martes, 14 de junio de 2016

Historia de un Grumman Albatross

Continuando con mis posts sobre historias individuales de aviones, he aquí otra de ellas, que ha servido incluso de atractivo turístico improvisado en una de las costas del país.

El protagonista de hoy es un avión anfibio Grumman SA-16 "Albatross". Los Albatross eran hidroaviones diseñados y construidos a solicitud de la US Navy, que en 1944 buscaba un reemplazo para los Grumman Goose, aparatos que dieron buenos resultados durante la Segunda Guerra Mundial del mundo. La producción arrancó en 1947, y un total de 466 ejemplares fueron fabricados.

El Grumman SA-16 Albatross que hoy nos interesa comenzó su vida en 1949, su número de serie fue 49-074, mientras que su número de construcción fue el 32.  El aparato originalmente iba a entregarse a la US Navy, recibiendo la matrícula Bu124297, pero ésta no lo aceptó y en su lugar el avión fue entregado a la US Air Force (USAF) el 11 de agosto de 1950, donde prestó servicio durante 8 años en labores de transporte, vigilancia y logística.

Luego en 1958 el aparato fue incluido en un lote de 13 aeronaves que fue vendido a la Força Aerea Brasilera (FAB), los aparatos llevaron las matrículas 6528 a 6540, al 49-074 le tocó ser la máquina 6530. Fue oficialmente entregado a los brasileños el 6 de octubre de 1958. Sus labores incluyeron transporte, patrulla costera y búsqueda y salvamento en el mar.
Tras largos años de servicio en los cuales los Albatross se ganaron su lugar en los anales de la FAB, el 6530 fue retirado del servicio, y guardado el 28 de agosto de 1980 tras más de dos décadas de vuelo, en la base militar Campo de Marte, en Sao Paulo. 
En 1984 una compañía especializada en comprar aeronaves militares retiradas, AFB Inc, de Bear, Nueva Inglaterra, compró el avión, pero lo siguió manteniendo almacenado en Campo de Marte. Posteriormente el avión fue comprado por un particular, apareciendo bajo la razón social de Lindalvo de Carta en 1991 Recibió la matrícula civil brasileña PP-ZAS, o PT-ZAS, según las diversas fuentes consultadas.

El 10 de abril de 1994 el ya veterano Albatross cambia una vez más de propietario, de la mano de un dueño registrado como Paragon Ranch, Co., con sede en Broomsfield, Colorado, y recibió la matricula N97HU. La aeronave sin embargo continuó todo este tiempo guardada en Brasil.

En enero de 1996 lo adquiere Jerry C. Janes & Associates, de Vancouver, Canadá, empresa que un par de meses después lo lleva al cercano aeropuerto Victoria, donde el avión es pintado en los colores de la Royal Canadian Air Force (RCAF), esto es, en un color blanco con vientre gris, divididos ambos colores por un rayo rojo.  A pesar de que la aeronave pertenecía legalmente a un canadiense, siguió conservando la matrícula estadounidense N97HU.
En los colores de la Fuerza Aérea Canadiense, a pesar de que nunca voló con dicha fuerza
El Albatross así pintado fue bautizado RCAF 49074 "Cottonmouth", y autorizado para participar en festivales aéreos como un "warbird", término coloquial con el que se conoce a los aviones militares antiguos o recientes, en manos de civiles que vuelan en exhibiciones y ferias.

Jerry Janes siguió volando a "Cottonmouth" hasta el 5 de mayo de 2004, cuando lo vendió a un desconocido en México, quien lo registró con la matrícula particular mexicana XB-JHH. Nada se sabe de las actividades del avión con dicho registro, si bien siguió conservando sus colores RCAF.

El 10 de agosto de ese mismo año, pobladores locales de las costas oaxaqueñas observaron que frente a ellos yacía una vieja aeronave. Era el XB-JHH, que había aterrizado de emergencia en un paraje conocido como "La Ventanilla", a 260 Km de Puerto Escondido. Se supo después que al avión lo venían persiguiendo aeronaves de la Procuraduría General de la República, puesto que además de volar ilegalmente, traía consigo un cargamento de droga.

En el aterrizaje habría muerto uno de los ocupantes mientras que otros dos presuntamente salieron lesionados. Un cuarto tripulante, de nombre Juan Meza, habría sido detenido por las autoridades. Las leyendas urbanas en torno al evento dicen que a los tripulantes lesionados les fue peor: los cocodrilos se dieron un festín con ellos, mientras que del presunto cargamento de drogas se dice que hizo florecer la economía de La Ventanilla por unos meses, otros relatos afirman que por el contrario, los locales, ignorantes de la naturaleza del material, lo usaron como si fuera cal, delimitando las líneas en un campo de beisbol.

En cuanto al avión, triste ha sido su destino, agoniza lentamente en los bancos arenosos donde encalló, en las coordenadas 15°40'24.36N y 96°35'43.59W, sucumbiendo ante el embate de los vientos, de las mareas, los huracanes, y de los curiosos turistas improvisados que llegan de vez en cuando a tomarse la foto. 
Aquí podemos ver el deterioro progresivo de la aeronave:

Actualmente el avión yace en dos partes, pues mientras el fuselaje y las alas yacen en la playa, el cono de cola se encuentra a unos metros más adentro del terreno.

En 2011 un artista de esos de internet, denominado "liqen", pasó por el sitio y decoró la cola del aparato.
El sitio visto desde Google Maps:
Otras historias similares:
DC-6 de El Ojito:
http://drsamuelbanda.blogspot.com/2013/11/historia-de-un-dc-6_3.html
Los "Narcojets" de la Fuerza Aérea Mexicana:
http://drsamuelbanda.blogspot.com/2014/10/los-narcojets-de-la-fuerza-aerea.html
DC-9 de Ciudad del Carmen:
http://drsamuelbanda.blogspot.com/2016/04/historia-de-un-dc-9.html

1 comentario: