martes, 30 de abril de 2013

La caida de Berlin

Hoy 30 de abril, además de conmemorarse el día del niño, debe recordarse también que es la fecha en que la vida de uno de los más grandes tiranos llegó a su fin, uno que llevó a su patria a la destrucción, por no decir de el mundo entero.

La Alemania nazi alcanzó su apogeo y desencadenó la Segunda Guerra Mundial, un conflicto sin igual, en el que las fuerzas de la Blitzkrieg (guerra relámpago), la Wehrmacht (Ejército), la Kriegsmarine (Marina), la Luftwaffe (Fuerza Aérea) y las Schutsztaffel (SS) asolaron Europa. Sin embargo la situación se tornó en contra de Hitler cuando intentó derrotar a la Unión Soviética, su Reich estaba ahora en guerra contra el más grande imperio: los británicos, el ejército más numeroso: los rusos, y la mayor potencia económica: Estados Unidos, en resumen: una combinación ganadora... así, el Führer logró lo algo que hubiera sido digno del Nobel de la Paz: unió a capitalistas con comunistas... pero en su contra.

La derrota alemana no empezó en 1945, sino en 1943, cuando las poderosas fuerzas nazis llegaron a las puertas de ciudades como Leningrado, Stalingrado y la propia Moscú, hasta ese entonces, la superioridad alemana fue indiscutible, pero entonces la Unión Soviética hizo uso de sus más metódicos y despiadados generales: Zhukov, Chuikov, Rokossovski, Timoshenko, entre otros, cuyas crueles tácticas lograron frenar el avance alemán que llegaba a unos kilómetros de la capital soviética.

Sin embargo, el primer general al que los alemanes hicieron frente era aún peor que los demás: el General Invierno, el aliado permanente de la Unión Soviética que ya antes había diezmado las tropas de Napoleón.

Durante la Guerra el General Invierno sería más duro que en años anteriores, y los alemanes sufrirían en sus garras: el frío que llegaba por debajo de los -50° C congelaba los combustibles: aviones y tanques debían permanecer en el suelo, las orugas de los veloces blindados se pegaban al suelo, había que hacer fuego si se quería echarlos a andar, y vaya que lograr encender una fogata en esas condiciones era digno de la Cruz de Hierro. El soldado aleman descubre que su superioridad racial no significa nada ante el cruel invierno que congela los alimentos, el pan queda incomestible, el agua corporal se congela y la circulación se estanca, las partes más distales del cuerpo sucumben a la necrosis por congelación, la infección de los tejidos muertos aparece y para sobrevivir, los alemanes recurren a amputaciones que van desde un dedo hasta una extremidad completa, para así no ser víctimas de la gangrena y la sepsis.

Lejos de casa y sin los suministros adecuados por la falta de aviones, con el cuerpo desnutrido, el ario superior es blanco facil de toda clase de enfermedades: la difteria, la tifoidea, disentería, diarreas y la siempre mortal neumonía darán otro golpe de gracia a las tropas de Hitler.

Los rusos tienen el vodka que no se congela y les da valor, los nazis tienen que calentar nieve si quieren beber agua, la nieve los delata, pues sus vistosos uniformes oscuros contrastan con la blancura del paisaje y los hace visibles a los francotiradores, las armas alemanas se atascan por el frío y el hielo, mientras que los fusiles sovieticos han sido fabricados para resistir tales condiciones.

El General Invierno le demostró a Hitler que ser ario no significaba ser superior, los arios eran tan humanos como cualquier otro.
Así pues, Alemania sufrió derrotas en Leningrado, Stalingrado, Moscú y Kursk, el Ejército Rojo no pararía hasta llevar a los alemanes a su propia capital: Berlín.

Alemania luchaba en 2 frentes: en el Frente Oriental eran los rusos y sus sangrientas ofensivas, en el lado occidental los aliados avanzaban de manera organizada, pocas esperanzas quedaban ya, pues para cuando la Batalla de Berlín empezaba, Hitler no solo estaba en guerra con las 3 superpotencias, en total eran más de 50 naciones las que le habían declarado la guerra al fascismo, muchas de ellas sólo de manera diplomática, o bien apoyando el esfuerzo de guerra aliado.

Para enero de 1945 el Tercer Reich, que alguna vez llegó a dominar la mitad de Europa, ya no era más que una franja de terreno de apenas 200 Km de ancho, limitada al este por el Río Oder controlado por los soviéticos, y al oeste por Río Elba, que dominaban los aliados occidentales. Pronto los rusos hicieron sus movimientos y rodearon la capital por Norte y Sur, el clásico movimiento de tenazas. 
La ofensiva corrió a cargo de los generales Georgi Zhukov y Vasili Chuikov.

Berlín se preparaba para su fin y Hitler, junto con sus altos mandos, como Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda) entraban al Führerbunker, debajo de la Cancillería del Reich (Reichscanzlei).La Defensa de Berlín queda en manos de Wilhelm Monke y Ernst Kaether.
Las juventudes hitlerianas. En su desesperada necesidad, los nazis recurrieron a todo lo que pudieron, atrás quedaban los ejércitos alemanes poderosos, formados por jóvenes fuertes y gallardos, la Unión Soviética los fue diezmando poco a poco. Estos muchachos no pasaron de los 16 años cuando se enfrentaron a la enorme realidad: defender Berlín del Ejército Rojo, muchos no sobrevivieron.
Volkssturm (las fuerzas de ataque del pueblo), las juventudes hitlerianas no eran suficiente, y también se tuvo que echar mano de los ancianos, veteranos de la Primera Guerra Mundial, todo aquel que pudiera caminar y empuñar un arma era voluntario obligatorio. En la imagen se les enseña a usar las armas antitanque, con una sola vez bastaba, el tiempo era vital.
Al son de la Katyusha te conquisté. Las hostilidades empezaron el 16 de abril de 1945, cuando los lanzacohetes Katyusha empezaron a atacar las proximidades de Berlín, recibieron este nombre por una popular canción rusa, los alemanes los llamaron "la orquesta de Stalin", por el característico ruido que hacían los cohetes al salir disparados, los nazis empezaron a temer el sonido de los Katyushas desde que se usaron por primera vez en Stalingrado, escucharlos zumbar por los aires les generaba un terror casi indescriptible

El 20 de abril Hitler cumplió 56 años, y la artillería soviética alcanzó el centro de Berlín, un gran regalo de cumpleaños para el Führer.
Los tanques soviéticos entran a Berlin durante los ultimos días de abril.
Espectacular imagen del combate urbano, los rusos se habían vuelto maestros en esta clase de combate, pues irónicamente, los alemanes los habían obligado a ello en Stalingrado, ahora la situación era al revés. Los soviéticos sabían que no podían simplemente andar por las amplias calles de Berlín, donde serían blanco fácil, en su lugar iban de edificio en edificio, tumbando paredes y matando a sus ocupantes. Los alemanes, pese a su inferioridad numérica, combaten más fieramente que nunca. Esto hizo que la batalla fuera particularmente sangrienta.
El Río Spree, que cruza por el centro de Berlín, fue el sitio de numerosas escaramuzas entre el Ejército Rojo y lo que quedaba del Ejército Alemán, el río constituía además un refugio para los civiles alemanes que intentaban escapar.
El 23 de abril Hitler destituyó a Ernst Kaether del mando de la defensa y pone en su lugar al General Helmuth Weidling, quien iba a ser fusilado por ceder terreno al enemigo, Weidling declararía despues: "hubiera preferido que me fusilaran"
"Ich habe mit dem Bolschewiken paktiert!". La situación era desesperante para las fuerzas nazis, todo aquel civil alemán que se negara a participar era acusado de traición y ahorcado en el poste más cercano, en medio de toda la matanza, había grupos de las SS y fanáticos que iban casa por casa reclutando civiles o colgándolos según fuera el caso, y se les colocaba esta leyenda: "yo hice un pacto con los bolcheviques"
Un par de tanques rusos de la Primera Guerra Mundial. De fabricación británica, habían sido mandados a Rusia durante esa guerra, luego vino la Revolución Rusa y ambos tanques quedaron en poder del nuevo Ejército Rojo, fueron exhibidos como trofeo en una catedral en Smolensk, Rusia. Cuando los nazis invadieron, se llevaron estos tanques y los exhibieron como trofeo en la Caterdal de Berlín, ahora en plena desesperación los usaron como barricadas. Fueron destruidos, uno de ellos puede verse junto a una pieza de artillería antiaérea Flak de 88 mm.
El Día del Elba. 25 de abril, el Führer había previsto que los estadounidenses y los rusos se encontrarían y con ello emergería un nuevo conflicto, uno en la que Alemania podría negociar la paz con los aliados y enfrentar en conjunto a los rusos.
El día 25 esta esperanza se desvanceció.
Americanos y soviéticos se encontraron en un punto llamado Torgau, en el Río Elba, la reunión fue ampliamente celebrada, y por ahora el acuerdo es tomar Berlín a toda costa, y será tarea de los rusos, que ya están en la ciudad. Los estadounidenses no quieren involucrarse en una batalla en la que habrá numerosas bajas.
Un vocho en la Cancillería. El Volkswagen (el auto del pueblo) es uno de los pocos legados positivos de Hitler, pensó en un vehiculo barato para las familias, incluso estableció las características técnicas que debía tener el modelo. El diseño fue encargado a Ferdinand Porsche, quien lo presentó a Hitler en 1935 y éste le hizo algunos cambios. El Volkswagen "escarabajo" continuaría en produccion mucho tiempo despues de que el regimen nazi cayó, con 21 millones de unidades fabricadas alrededor del mundo, se ganó a pulso el título de "el auto del siglo". El ultimo vehículo fue fabricado en México en 2003, donde cariñosamente lo llamamos "vocho".
El 29 de abril Hitler escucha noticias aún más terribles, su gran aliado y modelo a seguir, Benito Mussolini, Il Duce, fue asesinado junto con su esposa y su staff, sus cadáveres fueron exhibidos públicamente, colgados de cabeza, para que las multitudes pudieran verlos, fueron objeto de toda clase de humillaciones:  desvestidos, golpeados, escupidos, desfigurados, apedreados. Se dice que Hitler quedo tan impresionado que para este momento decidió suicidarse, ordenó que su cuerpo fuera incinerado para evitar el mismo final que Mussolini. La foto de arriba al parecer es la última que se le tomaría a Hitler, cuando salió del Führerbunker para inspeccionar los daños en la Cancillería, nunca se le volverá a ver con vida.
30 de abril de 1945, Luego de 10 días de locura, sufriendo colapsos nerviosos, moviendo ejércitos que no existen y ordenando ofensivas imposibles, Hitler se sucidio junto con Eva Braun, se habían casado sólo unas horas antes, ella tomó cianuro, él además del cianuro se pegó un tiro en la sien. Este es el sillón donde se quitaron la vida, y el círculo marca la sangre de Hitler. En su testamento nombró a Goebbels como el Canciller, y al Almirante Karl Dönitz como el Presidente del Reich (Reichsprazident), estos puestos fueron los que Hitler agrupó en su persona cuando llegó al poder en 1933.
Esta es la Cancillería y el jardín que tenía la entrada al bunker de Hitler, para cuando se suicidó, el Tercer Reich, el mismo que una vez controló la mitad de Europa, ya sólo dominaba estas cuadras, todo lo demás era territorio ruso.
El mismo jardín, se pueden ver las balas en las paredes, el pozo que se ve en primer plano es donde los cuerpos de Hitler y Eva Braun fueron quemados.
Los cuerpos irreconocibles de Hitler y su esposa, tal como los encontraron los rusos.
Sin embargo las atrocidades no terminaban ahí, el mando quedaba ahora en manos del nuevo Canciller Goebbels, quien trató de negociar el armisticio con los rusos, ellos exigieron la rendicion incondicional, por lo que Goebbels dirá "Capitulieren? Niemals!" (¿capitular?, ¡nunca!). El 1 de mayo Goebbels y su esposa Magda se suicidaron, sus cadáveres serían también incinerados, sin embargo no hubo suficiente tiempo, y para el día siguiente, cuando los rusos llegaron, aún fue posible identificar los restos semicalcinados de los esposos Goebbels, el horror vendría después, cuando dentro del Führerbunker se descubrieron los cuerpos de los 6 hijos del matrimonio. Habían sido drogados y envenenados la noche anterior, al parecer por Magda Goebbels en su fanatismo por el Führer.
El Reichstag. Así quedó el edificio del Parlamento (Reichstag), el primero de mayo era fiesta nacional en la Union Soviética, y existió una fuerte presión para colocar en él la bandera sovietica, encarnizados combates tuvieron lugar dentro del complejo, que quedó reducido a ruinas, por la noche se logró colocar la bandera, aunque solo de manera momentánea, ya que aun habia focos de resistencia dentro del edificio. Para los rusos, el Reichstag era "el corazón de la bestia fascista", y querían ofrecerlo en premio a Stalin el 1 de mayo, sería un golpe moral importante para los nazis.
Weidling se reúne con Zhukov. Puesto que Hitler, Goebbels y otros generales clave en la guarnición se han suicidado, ahora la máxima autoridad en Berlín es Helmuth Weidling, el encargado de la defensa, quien finalmente rinde la ciudad de manera incondicional el 2 de mayo, y difunde por radio la noticia de la muerte de Hitler. La emoción le jugó una mala pasada a Weidling y al terminar su discurso sufrió un infarto, del que sin embargo se recuperó.
La Batalla de Berlín ha terminado, pero trae consigo una ola masiva de suicidios entre los fanáticos del régimen nazi.
El insulto final. 2 de mayo, ahora sí la bandera de la Unión Soviética ondea orgullosa sobre el Reichstag, se toman varias fotos, que las autoridades comunistas usarán como propaganda, las editarán para darle mayor dramatismo, como agregarle más humo a la foto, además de ocultar detalles "impropios" de los soldados rojos.
La aviación sovietica vuela impunemente sobre Berlín, despues de todo, la Luftwaffe había sido totalmente aniquilada meses atras. Las Estrellas Rojas son visibles en estos aviones Ilyushin Il-2 Sturmovik, tambien llamado "el mata tanques" o el "tanque volador", por su gran potencia de fuego y su resistencia a los daños. Estos aviones resultaron cruciales en las ofensivas rusas.
Este soldado ruso posa alegre junto con un pequeño "recuerdo" de la batalla. Al fondo el Reichstag con la bandera soviética en lo alto.
Las tropas rusas festejan este gran triunfo, la nación soviética ha vencido a los fascistas, hay que celebrar por lo alto.
Anna Pavlovna dirige el tránsito en Berlín. Tras la batalla, los rusos ocupan la ciudad, y varias jovencitas son traídas como maniobra propagandística, para dirigir el trafico, una de ellas fue filmada en video usando como fondo la Puerta de Brandenburgo, durante muchos años persistió el misterio: ¿quien era esta encantadora chica? Hasta hace poco, un documental la citaba como Anna Pavlovna, pero al parecer su nombre real sería María Limanskaya. El video puede verse en YouTube, donde la chica del Ejército Rojo sigue cautivando a propios y extraños.
La miseria se cierne sobre el pueblo alemán, vendrán epocas duras, de hambre y crisis, esto es lo que Hitler le ha heredado al pueblo: destrucción, y un estigma que pesará durante décadas. Ellos pagarán los crímenes de sus líderes ya muertos.
Los civiles serán los que más sufran, como estos hombres que toman lo que pueden de un caballo muerto en batalla, una desgarradora escena que por cierto, fue recreada para el film Der Untergang en 2004.
Las grandes perdedoras. Con la ocupación soviética vendrá toda clase de gente ruin y despreciable, las mujeres serán víctimas de violaciones masivas, muchas se suicidarán o vivirán mentalmente perturbadas, hay registros de que una mujer fue violada hasta 70 veces seguidas en un solo día. Se trata de una cruel venganza ejecutada por los soviéticos, puesto que los alemanes habían hecho lo mismo con las mujeres rusas cuando invadieron aquel país. Son parte del botín de guerra.
Un nuevo orden. La Puerta de Brandenburgo, en el corazón de la ciudad, quedó severamente dañada, Berlín ha sido devastado.
El Führer prometió un glorioso Reich de mil años... sólo duro doce... y fueron demasiados. Al tiempo de la Batalla de Berlín se descubrirían los horrores de los campos de concentración.

A la izquierda de la foto está el Reichstag, no lo alcanzamos a ver, como tampoco la Cancillería y el Führerbunker, que se encuentran a la derecha fuera de la imagen.
En primer plano tenemos la avenida Unter den Linden, y alcanzamos a ver el retrato de Stalin que los soviéticos han colocado.

La rendición final se firmó el 7 y 9 de mayo de 1945, pero aún faltaba el horror final, cuando el arma postrera llegara desde al aire hacia Japón, y con ella, el mundo cambiará para siempre: así lo predijo el mismo Hitler, pues cuando el cadáver se agote, los depredadores pelearán entre sí por los restos, Berlín y Alemania serán divididos en 2, una nueva guerra está por comenzar, una en la que el terror cobrará un nuevo significado, y en la que nuevamente Berlín será protagonista.

5 comentarios:

  1. Comparar la cantidad de supuestas violaciones de los alemanes en Rusia con las cometidas por los soviéticos en Berlín es de chiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que el pseudo historiador de este blog no le cabe, para él son reales las violaciones, pero vamos, que los nazis eran raza suprema arios y racistas, vamos a meter el miembro en una raza totalmente inferior... Absurdos estos convencidos de los aliados

      Eliminar
  2. Los cerdos bolcheviques fueron realmente brutales en su venganza. Malditos comunistas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado poco hicieron los Soviéticos a los "Fritz", para el "rastro" que dejaron

      Eliminar
    2. RICARDO CUANTAS IDIOTECES ESCRIBES EN UNA LINEA! QUE CEREBRO TAN ATROFIADO TIENES AMIGO...LEE Y DEJA DE VER CNN...IMBECIL 30.000.000 DE CIUDDANOS RUSOS MURIERON FAMILIAS PADRES HERMANOS AMIGOS MUJERES HIJAS...VAMOS A ENTRAR A TU CASA MATAR Y VIOLAR A TU FAMILIA...NO TU NO TE DEFENDERIA Y BUSCARIAS A LOS CULPABLES...IMBECIL

      Eliminar