domingo, 24 de febrero de 2013

Cuando la Laguna tuvo 2 equipos de futbol


El fútbol en la Laguna empieza casi con el siglo XX, la situación económica en ese entonces se veía fuertemente recompensada por la gran producción de algodón que se generaba en nuestra región.
Fue en el Parque España donde se realizaría un triangular con la participación de un combinado de Torreón, los Pericos del Nacional de Guadalajara y el Atlas.
Con el apoyo de grandes empresarios como Ángel Urraza y Fernando Rodríguez Rincón, las ligas en La Laguna empezaron a florecer: en Gómez Palacio, en Torreón, con equipos amateur que simplemente jugaban a la pelota.
En los años 40 aparecería una figura más en el ambiente futbolero de La Laguna, Pedro Valdez, por algunos llamado el “Padre del futbol lagunero”, un serio y gran empresario, futbolero y por si fuera poco fundador del equipo Asturias.
La magia del futbol en La Laguna tuvo como primera casa un modesto campo que se ubicaba atrás de la antigua Preparatoria Venustiano Carranza sobre la avenida Hidalgo, lugar donde ya empezaban a jugarse clásicos, fuertes encontronazos entre equipos como Banco Ejidal, Gómez Palacio, Lequeitio, Asturias, entre otros.
La cosquilla del futbol, la pasión, los gritos y el amor al deporte empezaban a asomar la cabeza a finales de los años 40.

LA OLA VERDE
Su origen data de la temporada 1946-47 cuando se organiza un torneo semiprofesional con los equipos Indios de Cd. Juárez, Dorados de Chihuahua y Jalisco de Chihuahua. El primer juego fue el 27 de octubre de 1946, el equipo estaba integrado por gente de la Comarca: Arturo "El Clavijas" Rodriguez, Bonifacio Hernandez, Santiago "La Matona" Hernandez, Ernesto Arcaute, Alfredo Sepulveda, Gregorio Flores, Vicente Rivera, Norberto Román Márquez, Miguel Arreola y Victoriano Chìa.

Sería hasta 1953 que un grupo de españoles: Angel Fernandez, Pedro Valdez y Vicente Zamorano, Otto Schott, tesorero; Ismael Cepeda, comisario; Olegario Hoyos, Ricardo Plata Martínez, Carlos Rosas Figueroa, Rafael Román, Fernando Silva, Evaristo García, Casiano Hoyos, Antonio Guzmán y Manuel Rosas Figueroa fundaron el 16 de Noviembre de 1953, el Club de Futbol Laguna. Fueron invitados a participar en el Torneo de Copa de 1953-1954, en la que llegaron al subcampeonato.
Jugando con un uniforme en blanco con una franja verde vertical, pronto se ganaron el apelativo de “La Ola Verde” (a pesar de que originalmente eran “El Huracán Lagunero”), y su casa fue el desaparecido Estadio San Isidro, localizado en las cercanías de lo que ahora es La Alameda de Torreón, al estadio también se le conocía como “La Herradura”, por la forma de sus gradas de madera. Su debut oficial en la Segunda División fue en la temporada 1954-55

Para ese primer torneo el director técnico fue Abel Ramírez, llegaron 2 porteros como refuerzos: Isaac Plata y “El Chorreado” Ortiz. En su primer temporada en Segunda lograron el Campeonato de Copa (en ese entonces se jugaban la Copa y la Liga de manera simultánea, concepto “novedoso” actualmente),al vencer al Atlas, por lo cual accedieron a jugar el Campeón de Campeones contra el Campeón de Liga, que resultó ser el mismo Atlas, y el Laguna volvió a vencer, llevándose el título. Otro par de subcampeonatos de Copa se lograron en la temporada 1955-56 y en la 59-60.
14 años pasó La Ola Verde en Segunda División, siempre con resultados regulares, se llegó a un subcampeonato de Liga en la temprada 66-67, pero sin lograr el ascenso a la Primera División. Cosa que al fin se obtuvo en febrero de 1968, cuando vencieron 1-0 al Zacatepec con gol de Guadalupe Lupercio, se aseguraba así el campeonato y el pase al máximo circuito, el técnico era Juan Angel Perez.
En la navidad de 1968, cuando por vez primera ocurre un juego internacional de futbol en la Comarca Lagunera, el club aleman Eintracht Frankfurt hizo una gira por México, enfrentando a varios equipos tanto de la primera como de segunda división, entre los cuales estaba la Ola Verde de La Laguna, que en ese entonces jugaba en el campo San Isidro, en Torreón. Eintracht ganó el juego por la mínima diferencia.
Al año siguiente, Diablos Blancos de Torreón consiguió también el ascenso, y la Laguna tuvo 2 equipos de futbol, La Ola Verde estuvo 10 temporadas en el máximo circuito, generalmente peleando de media tabla hacia abajo, lo más destacable fue el segundo lugar que se obtuvo en el torneo México 70, cuando al Laguna lo dirigía el húngaro Arpad Fekete, que había traido consigo al primer jugador europeo a la Laguna, el delantero Tibor Vigh, también húngaro.

Numerosos jugadores pasaron por las filas del Laguna: Claudio Lostanau, Leobardo Barba, Jaime “El Tubo” Gómez, que llegó del campeonísimo Chivas, el brasileño Enos Pereira, Rodolfo Perez, Hector Vieira, Pedro Salinas (actualmente es el coordinador deportivo en la Facultad de Medicina de la UJED en Gómez Palacio), destaca el famoso Salvador “Chava” Reyes, histórico de las Chivas de Guadalajara, quien vino para la temporada 1968-69, ya en el ocaso de su carrera.
Claudio Lostanau
Enos Pereira
En 1978 el equipo fue vendido y se convirtió en los Coyotes de Cd. Nezahualcoyotl.
381 partidos fueron los que el Laguna disputó en Primera División, ganó 102, empató 120 y perdió en 159 ocasiones, 435 fueron las anotaciones, por 531 en contra.

LOS DIABLOS BLANCOS
Otro grupo de españoles, al mando de don Angel Sobrino, fundaron el día 3 de noviembre de 1959 el Club Campesinos de Cataluña, en clara referencia a su tierra de origen, este primer equipo se presentó en el torneo de Copa 1959-60, y en la 60-61 hicieron su presentación oficial en la Segunda División del Futbol Mexicano.

Dirigidos por Marcelino Gené, los primeros jugadores del Campesinos Cataluña vestían una camisa amarilla a franjas rojas, con short y pantaloncillos en azul, entre ellos estuvieron Benjamín Suárez Adelaida, Simón González, Alonso de León de Vega Cervera, Joaquín García Cruz de Granada, Manuel Corripio, Francisco Rossell, entre otros tantos con apellidos ibéricos, seguían la tendencia de los españoles a jugar en el fútbol mexicano. Empezaron a jugar en el Estadio de la Revolución, inmueble que actualmente se usa para el beisbol.

La siguiente temporada, la 1961-62, el equipo cambió de nombre: Club Torreón Cataluña, siguió jugando en la Segunda División, el plantel en ese entonces lo formaron el portero Jesús "Negro'' Ramírez, y como jugadores de campo Tomás "Ronco'' Rodríguez, Roberto "Gringa'' Vega, Juan Romero, Cipriano "Tabla'' Cordero, Martín Ibarreche (años después importante para el fútbol lagunero), Roberto "Pichirilo'' Rodríguez, Sergio Negroe, Pedro Guerrero, Rubén "Pituka'' Escarzaga y Rodolfo Martínez. Para la temporada 1964-65 entra como Presidente del club un grande, Don Juan Abusaid Ríos, impulsor incansable del fútbol en la Laguna, quien se trazó como objetivo llevar a este equipo a la Primera División Nacional, y vino tambien, de la mano de la nueva administración, un cambio de nombre e imagen: con un uniforme completamente blanco, ahora serían Los Diablos Blancos de Torreón.
Esa temporada los Diablos Blancos tuvieron a un gran goleador: Mario “Tártaro” Montaño, las siguientes temporadas fueron regulares, el equipo estaba generando identidad, sería el ultimo día de febrero de 1969, un año después del ascenso del Laguna, que los aguerridos Diablos Blancos lograran el ansiado ascenso al máximo circuito, siendo Campeón de Liga al empatar a 3 con Zacatepec y Campeón de Copa al vencer 4-0 a Puebla, lo que les valió ser tambien Campeón de Campeones. Esto se había logrado de la mano del técnico Grimaldo González y jugadores como Elias “Chuleta” Aguilar, Salvador Kuri, Javier Lima, José “Caica” Zamora, Genaro Torres, entre otros.
Este era un hecho sin precedente alguno en la historia del futbol mexicano, ya que por segundo año consecutivo un equipo de la Comarca llegaba a Primera División con todas las de la Ley. La Laguna tenía dos equipos en Primera División por ascenso consecutivo, conquista que importantes plazas futboleras del país, como Guadalajara, León, Monterrey o Puebla, no habían conseguido. 
Los Diablos Blancos tuvieron un paso relativamente breve en el fútbol de Primera, desde 1969 a 1974. El equipo estuvo peleando la parte baja de la tabla
Antes de empezar el primer torneo de Liga, los Diablos Blancos entraron en la Copa México, en la cual avanzaron a cuartos de Final, ronda en la que eliminaron al  Monterrey para calificar a semifinales, ganandole 3-1 en el Revolución y perdiendo 1-0 en el estadio Tecnológico. En la semifinal se enfrentaron al Leon y dieron la gran sorpresa al vencer a los Esmeraldas 1-0 en el Revolucion con gol de "La Chuleta" Aguilar, y repitiendo la dosis en el Nou Camp por 2-1, con goles de Raul Ramos y Heriberto Trigo, el global fue de 3-1, con lo cual pasaron a la final contra el Campeonisimo de la Epoca: Las Chivas de Guadalajara; con el cual perdieron los dos encuentros, 2-1 en el Estadio Revolución y 3-2 en el Jalisco. Con lo cual en su primer torneo oficial en primera división alcanzaron la gran final, dejando un gran sabor de boca para los aficionados.

Como parte de el gran proyecto de Juan Abusaíd, se inició la construcción de un moderno estadio de fútbol que tuviera la capacidad suficiente para los aficionados de los Diablos Blancos del Torreón, pues el Revolución ya era insuficiente, este nuevo estadio empezó a ser construido en un terreno de Don Juan, aledaño al aeropuerto, el estadio se denominó Estadio Moctezuma, y fue inaugurado un 2 de julio de 1970, Don Juan Abusaid fue quien dio la patada inicial en el que años después conoceríamos como “La Casa del Dolor Ajeno“.
Construcción del entonces Estadio Moctezuma
Juan Abusaid da la patada inaugural
En su primera temporada en Primera contrató a tres peruanos, el defensa central Guillermo “Popi” Correa, el medio volante Julio Villanueva Roca y el delantero Hugo Lobatón.
En la segunda vuelta de ese primer torneo se unió al equipo el costarricense Eduardo "Tico" Echeverría, centro delantero del equipo Saprissa, quien anotó goles importantes para que los Diablos Blancos del Torreón se salvaran del descenso en la temporada 1969-1970.
El "Tico" se regresó con gran dolor al término del torneo a su país de origen, ya que aquí falleció su hija. 
Para la 1970-71 se unió al grupo el húngaro Tibor Vigh, buen rematador de cabeza, que había llegado primero al Laguna en la temporada 1969-1970. Su paso por los dos equipos de la Comarca será recordado por la entrega y profesionalismo mostrado en ambos equipos.

El brasileño Nicolá Gravina dirigía a los Diablos Blancos  sucediendo a Jesús Puente, quien había iniciado la temporada 1971-72 con cuatro refuerzos argentinos: Óscar Rolando Pierucci, Raúl "Indio'' Solari, Aníbal "Conejo'' Tarabini y Enzo Genoni, a quienes posteriormente se incorporó el mundialista mexicano Javier "Chalo'' Fragoso.
Quizá el mayor momento de gloria para el Torreón vino contra Cruz Azul en la jornada 28 de la temporada 1971-1972, un 7 de mayo de 1972 en el Estadio Moctezuma, cuando los Diablos Blancos vencieron por marcador de 5-2. Ese torneo fue cuando Cruz Azúl se ganó a pulso el mote de “La Máquina“, y conseguiría 3 campeonatos seguidos, el primero de ellos en esa temporada.
Cruz Azul se presentó con uno de los planteles más completos de toda su historia: Miguel “Gato” Marín en la portería, Juan Manuel Alejándrez, Javier “Kalimán” Guzmán, el chileno Alberto Quintano y Javier “Pierna Fuerte” Sánchez en la defensa, Jesús Prado, Héctor Pulido y Cesáreo Victorino (padre) en el medio campo, Fernando “Cordobés” Bustos, Horacio López Salgado y el paraguayo Eladio Vera en el ataque. En la banca estaban Alberto “Hijutis” Gómez, Octavio “Centavo” Muciño, José Luis Desachi y Enrique “Ojitos” Meza. Dirigidos por Raúl “Güero” Cárdenas y el húngaro Jorge Marik, quien un año antes había sido entrenador del equipo Laguna.
Torreón abrió el marcador al minuto 20 en una jugada individual de Aníbal “Conejo” Tarabini, la cual firmó con un tiro desde los linderos del área al ángulo superior derecho de la portería defendida por el “Superman” Marín.
Al minuto 28 Tarabini incursionó hasta la línea de fondo por corredor derecho y centró al segundo poste para que Enzo Genoni rematara de cabeza y venciera a Miguel Marín para el 2-0.
“El Diablo de Avellaneda”, como se conocía a Genoni, casi nunca anotaba goles de cabeza, pero en ese juego fue la excepción.
Cruz Azul estaba “herido de muerte”, pero al 43, Javier “Kalimán” Guzmán acortó distancias en el marcador con un trallazo desde fuera del área a pase de Cesáreo Victorino.
Al minuto 53 los Diablos Blancos consiguieron su tercer gol en un pase de “Chucho” Hernández para Aníbal Tarabini, quien venció al “Gato” Marín por segunda ocasión en el partido y adelantó a su equipo 3-1 en el marcador.
Lo mejor del partido estaba por venir, al minuto 58 “Chucho” Hernández contrarremató un tiro de Genoni que había pegado en la base del poste, para anotar el 4-1 a favor de los Diablos Blancos, ante la algarabía de los aficionados laguneros que no daban crédito a lo que pasaba en la cancha. Por si fuera poco, al minuto 63, José Refugio “Cuco” Estrada anotó un soberbio gol con un riflazo desde fuera del área que ni siquiera alcanzó a ver el “Gato” Marín. El marcador del ahora Estadio Corona indicaba 5-1 a favor de Diablos Blancos de Torreón, algo para Ripley.
Cruz Azul consiguió su segundo y último gol al minuto 66 en un remate de cabeza de Héctor Pulido a centro de Cesáreo Victorino.

No obstante el equipo tuvo una mala campaña, la ultima jornada recibieron 11 goles del León por 3 a favor,  y se terminó en el lugar 16 de la tabla con 27 puntos en 34 partidos, 8 triunfos, 11 empates y 15 derrotas, 35 goles a favor, 55 en contra, Tarabini con 11 tantos, Genoni con 6 y Javier Fragoso con 4, fueron los máximos anotadores del club. Los malos resultados hicieron que el Torreón jugara un par de duelos contra los Toros del Atlético Español por el no descenso, en el juego de ida hubo empate a un gol en el Estadio Moctezuma y en el de vuelta, después de ir perdiendo 2-0 lograron empatar a dos con goles de Javier Fragoso y había posibilidades de ir a tiempos extras, pero un mal saque de Enzo Genoni en los minutos finales dio margen a que Atlético Español recuperara el balón y anotara su tercer tanto para salvarse del descenso. Ganaron los Toros por 3-2 en el Estadio Azteca con gol de último minuto.
Luego de esta derrota, Diablos Blancos debió jugar un partido decisivo contra Irapuato en cancha neutral el 15 de julio de 1972 en el Estadio Jalisco.

Nicolá Gravina había quedado tan molesto tras el juego de vuelta contra Atlético Español, que ordenó, al término del juego, que el equipo se trasladara de inmediato a la ciudad de Guadalajara para enfrentar el partido decisivo contra Irapuato, no obstante que algunos jugadores querían quedarse el domingo en la Ciudad de México para visitar el Hipódromo.
Otra anécdota señala que el técnico Gravina estaba muy molesto con Genoni, y confesó años después, que antes del partido contra Irapuato habló en privado con el argentino y le advirtió que si hacía algo irregular durante el encuentro lo iban a estar “esperando” afuera del Estadio Jalisco varios sujetos, cosa que no era cierta pero logró que el argentino se "enchufara'' al juego.

Esa noche el Torreón alineó a René Vizcaíno de guardameta, Jorge Gómez Orozco, Javier "Titino'' Martínez, Óscar Rolando Pierucci, Alejandro "Iguala'' Martínez, José Refugio Estrada, Jesús Plascencia, José "Caica'' Zamora, Javier Fragoso, Aníbal Tarabini y Enzo Genoni, jugadores de cuadro. Los Diablos Blancos se salvaron de bajar a Segunda División al ganar por 1-0 al Irapuato con gol de Aníbal "Conejo'' Tarabini y una gran actuación del portero René Vizcaíno, quien le detuvo un penal a Mariano Ubiracy, que de anotarlo hubiera cambiado la historia del partido.

En el campeonato 1972 - 1973 llegó a la dirección técnica del Torreón el uruguayo Carlos Miloc, quien integró al plantel a sus compatriotas Jorge "Torito" Gómez y al centro delantero Sergio Silva.
En la última temporada del desparecido equipo Torreón en Primera División militaron los argentinos Aníbal "El Loco" Silveira y Carlos Silvio Fogel, y el medio volante yugoslavo Joseph Jelinek, de estos tres el que más destacó fue Fogel, quien anotó 12 tantos, al año siguiente fue contratado por el América. El ultimo juego del Torreón fue el 21 de abril de 1974 visitando al Veracruz con el que se perdió 2-0. El Diablos Blancos de Torreón fue vendido a la franquicia de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

Los Diablos Blancos jugaron 199 encuentros de liga en primera División, ganaron 50, empataron 61 y perdieron 88, anotaron 211 goles, contra 305 recibidos.

EL CLASICO LAGUNERO
Este duelo fue todo un espectáculo que ocurrió tanto en Segunda como en Primera División. El clásico lagunero entre Laguna y Torreón era una auténtica guerra civil, que incluso dividía a las familias, pues algunos de sus miembros simpatizaban con la Ola Verde y otros con los Diablos Blancos. También en el aspecto geográfico, pues a menudo la afición de Torreón era la que se identificaba con los Diablos Blancos, y el resto de las poblaciones laguneras, tanto de Coahuila, como de Durango, se identificaban más con la Ola Verde.
Como la Copa Mexico (69-70) se jugó antes que el campeonato de liga, fue en aquel torneo donde el Torreon hizo su debut en Primera Division, en un Clasico Lagunero ante un lleno completo en el Estadio San Isidro, celebrado el 13 de Abril de 1969, en lo que fue el juego de ida empataron ambas escuadras con goles de Salvador Reyes por la Ola Verde y Genaro Torres por el Torreon.
El Partido de Vuelta estaba programado para el domingo 20 de abril en el Estadio Revolucion, pero la pasion se desbordó y los aficionados de ambas escuadras invadieron la cancha, ocasionando una serie de desmanes, por lo que el Arbitro Diego di Leo decidio suspender el encuentro y reanudarlo para el dia siguiente. El partido se jugó finalmente el lunes 21 de abril y los Diablos Blancos ganaron en la tanda de penales 3-2 con 3 goles de Jose "Caica" Zamora, ya que en el tiempo reglamentario terminaron a un gol por bando con goles del Peruano Hugo Lobaton por parte del Torreón y el Brasileño Amaury Epaminondas por la causa de la Laguna.
Una anécdota es la del peruano Carlos García Carrasco, quien pidió que lo contrataran para un solo partido: El Clásico Lagunero celebrado el 7 de febrero de 1971, y anotó todos los goles con los que Diablos Blancos vencieron al Laguna: 3-0

UN LEGADO QUE NO DEBE OLVIDARSE
Con la desaparición en 1974 de Diablos Blancos, la Ola Verde se mudó en 1976 al Estadio Moctezuma, sólo para desaparecer también 2 temporadas después, el futbol profesional se había ido de La Laguna, y lo había hecho por la puerta de atrás.

Estamos en 1978, muchos años tendrán que pasar para que el balompié de Primera División regrese, ya no habrá más clásicos, pero vendrá un digno heredero que unificará a la Laguna bajo los colores de sus 2 ancestros, un sucesor que habrá de cambiar para siempre el deporte de la Comarca, un nuevo grande del fútbol, cuyas hazañas resonarán en México y el mundo imponiendo respeto…

5 comentarios:

  1. doctor bellos recuerdos de mi niñez selos agradezco tengo el reportaje de cuando llegaron por 1 millón de pesos los argentinos genoni, taravini Solari vigñete y pierucci, lastima de los pleitos extranjeros mexicanos ya que el tanque miloc los llevo esas 11 jornadas de lideres, recordando el pleito en el azteca contra atlante gracias

    ResponderEliminar
  2. He revivido mi infancia... hermosos recuerdos... Rene Viscaino, la Caica Zamora fueron mis vecinos y aunque ustedes no lo crean jugábamos futbol en la calle... yo tenia 8 años y ya se imaginarán, fueron ídolos de todos los chiquillos del barrio... Gracias por tan gratos recuerdos

    ResponderEliminar
  3. busco y compro escudos antiguos de nuestro futbol como la Laguna, Torreon, Germania, San Sebastian de Leon, Garzas Blancas del Pachuca, etc...asi como poster antiguos de equipos y estadistica de la antigua 2da. dejo mi e-mail. cazagoles21@hotmail.com seriedad absoluta

    ResponderEliminar
  4. Hola soy mujer y veo comentarios de puros hombres, desde niña me llevaban a ver al futbol, y recuerdo perfectamente esos clásicos de verdad era una locura, volví a recordarlos, quemaron porterías, todos corriendo, y ese juego històrico de Diablos Blancos y Cruz Azul con sus estrellas, lo ví, estuvo genial, tambièn en ese juego jugó un hermano de CUco Estrada, no recuerdo el nombre, una duda quién era el entrenador del Torreón en ese tiempo de la goleada a CRUZ AZUL, era el fallecido recientemente Carlos MILOC ? Como olvidar también a un jugador que le faltaba parte del brazo el Manquito Villalón, Los hondureños Juan y Dolmo uff tantos recuerdos, gracias x hacernos revivir esos lindos momentos. SRA. LAGUNERA .

    ResponderEliminar
  5. dr. samuel banda soy hijo del chamaco valadez, tendra fotos de los años 67 al 70 años en que mi papa jugo con los diablos blanco, mi correo es balistica76@hotmail.com por si tine algunas y me las pudiera proporcionar saludos y que buenas anecdotas

    ResponderEliminar