sábado, 7 de julio de 2012

Radiografía de la derrota de López Obrador

Finalmente, el proceso electoral mexicano ha llegado a su fin con la conclusión de los cómputos distritales, en los cuales se realizó el conteo manual de las actas de cada casilla, y se abrió hasta un 54% de las mismas para su conteo manual, junto con aquellas que hubieran mostrado irregularidades en sus resultados, o irregularidades físicas en los paquetes. El cómputo distrital finalmente terminó favoreciendo más al candidato Enrique Peña Nieto, a muchos no nos agrada, pero el pueblo mexicano ha hablado.

El gran perdedor, sin duda, Andrés Manuel López Obrador, el así llamado peje, candidato de las llamadas izquerdas, que por segunda vez debe morder el polvo, pero cuyo temperamento y obstinación vuelve a recordarnos al fantasma de 2006, cuando la nación estuvo a punto de sumirse en el caos. Sus mas acérrimos seguidores han hablado de fraude, y no han dudado en insultar airadamente al resto del país, desde luego, esto no aplica para todos los seguidores de "el peje".

Pero, ¿porqué perdió el peje las elecciones? ¿fraude electoral? ¿compra de votos? ¿campañas de desprestigio? ¿falta de seriedad del candidato? ¿propuestas ilusorias? ¿desconfianza del electorado? No se puede decir con certeza absoluta, pero la derrota obradorista es una mezcla de todas estas cosas.

¿cuándo se empezó a gestar la derrota de López Obrador? El siguiente es mi análisis al respecto.

La elección de 2006
La ira, la intolerancia y el odio político que llevaron al plantón en la Capital del país, convirtieron al Peje en una especie de figura alegórica de la política y hasta de la comedia nacional (tan a menudo mezcladas una con la otra), pero el peje se ganó al pulso una mala reputación que hasta hoy en día le persigue entre amplios sectores de la población.

Los comicios intermedios de 2009
Luego del caos generado en el PRD desde 2006, las facciones radicales del Peje, y las más conservadoras de "los Chuchos" provocaron una división interna que puso en riesgo la existencia misma del partido, fue así que en esos comicios el PRD recibió un cruel castigo por parte del electorado. La dura reconstrucción que le siguió implicó la virtual desvinculación del PRD con López Obrador, que para muchos mexicanos significaba odio, intolerancia y sed de poder. El propio Peje habría de señalar su descontento con el PRD y se apoyó en los pequeños partidos Convergencia, PT y su Movimiento Ciudadano.

La elección interna del PRD
La designacion de el Peje como candidato único de las izquierdas obedeció a encuestas que daban a 2 candidatos: Marcelo Ebrard y López Obrador, con la elección de este último, los pequeños partidos de izquierda demostraban que eran incapaces de tener otro líder que no fuera el peje, pero tambien quedaría demostrado que no podrían aspirar a nada con él.

Muchos nos consideramos izquierdistas "independientes", sin preferencia por ningún partido político, la eleccion de López Obrador supuso que los independientes (un buen porcentaje en el país), le retirasen su apoyo, por la desconfianza que nos inspira, del mismo modo, muchos de los militantes conservadores del PRD tambien habrían de desconfiar del peje.

Marcelo Ebrard, aspirante a la candidatura por parte de los conservadores, representaba para muchos una mejor opción, se lo veía una bocanada de aire fresco para el agobiado PRD, conciliador, negociador, centrado, moderado y no tan polarizante como Lopez Obrador, contaba incluso con la simpatía de sus adversarios, sin embargo el propio Ebrard se descartó en noviembre de 2011, temiendo que su candidatura provocase más divisiones internas en la izquierda, pues los más radicales no iban a aceptar a otro que no fuera el Peje, Ebrard demostraba cierta magnanimidad y fidelidad a los ideales partidistas, anteponiendo las propias ambiciones, en ese momento, un sector importante de los izquierdistas decidió no votar por López Obrador en 2012.

El PRD había retrocedido así, en su propio proceso de reconstrucción interna, regresando a su naturaleza militante, y trayendo de regreso al hombre que tanto daño le causó, como recientemente leí en una columna, el PRD, en sus 24 años de historia, sólo había tenido 2 candidatos presidenciales: Cardenas y Obrador.

El fraude electoral, si es que existió, fue más fácil de realizar para el PRI, pues estaban enfrentando a un candidato falto de seriedad, que de todos modos iba a decir que había fraude en caso de perder, como así ha ocurrido. El PRI podria comprar votos flagrantemente a sabiendas de que los reclamos del perredista no iban a encontrar eco en muchos oídos.

El hubiera no existe, y en estos días ha surgido en los círculos internos del PRD y en sus votantes una pregunta interesante: ¿y si hubieramos mandado a Marcelo?

República amorosa
Sus primeros discursos hablaban de amor, este cambio tan radical de mentalidad en el peje no fue creído por casi nadie, sencillamente es utópico hablar de amor en la política, no hay cabida en ese mundo para "tonterías" como el amor. Los detractores del Peje rápidamente aseguraron que todo era maniobra política.

El encono hacia los poderosos.
Es un hecho tan infalible como la gravedad, este país está manejado por grupos de empresarios poderosos desde las sombras, todo lo que ocurra en la escena nacional se planea a beneficio de las grandes compañías, también tiene su parte el interés norteamericano del que seguimos siendo dependientes.
López Obrador atacó abiertamente a los poderosos de este país, quienes simplemente lo odiaron, y el sentimiento es mutuo, del mismo modo el peje, hombre de sentimientos francamente antiamericanos, desafió a las compañías del Tio Sam, los vecinos del norte tampoco iban a quedarse de brazos cruzados.
Si los que controlan este país modificaron el curso de las elecciones, éste no iba tan enfocado en hacer ganar al PRI, sino en hacer perder al PRD y asociados.

El factor geográfico
Uno de los puntos débiles de la campaña de Andrés Manuel López Obrador siempre ha sido su incomprensión  de la distribución geográfica de la población, su campaña siempre estuvo orientada al sur del país, por ser estos los estados con más marginación y pobreza. Esto fue evidente en los resultados del PREP, que claramente señalaron un sur del país abrumadoramente perredista.

Pero al igual que en 2006, una vez más el peje se olvidó del norte del país, y es aquí donde existe la mayor cantidad de población a movilizar, el paso de López Obrador por los estados norteños fue fugaz, o no ocurrió en algunos casos, López Obrador pareció olvidar que la población de los estados del norte, además de ser más numerosa, es abiertamente priísta o panista.

Del mismo modo, los perredistas, que han demostrado excelencia en el gobierno de la Capital del país, han creído siempre que su dominio del DF es equiparable al resto de la República: la provincia no existe. Señores del PRD y López Obrador: el DF NO es todo México.

El poder del voto rural
Una ventaja arrasante del PRI sobre cualquier partido político es su estructura que le permite llegar hasta las comunidades rurales más recónditas del país, esto viene heredado de su pasado dominador, prácticamente no hay pueblito o rancho que no cuente con un líder priísta, así sean pueblos de menos de 100 habitantes.
Ni el PRD, ni el PAN cuentan con esta red de poder.

Sin embargo, el votante rural promedio seguía teniendo desconfianza en un candidato que ya había perdido, obstinado, y que no tenía cercanía con ellos, por la falta de algún representante local del PRD. El elector rural estaba harto de la violencia que a su modo de ver causó el PAN, asi que la opción más logica era votar por el PRI, aquí no era necesario hacer ningun fraude ni comprar votos, la gente voluntariamente decidió regresar al pasado: las cosas estaban mejor antes del PAN.

Y pese a que somos un país en desarrollo, la población rural sigue representando la mayoría en este país.

El primer debate
Ese día vimos a un Andrés Manuel López Obrador sin ninguna propuesta, dedicándose única y exclusivamente en cada una de sus intervenciones, a atacar al candidato Peña Nieto, no dijo más. Este detalle sería corregido para el segundo debate, pero evidenció que la "República Amorosa" era cosa del pasado.

La intervención en "Tercer Grado"
Este programa de Televisa tuvo siempre la finalidad de desprestigiar al Peje, eso fue evidente, sin embargo, el hecho de que López Obrador cayera en el juego de los periodistas, respondiendo airadamente en ocasiones, y falto de respuesta en otras, terminó por perjuicarlo, pues un pequeño sector de sus votantes se retiró. Tal vez no fue mucho, pero el daño de Televisa a la figura del Peje estaba hecho.

Propuestas utópicas
Los candidatos siempre endulzarán los oidos del electorado para despues darles atole con el dedo, sin embargo, el electorado mismo ya no es tan tonto como antes, las propuestas de López Obrador carecían de fundamento real, todas ellas utópicas y sin ningún plan concreto, aunque esto mismo se puede decir de los otros 3 contrincantes, ninguno dio propuestas reales o plausibles, solo que las del peje eran más disparatadas.

López Obrador fue el candidato que menos se pronunció sobre la violencia del narcotráfico, siendo éste el tema más urgido por la población mexicana, otro punto en contra.

Falta de movilización del voto
A pesar del gran momentum mediático que significó para el peje la aparición del grupo #yosoy132 (acusado de ser formado por el propio PRD, yo no creo eso), éste sigue siendo una minoría, y mucha de la población que declaró que iría a votar por el peje, simplemente se quedó en su casa, ni las estrategias de llamar "inútil" a cualquier otro voto, o de conseguir 5 votos más sirvieron de revulsivo.

Post-elecciones
Las reiteradas acusaciones de fraude electoral no se han hecho esperar, era algo previsto, aunque había fundamento en algunas de ellas, no obstante, los seguidores del peje decidieron que era mejor llenar el Facebook y el Twitter con fotos de casillas fraudulentas, con irregularidades electorales, y con imagenes llamando a insultar a los sectores de la población que no votaron por el peje.

Se pudo ver a Facebook saturado de fotos de casillas mal contabilizadas, urnas quemadas o en la basura, boletas trucadas, mientras tanto, la FEPADE lucía desierta, nadie llevó la foto de su casilla a FEPADE, o si no se confiaba en ella (con justa razón), se pudieron llevar directamente a su representante de partido para que impugnara en los cómputos distritales.
Así, durante los mismos, imaginemos que un representante de un partido dice "-yo quiero impugnar la casilla 1234 por esta irregularidad que se ve en la foto" "-¿usted la tomó?" "-no, la bajé de Internet", una foto que existe en internet carece de validez jurídica desde el momento en que no se puede comprobar la fuente, y desde que existe el photoshop, seria mejor decir "esta foto que tomo el ciudadano fulano con su cámara, que está aqui presente y puede dar testimonio de ello". Sin embargo, en las horas decisivas en las que los seguidores de Lopez Obrador debieron actuar, prefirieron quejarse en las redes sociales, llamar a la intolerancia, y fomentar el odio entre mexicanos al insultar a la poblacion, llamándolos "traidores", "pendejos", "vendepatrias", "idiotas", "vendidos", ¿es esta la República Amorosa?

La aparición del supuesto hacker Fer de Mel terminó por desacreditar más los reclamos de fraude, pues este sujeto publicaba los "verdaderos" resultados del PREP, y aseguró que estaba en el servidor central del propio IFE.
La comunidad de hackers rápidamente lo desacreditó, demostrando los escasos conocimientos de informática de este individuo. Sin embargo, un hacker que se precie de serlo, jamás trabaja en el servidor que va a atacar, y mucho menos revelaría su ubicación, eso equivale a suicidio informático. Como muchos lo vemos, sólo era una persona que a toda costa quería demostrar un fraude, sin importar los medios. Anonymous rápidamente se desligó de Fer de Mel.
__________________________________________________________________
No queda más que decir que la izquierda encabezada por el PRD tenía una oportunidad de oro: el regreso de PRI era algo indeseado, pero tampoco se quería de nuevo al PAN en el poder, la unica alternativa estaba en el PRD, sin embargo, la elección de un candidato que las tenía todas para perder, dieron al traste con una oportunidad que quizá no se vuelva a repetir en muchos años. 

Fue el PRD el arquitecto de su propio fracaso, y por ello hoy hemos dado un paso atrás reviviendo al viejo PRI.

Andres Manuel López Obrador NO es un peligro para México, pero SI es un lastre para una izquierda mexicana que sigue sin salir adelante, veo a futuro otro gran cisma en el PRD, ya se ven los primeros signos de división interna, viene otro periodo de duras lecciones, pero de nada habrán servido si en 2018 volvemos a ver al eterno candidato que siga truncando las oportunidades de los verdaderos izquierdistas en este país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada