Powered By Blogger

martes, 11 de agosto de 2020

Los últimos B-17 volaron en Bolivia

Cuando en el imaginario colectivo se piensa en un bombardero de la Segunda Guerra Mundial del Mundo, son posiblemente dos los modelos que se vienen a la cabeza: el B-29 que lanzó las bombas atómicas hace 75 años y unos días, y el B-17, que fue con mucho, el bombardero más destacado del conflicto.

El Boeing B-17 Flying Fortress comenzó a ser producido en 1935 y fue puesto en servicio en 1937 con la US Air Force (USAF). Efectuó miles de misiones con los aliados durante la guerra, sobre todo en Europa, aunque también tomó parte en la campaña del Pacífico, podía cargar con cerca de 8 toneladas de bombas.
12,677 aparatos salieron de las plantas de Boeing en Seattle y Wichita, aunque parte de ellos fueron fabricados también por la Douglas Aircraft Company y la Lockheed.

Casi 5000 de ellos se perdieron en misiones de combate y gran parte de esos se debió al fuego enemigo. Acabada la contienda había cerca de 7,000 aparatos que ahora tendrían que buscarse un nuevo propósito, y es así que gran parte de ellos fueron vendidos al mercado civil, para servir como cargueros, transporte de pasajeros, aerofotorgrafía, entre muchos otros roles.

A Bolivia, un país enclavado en Sudamérica, carente de mar y abundante en montañas, llegaron dos docenas de aviones en diferentes tiempos y para diversos usuarios civiles, cumpliendo roles principalmente en el transporte de productos perecederos, por lo cual se ganaron a pulso el mote de "carniceros", los servicios que los B-17 carniceros prestaron son invaluables por cuanto pudieron llevar su mercancía a los lugares más recónditos del país, a donde no se puede acceder por tierra.

Una de esas empresas carniceras fue Frigorífico Reyes, también conocida simplemente como Fri Reyes, la cual alcanzó cierta fama por ser una de las mayores aerolíneas de su tipo en la región, y fue fundada en los 60's en la población de Reyes, de donde toma el nombre, obteniendo un contrato para cubrir la ruta hacia La Paz, capital del país. La empresa empezó como muchas en la historia, con aeronaves excedentes de la guerra, y fundamentalmente fueron los C-46 y C-47.

El primer Boeing B-17 que tuvo la empresa fue el matriculado CP-753 numero de serie (n/s) 41-9210, procedente de la aerolínea Boliviana de Aviación, que se incorporó en 1964 y fue bautizado como "Super Tigre". Fue fabricado en 1944 y no vio combate, estuvo siempre en territorio norteamericano antes de ser vendido a Bolivia.

Cinco años después, en 1969, causó alta el segundo aparato, matrícula CP-627, n/s 44-6393, ex Lloyd Aéreo Boliviano (LAB). Éste participó con la USAF en misiones de combate en Oceanía y Asia, contra las fuerzas del Imperio del Japón.

Un tercer B-17 fue el CP-936 n/s 43-38322, también ex-LAB, adquirido en 1971, operó con Fri Reyes solamente un año y se accidentó. Partes de ese avión se usaron para reconstruir al CP-627, mismo al que le cambiaron la matrícula por la CP-891.

Los dos aparatos restantes pasaron su tiempo en Frigorífico Reyes realizando vuelos cargados de carne en compartimentos refrigerados. Las tareas de mantenimiento se realizaban al aire libre. Al parecer llegaron a transportar pasajeros de manera ocasional, por lo que era necesario estar provisto con un tubo de oxigeno, debido a que se volaba por encima de los 17.000 pies y los aviones no disponían de sistemas de presurización.

Estos B-17 pasaron a la historia como los últimos de su tipo en operar comercialmente en el mundo: el CP-891 operó hasta el 10 de enero de 1981, pues fue vendido a la aerolínea Servicios Aéreos Bolivianos, en la cual voló hasta 1987 cuando fue guardado en La Paz

Luego en algún momento fue vendido a Estados Unidos, concretamente al Museo de la Base Aérea March Joint, en Riverside, California, donde fue restaurado y expuesto con el nombre "Y-1 Return To Glory". Posteriormente se le asignó su identificación original (44-6393) y se lo nombró "Starduster"

El CP-753, Super Tigre, tuvo una vida más longeva, se accidentó en sendas ocasiones en 1974 y 76, por las cuales fue reparado, causó baja hasta 1990. Este fue el último Boeing B-17 que prestó servicio en el mundo. 

Fue vendido a la empresa World Jet Inc. de Fort Lauderldale, Florida, llevando la matrícula N8WJ, empresa que lo restauró.

Luego fue comprado nada menos que por Paul Allen, cofundador de Microsoft, en Agosto de 1999 y lo rematriculó como N12355, actualmente está almacenado en el Flying Heritage & Combat Armor Museum, fundado por Allen, y que se ubica en Paine Field, Everett, Washington, donde hoy Boeing tiene una de sus principales factorías de ensamblado de aviones, de ahí salieron por primera vez el 747 y 767, y hoy se producen ahí el 777 y 787.

Fri Reyes terminó operaciones en 1994 en medio de pérdidas, por su flota pasaron numerosas aeronaves legendarias como los DC-6 y DC-7, ya para el final de su vida operativa le quedaban algunos aparatos Convair 240 y 440, que eventualmente fueron desguazados, al parecer la empresa existió en el papel algunos años más.
Hoy en día aún vuelan varios B-17, pero lo hacen como "warbirds", únicamente en exhibiciones y festivales aéreos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario