiss JN-3
El Primer Escuadrón había sido creado en febrero de 1913 a partir del Cuerpo de señales del Ejército (Signal Corps), precisamente ante las crecientes tensiones con México, y su base fue San Diego, posteriormente en marzo de 1915 se desplazó a Brownsville y luego Oklahoma. Con el endurecimiento de las batallas en la frontera, el Primer Escuadrón fue desplazado a San Antonio, Texas, donde recibieron sus aviones JN-3. Al ser atacado Columbus en 1916, la unidad fue desplazada a ese pueblo junto a los vehículos motorizados que empleaban como apoyo.
Un avión Curtiss JN-3 y el vehículo que lo transporta
Los aviones no disponían de ametralladoras, pero los pilotos iban armados con pistolas cortas y rifles calibre .22. Los aviones estadounidenses eran técnicamente muy inferiores a los aparatos europeos empleados por las diversas facciones mexicanas, y los motores no lograban desempeñarse a su mejor nivel por el calor y la altura del norte del país. Además, no disponían de mapas confiables. Las matrículas de los 8 JN-3 fueron Signal Corps (SC) No. 41 a SC 45, SC 48, SC 52 y 53
El cruce a México se hizo el 19 de marzo de 1916 sólo 10 días después de Columbus. Los aviones debían llegar al campamento del General Pershing, que se ubicaba en Casas Grandes, Chihuahua, a unos cientos de kilómetros al sur de la frontera.

El comandante del Escuadrón era Escuadrón fue Benjamin D. Foulois, (que había hecho el vuelo de reconocimiento en la frontera mexicana en 1911), se decidió que el ingreso a México se hiciera por la noche para evitar ser descubiertos, el cruce de la frontera debía pasar desapercibido para los mexicanos, pero dada la inexperiencia de los pilotos para volar de noche, cada avión terminó separándose del resto y estuvieron volando cada cual por su cuenta, tratando de buscar las hogueras que Pershing colocaría para señalar la ubicación del campamento, al no encontrarlo, debieron aterrizar en un punto conocido como La Ascensión, Chih., se tuvo que enviar a la caballería a buscarlos. Al día siguiente iba a realizarse la primera misión, y aún faltaban 2 aviones, un tercero se había estrellado desde una altura de 50 pies y quedó hecho trizas. El piloto, Edgar S. Gorell, sobrevivió y se reportó al campamento a pie, con el riesgo de ser encontrado por cualquiera de los bandos revolucionarios.
La base de operaciones aéreas fue establecida cerca de Colonia Dublán, un asentamiento mormón a unos kilómetros de Casas Grandes. Ahí mismo se había movido el cuartel central de Pershing, por la cercanía a la vía del tren.
Pershing inspecciona el campamento en Dublán
Campo aéreo de Dublan
Foulois realizó la primera misión de reconocimiento  el día 20 de marzo sobre el estado de Chihuahua, luego de viajar 25 millas se encontró con la Sierra Madre Occidental, y ante las limitaciones técnicas de su aparato (no podía alcanzar los 10-12,000 pies de altura de las montañas), dio la vuelta de regreso.
El día 21 comenzaron las misiones de apoyo, comunicación y transporte, tambien se reportó el piloto Willis, quien también se estrelló y dañó su avión, el cual luego de ser encontrado, se recogió para usarlo como fuente de repuestos. En abril el campamento se trasladó a la población de Namiquipa.
Los pilotos Rader, Brooks, Royce y Christtie frente a un JN-3
El 6 de abril el capitán Towsend Todd realiza un aterrizaje forzoso y el avión JN3 SC 44 queda inservible. Las ráfagas de viento tiraban los aviones, el calor era un enemigo constante que dañaba las piezas de madera, sobretodo las hélices, y hacía estragos con lubricantes y aceites, la arena se metía por todas partes atascando mecanismos, y las ruedas de los aviones se hundían en el suelo arenoso, limitando su movilidad. Foulois hace repetidas requisiciones por aviones más resistentes y con mejores prestaciones, Pershing ratifica los pedidos, pero no se recibe respuesta desde Estados Unidos.
Los pilotos Gorell y Dargue
Además de las condiciones climáticas, la montaña, el mantenimiento, y muchos problemas técnicos, los pilotos americanos tuvieron que enfrentarse a los pobladores locales: durante una misión en Chihuahua el 7 de abril de 1916, Foulois estaba acompañando al piloto Herbert Dargue, en el SC 43, mientras en el SC 45 viaja el piloto Joseph E. Carberry, cuando éstos aterrizaron, Foulois se quedó para llevar un mensaje al cónsul americano en esa ciudad, pero cuando Dargue despegó, la Policía Montada mexicana le disparó al avión, siendo uno de los primeros ataques confirmados contra un avión norteamericano, Foulois intervino pero fue encarcelado y solo pudo ser liberado por la intervención del cónsul.

Dargue y Carberry se quedaron a proteger los 2 aviones, una multitud seguidora de Carranza se arremolinó en torno a ellos y dañó los aviones, rompiéndoles la tela de las alas, los largueros de madera, así como tornillos y tuercas fueron removidos, incluso las alas fueron quemadas con colillas de cigarros. Dargue despegó y logró huir, no sin recibir impactos de piedras arrojadas por los pobladores. Carberry no pudo hacerlo debido al gran daño que la gente hizo a su aparato, por lo cual se quedó junto al mismo hasta la llegada de Foulois y el regreso al campamento al día siguiente.
La población apedrea los aeroplanos estadounidenses, 
H. Dargue posa junto a su avión rodeado por la multitud
Numerosos incidentes de este tipo fueron una constante para los aviadores norteamericanos, la gente no cooperaba con los invasores y se portaba hostil, el día 14 el Tte. Ira Reader se desbarrancó con el JN-3 SC 52, sobrevivió, el avión fue destruido, el mismo día el SC-42 fue juzgado como irreparable. Foulois sugirió emplear las motocicletas para el traslado de mercancías, y los aviones serían solo para casos de emergencia. 

Los americanos no pudieron encontrar a Villa, a pesar de llegar tan al sur como Parral, donde el 12 de abril, Elisa Griensen y un grupo de alumnos lograron poner en retirada a la columna invasora, finalmente, ni los mexicanos ni estadounidenses deseaban una guerra abierta, especialmente con la entrada de Estados Unidos a la Guerra Mundial. La paz era prioritaria para ambas naciones. Pershing ordena media vuelta el día 16 de abril, el día 19 se pierde otro avión el SC 43, quedando así solo 2 de los 8 aviones originales (SC 45 y 53).
El día 22 de abril todo el Primer Escuadrón y los 2 Curtiss JN3 sobrevivientes fueron regresados a Columbus para repararlos, mientras que se les entregaron 4 aviones Curtiss N8 (versión de exportación del JN-4, a su vez, variante mejorada del JN-3), sin embargo, los aviones probaron ser inadecuados y pronto fueron retirados. En cuanto a los JN-3, Foulois los mandó quemar para evitar que cayeran en manos mexicanas.

Se decidió dotar al escuadrón con los nuevos Curtiss R-2, lo más moderno que la industria aeronáutica americana podía ofrecer, pero siguieron teniendo numerosos defectos técnicos, aunque a estos aparatos se les dotó de cámaras automáticas, ametralladoras y varios tipos de bombas, no hay registro de que su armamento hubiera sido empleado en combate. 
Curtiss R-2
Comparativa entre el JN-3 y el R-2
En este tiempo, los pilotos del Primer Escuadrón estuvieron basados en Columbus y volaban misiones entrando y saliendo del territorio mexicano. Su tarea siguió siendo la de observación, enlace general y transporte de mercancías entre las unidades de Pershing en su retirada del suelo mexicano. 

México y Estados Unidos acordaron el cese de hostilidades y la salida de las tropas, no obstante, el 21 de junio, una brigada al mando del Capt. Charlea T. Boyd se dispone a atacar en las proximidades de Ciudad Juárez, en el rancho de El Carrizal, al parecer en búsqueda de un desertor, las tropas americanas fueron derrotadas por las mexicanas al mando de Félix U. Gómez, quien perdió la vida en el combate al igual que Boyd. Esta fue la ultima acción de guerra de la Expedición Punitiva, en lo que a los pilotos del Primer Escuadrón Aéreo respecta, conforme se fue estableciendo una mayor logística por tierra, los servicios aéreos fueron cada vez menos requeridos y pese a todas las adversidades por las que pasaron, ningún piloto murió.
Realizaron su ultimo de un total de 540 vuelos el 17 de agosto de 1916.
Aunque no hay mucha constancia, es sabido que tambien se emplearon globos en la busqueda de Pancho Villa, como evidencia esta imagen
Finalmente, las tropas de Pershing abandonaron el territorio nacional el 5 de febrero de 1917, mientras en México se proclamaba la nueva Constitución. Esta expedición, que fue un fracaso militar, sirvió como ensayo por parte de Estados Unidos de cara a su intervención en la Guerra en Europa, muchos afirman que de hecho, este fue siempre el objetivo de la expedición, y no la captura de Villa, quien había sido herido en una pierna de regreso de Columbus, tuvo que dividir a sus hombres y solamente se quedó con los 2 de más confianza, pasó oculto 2 meses en una cueva en la serranía de Chihuahua conocida como Cueva del Coscomate, recuperándose de sus heridas, las tropas invasoras pasaron cerca del lugar pero nunca lo descubrieron.
Mapa de la Expedición Punitiva, en rojo se señala la cueva donde Pancho Villa se ocultó
La tradición oral señala que Villa y/o sus tropas solían viajar por detrás de las de Pershing, y que incluso, capturaron alguno de los aviones norteamericanos haciendo uso banderas falsas para hacerlo aterrizar, sin embargo, no existe registro de ello.

Benjamin Foulois ascendió hasta el rango de Comandante del Servicio Aéreo del Ejercito de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, a la cual fue asignado el Primer Escuadrón Aéreo el 5 de agosto de 1917, para combatir en el frente Occidental. La unidad sigue en activo en la actualidad, aunque con un diferente rol.
Ben Foulois
Pershing por su parte, fue asignado al mando de las tropas en Europa, tuvo una carrera plagada de éxitos, y recibió el grado de “General de los Ejércitos de los Estados Unidos”. el rango más alto para un militar en ese país, igualado únicamente a título póstumo por George Washington. Los grandes generales americanos de la Segunda Guerra Mundial fueron todos instruidos por Pershing, quien ya no pudo participar en ese conflicto por su edad.

El General John Joseph Pershing, el mas grande militar en la historia de los Estados Unidos, solamente tiene una mancha en su expediente, esa mancha se llama Francisco Villa.

VOLVER AL ÍNDICE:


BIBLIOGRAFÍA:
http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana_19.html

1 comentario: