martes, 27 de diciembre de 2016

Aero Sudpacífico

Una de esas pequeñas aerolíneas que no lograron trascender en los anales aeronáuticos nacionales, pero que de alguna manera, es recordada ampliamente en el medio por profesionales y aficionados. Cubría rutas en el estado de Michoacan y alrededores, tenía su base en Uruapan.

Aero Sudpacifico fue fundada en 1990 por Manuel Argüelles Mejía, iniciando vuelos con un Britten-Norman Islander operando la ruta Uruapan-Morelia por las mañanas y de regreso por las tardes.
Su primer vuelo lo realiza el 12 de marzo de 1990.
En esos tiempos se agregan a la flota otro Islander y un Metro II matriculado N32AG, siendo el primero de su tipo en nuestro país, pues la demanda exigía aeronaves más grandes, ya que la gente había recibido a la empresa con muy buena aceptacion por sus precios accesibles.
A consecuencia de lo anterior llegan otro par de Metros II a la empresa, las matrículas de aeronaves eran N247AM (rematriculado XA-SJY) y N248AM. También llego un pequeño Piper PA-38 Seneca, que recibió la matrícula XA-RTO.
El 9 de diciembre de 1992, la empresa sufre un severo descalabro, pues un Britten-Norman Islander con matricula XA-RML se accidenta en la sierra de Uruapan, al parecer un paro de motor ocacionó que el aparato se desplomara momentos despues de haber despegado del aeropuerto de Apatzingan, Michoacan, ocacionando 9 muertes, entre ellas el hijo del fundador de la empresa que iba como piloto de la aeronave, que se dirigía a Guadalajara.

Tras el lamentable suceso la compañía siguió operando con normalidad. A principios de 1993 hubo mucha competencia tanto con Aero Cuahonte como con Aerolitoral, ambas eran empresas regionales que operaban con aeronaves de mayor tamaño, lo cual obligo a la compañía a adquirir un Embraer 120 Brasilia, que recibió la matrícula XA-SQN. Aquella fue probablemente la primera aeronave que el fabricante brasileño Embarer logró colocar en México.
Con la llegada del Brasilia se dio un giro espectacular en la empresa, primero por que era el "avion maravilla" para la empresa por la modernidad del aparato, segundo porque se aprovecho para rediseñar el logotipo de la aerolínea así como el nombre, pasando ahora a ser solamente "Sudpacífico" y tercero porque se abrieron mas rutas y mas largas. Desgraciadamente el gusto duró muy poco, pues el Brasilia operó para la empresa unos 7 meses, ya que se tuvo que regresar por los problemas económicos derivados de la depreciación del peso a principios de la década.

Poco después un Metro II se quedó en tierra por falta de un motor, ya que estaba trabajando con una turbina rentada y por falta de pagos se regreso al arrendador, quedándose con solo 2 Metros II, el Seneca y un Islander.

Aun asi Sudpacífico opta por adquirir una aeronave de mayor capacidad, y la elección recayó en un Grumman Gulfstream 1 con el que se abren rutas de mayor alcance, ademas de que se logran establecer varias frecuencias en los vuelos por semana. La matrícula de este avión fue XA-TBT.
Por estos tiempos la compañia pierde 3 aeronaves mas, la primera fue el Piper Séneca que "panceó" en Guadalajara, luego el Islander restante (mat. XA-RRM) se estrelló en Morelia, sin víctimas que lamentar, tuvo parada de motor por falta de combustible, por lo que no alcanzo a llegar a la pista y realizó un aterrizaje forzoso a 4 millas del aeropuerto, fue desarmado y llevado al aeropuerto, pero el aparato fue robado, se presentó la respectiva denuncia pero nada se pudo hacer. Finalmente un Fairchild Metro II fue regresado a su arrendatario, quedándose con un Metro y el Grumman en servicio.

Para el ultimo año de operaciones la compañía adquiere un Fairchild F-27J, matricula XA-RMB y ex de la aerolínea TAESA, el cual lamentablemente sufrió el incendio de uno de sus motores en Ciudad de México, nadie se hizo responsable por el daño por lo que permaneció en tierra mientras se intentaban solucionar los problemas legales derivados del incidente, este aparato nunca operó con pasaje para la empresa.
Los altos costos de operación exacerbados por la crisis económica, además de deudas en el aeropuerto de Uruapan, obligaron a la compañia a parar operaciones a finales de 1996. Cuando se realizaba el vuelo Uruapan-Lazaro Cardenas-Morelia en el Grumman, se les pidio parar operaciones, por lo que el Grumman duro unos dias en el Aeropuerto de Morelia, el cual se regreso a Uruapan para quedar embargado junto con un Metro II.
Por otra parte, los altos cargos que había acumulado el F-27 en Mexico por el uso del suelo resultaron impagables, por lo que se decide dejarlo en propiedad del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Mexico, el cual años mas tarde lo cortó en pedazos.

Antes de que terminara operaciones la compañía, lamentablemente fallece el dueño y fundador de la aerolinea, por lo que quedaron muchos planes y proyectos inconclusos.

Hasta hace poco estaban parados todavía el Grumman y el Metro en el aeropuerto de Uruapan, al final de la plataforma de aviación general.

1 comentario:

  1. La mayoría de tus imagenes, son parte de mi biblioteca virtual, y pertenecen a varios amigos fotografos, los cuales no veo sus nombres, ademas de que basicamente el 95% de las letras, son letras de un servidor. Es una pena tu trabajo...

    ResponderEliminar