domingo, 2 de octubre de 2016

Epica - THE HOLOGRAPHIC PRINCIPLE. Reseña

Algo raro está pasando en el ambiente del symph metal, y es que, de un tiempo para acá, las bandas se están dedicando a hacer rolas medio extrañas con temática científica, y precisamente Epica fue la primera que hace un par de años dedicó The Quantum Enigma a la física cuántica, aunque curiosamente, casi no escuché nada de eso en el material, luego vino Nightwish y su Endless Forms Most Beautiful, que llevó las cosas más allá e incluso se trajo a un reconocido biólogo evolucionista, para llenarnos la cabeza con la teoría de Darwin, desde entonces otras agrupaciones menores han hecho cosas parecidas... 

Pues bien, ahora regresa la banda de Simone Simons, Mark Jansen y compañía, con otro tema igual de friki y atípico para el género: la realidad virtual: de acuerdo a Jansen y Simons, quienes escriben las canciones, el Universo mismo es una especie de "holograma  generado digitalmente", y por ello se cuestiona la dualidad entre realidad y virtualidad, con la mente en el centro de estas disertaciones.
Ignoro qué clase de nueva benzodiacepina para caballos se habrán metido para hacer este disco, pero en fin, vayamos al grano.
TRACKLIST:
1. Eidola, 2:39
2. Edge of the Blade, 4:34
3. A Phantasmic Parade, 4:36
4. Universal Death Squad, 6:38
5. Divide and Conquer, 7:48
6. Beyond the Matrix, 6:26
7. Once Upon a Nightmare, 7:08
8. The Cosmic Algorithm, 4:54
9. Ascension - Dream State Armageddon, 5:16
10. Dancing in a Hurricane, 5:26
11. Tear Down Your Walls, 5:03
12. The Holographic Principle - A Profound Understanding of Reality, 11:35

El disco abre con Eidola, cuyo titulo es referencia al término griego Eidolon, que significa una suerte de copia fantasmal de una persona, o algo así. Su sonido arranca con un tono muy similar a una pista de soundtrack, a tal grado que los primeros acordes me recuerdan Neodämmerung, de la OST de Matrix Revolutions, luego da paso a una serie de coros en latin, donde destaca lo que creo es una voz infantil femenina, la letra, según mi escaso latín apoyado por San Google traductor, parece versar sobre la realidad y la verdad, y la naturaleza efímera del tiempo, o eso le entendí yo. La melodía funciona como un intro.

El siguiente track es Edge of the Blade, dicha melodía fue presentada como el segundo sencillo promocional hace unas semanas, desconcierta ver a la banda en un videoclip con tintes muy comerciales y todos muy alegres, pero en fin... la rola aporta la necesaria dosis de percusiones y guitarras alternadas con coros y no pueden faltar las voces guturales haciendo sus respectivas funciones en el dúo bella/bestia. La rola, como es costumbre para los temas de Epica, es un tanto abstracta y hay que hacer cabeza para agarrarles el hilo, de lo que yo le entiendo es como una especie de alegoría entre la mente y las barreras que nos ponemos, con la realidad virtual y sus límites. No me agrada de momento, pero tal vez le dé una oportunidad en sucesivas escuchas. Viene después A Phantasmic Parade, una rola más dinámica que la anterior y más cargada de riffs, de hecho casi no contiene elementos symph, salvo aquellos que acompañan de una manera marginal, a los coros, las letras aquí presentan evidente temática orientada hacia la realidad virtual.

Universal Death Squad es la siguiente melodía, y fue la primera canción que se dio a conocer hace un par de meses, me agradó el intro con un arreglo de cuerdas, y hasta allí, el resto de la canción tiene tintes pesadillescos que sin embargo no me acaban de convencer, aunque las partes donde Simone canta sin acompañamiento coral son pegajosas y salvan el track. La canción habla sobre el peligro de confiar demasiado en la tecnología, y los fans ya la están asociando con Terminator (pero sólo las dos primeras, porque las demás son horrorosas como el Dr. Banda) y otras obras del mismo estilo. 

Sigue Divide and Conquer, que será una de las melodías más atípicas en la historia de la banda: abre con gritos y disparos que según investigué corresponden al atentado de Bengasi perpetrado en 2012 por terroristas libios, y que al parecer ha causado alguna impresión profunda en Mark Jansen, cambia después por un ritmo que al principio no gusta, pero luego alcanza cotas bastante épicas (valga la redundancia), especialmente en los solos de guitarra y una breve sección con discursos varios de tinte político que reflejan la temática de la canción, así como la situación geopolítica actual, incluyen a John Kerry, David Cameron, Barack Obama, Nicolás Sarkozy, y especialmente a Hillary Clinton, por tanto se aleja de la idea del "principio holográfico" del resto del álbum y se avoca a la forma en que las potencias han estado dividiendo y conquistando a los países menos desarrollados, entiéndase los estados occidentales contra las naciones islámicas del medio oriente y norte de África, esta rola es todo un punto bueno para el disco.

Sexta al bat llega Beyond the Matrix, otra rola de muy buenos aspectos, en esta ocasión creo que la magnificencia del coro opaca totalmente a Simone a tal punto que ella parece innecesaria y fuera de lugar, lo mismo aplica para la parte gutural de Mark Jansen y los puentes musicales a base de riff, que a pesar de ser excelentes, no me cuadran con el resto, quizá haber dejado que los coros llevaran toda la canción hubiera sido perfecto. Con Once Upon a Nightmare viene un magistral arreglo de cuerdas, sólo lo puedo definir como "inspirador", me recuerda mucho al trabajo de Hans Zimmer para The Da Vinci Code, hay un instante donde al fondo se escuchan tonos telefónicos, que si bien reflejan la temática general del álbum, siento que arruinan el bello trabajo. Simone aparece ya bien entrada la canción, acompañada únicamente por el piano, además de algunos coros de acompañamiento y Jansen con su voz normal al fondo haciendo un discreto contraste. Hacia la segunda mitad entran elementos mas pesados pero en general tenemos una balada (la banda siempre suele incluir una rola así a mediación del álbum como una especie de intermedio), y ante su larga longitud, ha terminado aburriéndome al final.

La siguiente rola en el álbum es The Cosmic Algorithm, cuya temática bien puede ser la más evidente en relación al título del disco, al equiparar las reglas del universo y de la vida con un algoritmo binario (detalle que se nota de inmediato en la portada del álbum), algo puramente matemático y programable, a decir verdad la rola se me hizo aburrida y no me convenció desde un principio.  Novena en el turno está Ascension - Dream State Armageddon, otra vez aquí siento que Simone queda desplazada, pero ahora por los buenos solos guturales de Mark Jansen, esta es otra de esas canciones que hacen alegoría entre la vida real y la realidad virtual. Dancing in a Hurricane sencillamente me pasó de noche, no me convenció en lo más mínimo desde el principio. El penúltimo tema, Tear Down Your Walls, habla de tirar nuestras barreras mentales, más específicamente las relativas a miedos, odios y prejuicios, en el apartado musical, volvemos a la recurrente técnica de la bella y la bestia, con los coros en un plano secundario, aunque hay un pequeño puente melódico, la rola tiene bastantes elementos heavy, incluyendo lo que me parecen reminiscencias a varias melodías del disco previo.

El cierre del disco, como se está haciendo habitual en algunas bandas, es una rola de larga duración, y es este caso es The Holographic Principle - A Profound Understanding of Reality, con casi doce minutos, como es de esperarse, se trata de una rola compleja dividida en varios fragmentos, el primero es un coro estilo gregoriano en latín, da paso a un segmento con piano y cuerdas, al que se integra nuevamente el coro ahora en ingles, algunas polifonías y percusiones, luego vienen las guitarras y la intervención gutural de Mark Jansen, buena parte de la canción se la pasará haciendo bella/bestia con Simone con intervenciones recurrentes del coro, y las letras son interesantes, les entiendo que son sobre tirar las barreras mentales que nos impiden ver la realidad, o algo por el estilo, me parece por tanto que es como volver a tomar la temática de la segunda rola, y con ello cerrar el ciclo que representa el álbum, al final vuelven los coros en latin pero lo hacen a manera de polifonía.
Hasta aquí llegamos, de acuerdo a la banda se grabaron 18 melodías, aunque solo 12 llegaron al disco final, es de esperarse que los otros 6 temas se revelen en alguna edición especial o un sencillo.
Tengo que decir, para enojo de los fanáticos dogmáticos que ocasionalmente lleguen a leer hasta este punto, que no me ha gustado mucho este material, hay muchas estructuras comunes y predecibles, las temáticas en algunos casos están muy dispares con la música (que Simone o los coros se pongan a hablar de robots y códigos binarios mientras escuchamos elementos sinfónicos de fondo no ayuda mucho), y en otras tantas, como ya he comentado, siento que Simons queda desplazada y hasta borrada por completo gracias a los coros o a los guturales, que por cierto, estos últimos tienen mayor participación a comparación de discos pasados, y hablando sobre eso, a mi gusto The Hologrpahic Principle no le llega a The Quantum Enigma. Como siempre, una reseña de una sola escucha es por lo tanto incompleta, y por ello tengo que oír el disco más veces, si bien ya de entrada he descartado varios temas y otros ya entran en mi lista de reproducción.

Hay para muchos gustos en el material, desde lo propiamente symph, hasta lo progressive, brutal o algunos temas meramente melódicos, se le puede comprar desde el pasado 30 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada