sábado, 28 de junio de 2014

El día que cambió la historia

A menudo la historia considera momentos decisivos, momentos que requirieron de alguna hazaña o de alguna sabia decision de liderazgo, que reformaron el curso de los eventos, pero tambien hay casos en que momentos sin aparente importancia pueden cambiar el curso de la historia.

Hoy se cumplen 100 años de uno de esos eventos.

1914: Europa había llegado al siglo XX aún bajo el dominio de las dinastías monárquicas, algunas emparentadas entre sí, muchas rivalidades y alianzas se habían establecido, sin embargo los sentimientos nacionalistas empezaban a calar hondo entre algunos sectores de los reinos europeos, uno de ellos era el Imperio Austrohúngaro, cuyo lider era el Rey Francisco José de la dinastía de los Habsburgo, y que tenía en su dominio a numerosos pueblos eslavos y balcánicos. Uno de ellos era Serbia

La organización terrorista Mano Negra, dirigida desde la clandestinidad por Dragutin Dimitirjevic, buscaba la manera de separar Serbia del resto de este imperio, preparó un atentado contra el Archiduque Francisco Fernando, heredero al trono de Austria y Hungría, cuando éste visitara Sarajevo, capital de Bosnia, otro de los territorios del Imperio Austrohúngaro. Curiosamente, Francisco Fernando tenía algunas tendencias modernas y esperaba en un futuro colaborar con los grupos nacionalistas en pro del Imperio.

Fue así que el 28 de junio de 1914, el atentado con una bomba prepetrado por varios nacionalistas serbios tuvo lugar. El Archiduque viajaba en un auto por las calles de Saraejvo, 2 de los atacantes no consiguieron desenfundar a tiempo sus armas, un tercero armado con una bomba lanzó ésta al carro, pero falló por poco.
No solamente el atentado había fallado, sino que la multitud aprehendió y linchó al agresor. El resto de los participantes que estaban más adelante en el recorrido del automovil ya no pudieron hacer nada y decidieron regresar.
Uno de ellos era Gavrilo Princip, estudiante serbio, desilusionado por el fracaso del atentado, se aprestó a dejar Sarajevo. Al salir del centro de la ciudad pasa frente al Moritz Schiller's Delicatessen, un pequeño restaurante en una esquina frente al Río Miljacka.
En esta esquina Gavrilo Princip observa un restaurante cuando...
Moritz-Schiller Delicatessen, un restaruante en el centro de Sarajevo
Y he aquí la decisión que definió la historia del siglo XX y del mundo mismo para siempre, una decisión de lo más banal y sin aparente trascendencia:

¿irse de la ciudad o detenerse a comer algo en este sitio con el que acababa de toparse?

No está claro si Princip entró y comió en el lugar, si como se dice compró un sandwich, o si lo comió afuera de la esquina. Lo unico cierto es que esta elección sin chiste  afectaría la vida de millones de personas de su tiempo, asi como las vidas de millones de personas en las siguientes décadas hasta llegar a las nuestras.

Si tan solo Gavrilo Princip no se hubiera detenido en la esquina de ese restaurante aquel día como hoy, hace exactamente 100 años...

... no habría visto el coche del Archiduque Francisco Fernando que continuaba en su gira de trabajo y que accidentalmente dio vuelta en la calle donde Princip se encontraba

... Princip no habría asesinado al Archiduque con su pistola

... el Imperio Austrohungaro no habría declarado la guerra a Serbia

... las antiguas alianzas no hubieran resurgido a flote, no hubiera existido una crisis diplomática

... el mundo no hubiera visto como las potencias se iban a la Gran Guerra que se extendió por todo el mundo de 1914 a 1918, sería el primer gran conflicto global

... las sangrientas batallas del Marne, Verdun, Somme, Passchandaele, Tannenberg, y muchas otras no habrían tenido lugar

... 20 millones de personas no habrían muerto a consecuencia de la guerra, sin contar los muchos más civiles que murieron en ella, y los 25 millones más que perecieron por culpa de la epidemia de Gripe Española que en 1918 azotó al mundo de la posguerra

... los Imperios Aleman, Austrohúngaro y Otomano no habrían sido derrotados militarmente y no habrían desaparecido en medio de severas crisis, dejando tras de sí numerosas repúblicas pequeñas

... el Imperio Ruso no habría sufrido vientos de rebelión, el Zar y su familia no habrían sido brutalmente asesinados, y la revolución comunista de 1917, que dio origen a la Unión Soviética no habría ocurrido

... Josif Stalin nunca habria llegado al poder en esa Unión Soviética, ni habría desencadenado la mayor serie de asesinatos de la historia

... Polonia no existiría

... en Italia la decepción popular hacia la monarquía no habría desembocado en el régimen fascista de Benito Mussolini

... no se hubiera firmado el Tratado de Versalles, que en 1919 culpaba de la guerra a Alemania, y le imponía severas sanciones humillantes

... Alemania no habría entrado en semejante crisis, que provocó numerosas revueltas

... el nazismo, inspirado en el fascismo italiano, no habría tomado la fuerza que cobró en los años veinte y treinta si los alemanes no estuvieran resentidos por la derrota, y Adolf Hitler, un cabo que luchó en la Gran Guerra, probablemente no hubiera pasado de ser un loco gritando en los bares

... el Tercer Reich jamás habría existido, como tampoco la masacre de judíos, discapacitados, y enemigos políticos, los campos de concentración nunca habrían sido construidos ni sus horrores habrían ocurrido

... nunca los planes expansionistas de Hitler hubieran pasado de ser eso, Polonia no habría sido invadida desencadenando otra gran guerra, la Segunda Guerra Mundial, mucho peor que la anterior, a la que no llamaríamos Primera Guerra Mundial

... batallas como la de Inglaterra, el Atlántico, El-Alamein, Pearl Harbor, Stalingardo, Leningrado, Moscu, Kursk, Normandía, Manila, Iwo-Jima, Berlin, entre muchísimas otras, no hubieran tenido lugar

... 130 millones de personas no habrían muerto entre 1939 y 1945

... el horror de la bomba atómica no habría sido lanzado sobre Japón, con recelo por parte de la Unión Soviética

... la ONU nunca habría sido fundada ni Estados Unidos y la Unión Soviética no serían las superpotencias emergidas de la guerra

... el comunismo y el capitalismo no habrían desencadenado la Guerra Fría

... Alemania no habría sido partida en 2, el Muro de Berlín jamás se habría construido

... las guerras de Corea y Vietnam nunca habrían pasado, ni habrían dejado millones de muertos

... las potencias no se hubieran repartido el Medio Oriente ni los Balcanes, provocando los numerosos conflictos militares y religiosos que persisten hasta hoy (incluyendo los bombardeos a la misma Sarajevo en 1999)

... China no habría experimentado su propia revolución comunista

... no hubiera ocurrido la descolonización de Africa, Asia y Oceanía

... la carrera armamentística y tecnológica de la Guerra Fría no nos habría dado los misiles intercontinentales, las bombas nucleares, los satélites, las telecounicaciones ni las naves espaciales, el hombre no habría llegado a la luna en 1969

... esta pugna no habría traído consigo la caída del régimen soviético en 1991, trayendo consigo otras cuantas muertes y la creación de numerosos nuevos países

... el mundo no voltearía hoy con recelo hacia los Estados Unidos, numerosos ataques como el del 11 de septiembre de 2001 tal vez no habrían pasado de planes en las cabezas de hombres dementes

... China y Corea no serían las potencias emergentes que son hoy, con todo y las duras represiones que sufren sus habitantes, ni Rusia habría re-emergido de sus cenizas como lo hace hoy, constituyendo estas 3 naciones una nueva amenaza a la frágil paz mundial.
En esta equina hace 100 años se definió el rumbo del mundo. Hoy el Mortiz-Schiller es un museo
Sí, el mundo sería muy distinto a como lo es hoy.
Si tan solo Gavrilo Princip no se hubiera detenido en aquel restaurante...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada