miércoles, 19 de junio de 2013

La aviación mexicana en la Rebelión Cedillista (1938-1939)

Anteriormente había posteado una serie de largas entradas reseñando el desempeño de la aviación en las diversas etapas de la Revolución Mexicana (Ver http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana.html), y ahora, como parte de esa inercia, presento este trabajo un poco más modesto sobre el casi desconocido conflicto cedillista que ocurrió en San Luis Potosí, de 1938 al 39, y en el que nuevamente el arma aérea jugó un papel importante.

El General Saturnino Cedillo es un clásico ejemplo de aquel dicho de que "la historia la escriben los vencedores", pues 70 años de censura institucional han borrado del colectivo mexicano todo rastro de los conflictos que siguieron a la Revolución Mexicana. La imagen de Cedillo ha sido retirada de la historia y donde no lo ha sido, generalmente se le devalúa o se le sataniza, así que quizá nunca podremos entender en su completa dimensión a este personaje, un hombre que fue leal a sus propios ideales y su gente, rebelándose contra todo aquel que pudo.
UNA HISTORIA DE SUBLEVACIONES
Saturnino Cedillo nació en el Rancho Palomas, Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, en 1890. Su historia estuvo caracterizada por las sublevaciones. En 1911 se unió al maderismo bajo las órdenes de su hermano Magdaleno Cedillo. El 17 de noviembre de 1912, junto con sus hermanos tomó Ciudad del Maíz y secundó el movimiento de Pascual Orozco contra el gobierno del propio Francisco I. Madero.

En enero de 1913, junto a sus hermanos Magdaleno y Cleofas, asaltaron, en la estación de Las Tablas, el tren procedente de Tampico, y se apoderaron de 800 mil pesos que pertenecían al gobierno; con esa suma Saturnino pretendió comprar armas en Estados Unidos, pero fue arrestado y encarcelado. Para fines de febrero, y con Madero muerto tras el golpe de Huerta, Cedillo pudo recobrar su libertad.

No pasó mucho tiempo antes de que Saturnino emprendiera una nueva aventura: la rebelión contra Huerta, operando en San Luis Potosí y se unieron a las fuerzas de Carranza, al triunfo de los Constitucionalistas en 1914, vino la ruptura entre el bando de Carranza y Obregón contra los villistas y Zapatistas, simpatizando con los ideales agrarios de estos últimos, se unió a ellos.

Cedillo y sus hermanos combatieron durante 1915 con las fuerzas de Villa en la región de la Huasteca, especialmente en las Batallas de El Ébano y Celaya, que se saldaron en derrotas. Es probable que durante estos hechos de armas Saturnino Cedillo tuviese su primer encuentro con la aviación, cuando sus fuerzas tuvieron que enfrentarse a los bombardeos de los aviones constitucionalistas, por lo que no fue un encuentro precisamente agradable.
Monoplanos constitucionalistas en la batalla de El Ébano en 1915, para más información ver: http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana_14.html
Cleofas murió por las heridas en El Ébano en 1915, y Magdaleno durante un enfrentamiento en Ciudad del Maíz, en 1917. El villismo y el zapatismo se extinguían a la muerte de sus líderes.

SOFOCANDO REBELDES Y REPARTIENDO TIERRAS
Cedillo fue claramente anticarrancista, por lo que no dudó en unirse a Álvaro Obregón cuando éste tomó el poder asesinando a Carranza en 1920. Así, Saturnino fue un aliado del “Grupo Sonora”, del que formaban parte Obregón, Benjamín Hill y Plutarco Elías Calles, este último el personaje central que controló a los Presidentes Adolfo de la Huerta, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo L. Rodriguez.
Calles, quien se hizo llamar “El Jefe Máximo” de la Revolución, fue el hombre que estaba detrás del poder, y de hecho, había sido un impulsor de la aviación, logró crear una fuerza aérea moderna y poderosa para su tiempo.

En ese tiempo, Saturnino gozó de la simpatía del gobierno de Calles. Se le integró en el Ejército, sin embargo, gozó de licencia y junto con sus tropas manifestó su deseo de retirarse para formar las llamadas “colonias agrícolas” en su estado natal.
Fueron 13 las colonias militares agrícolas establecidas: los soldados se retiraban a la vida del campo, cada colonia ocupaba de 50 a 200 campesinos, y se les repartían 30 hectareas de riego, 30 de temporal y 150 de pastizales. Los propietarios podían hacer libre uso de lo sembrado.

Mientras tanto en su calidad de soldado, tuvo que reportarse a las órdenes de Calles: luchó contra la rebelión de Adolfo de la Huerta en 1923, y recibió el grado de General de División en 1928. Se le puso al frente de las fuerzas que combatieron a los Cristeros de 1926 a 1929.
Derrotó en combate a las fuerzas cristeras del General Enrique Gorostieta, quien murió en la batalla de Atotonilco. También dirigió a las tropas contra las rebeliones de Francisco R. Serrano y Arnulfo R. Gómez en 1927 y la rebelión escobarista en 1929, en este periodo, colaboró de cerca con el Primer Regimiento Aéreo del Ejército Mexicano, equipado con los nuevos aviones Vought O2U Corsair que el gobierno había comprado en Estados Unidos, los mismos desempeñaron un papel fundamental para someter a los rebeldes de Escobar.
Aviones Chance Vought Corsair duranta la rebelión de José Gonzalo Escobar
EL ACERCAMIENTO A LA AVIACIÓN
El 6 de abril de 1926 estuvo entre aquellos que recibieron al famoso piloto Pablo L. Sidar cuando hizo escala en San Luis Potosí como parte de su vuelo México –Saltillo. El 10 de julio de 1927 se subió por primera vez a un avión junto al gobernador de San Luis Potosí Abel Cano y el General Francisco Carrera Torres, en un avión llamado “Potosino” que el Ejército había obsequiado a Sidar.

De 1927 a 1931 fue Gobernador de San Luis Potosí, fue durante este tiempo que se acercó a la aviación, estableció la Escuela Civil de Aviación de una manera informal como pretexto para crear un campo de deportes, maniobras militares y la utilidad del correo aéreo. Poco a poco se fueron consiguiendo aviones y pilotos, además se establecieron rutas aéreas regulares entre San Luis Potosí y varias partes de la República. 
El primer avión en San Luis Potosí fue traido gracias a los esfuerzos de Saturnino Cedillo en 1929, aquí se le ve frente al avión en Río Verde. Al aparato, del cual no hay referencias en cuanto al modelo, se le llamó el "Condón Potosino". Ignoro porqué el nombre.
También impulsó la creación de la Compañía Constructora Aeronáutica de San Luis, que en 1930 produjo un avión llamado “Triunfo Potosino”, que al parecer no voló. Luego en 1932 también se produjo el avión Sea Teul, diseñado por el ingeniero Antonio Sea.
SEA Teul
Una vaga referencia vincula a Cedillo con lo que puede considerarse el primer secuestro aéreo de la historia, cuando el piloto Howard “Doc” DeCelles, de la línea Transportes Aéreos Transcontinentales, realizaba un vuelo de correo entre San Luis Potosí y Torreón, Coah. en diciembre de 1929. Antes de despegar el gobernador Cedillo y un grupo de hombres se le aproximó y lo obligaron a llevarlos con él a punta de pistola, voló en la dirección que Cedillo le indicó (mediante un traductor) y aterrizó en un camino desconocido donde los hombres descendieron. Le mantuvieron en custodia unas horas hasta que Cedillo se despidió con un “buenos días” y DeCelles continuó con su vuelo.

Hubo una mujer que influyó decisivamente en la vida de Saturnino: su sobrina María Marcos Cedillo, mujer aventurera que fue, posiblemente, la primera mujer piloto mexicana (tal vez la segunda si se toma en cuenta el relato de Dolores Castillo, ver http://drsamuelbanda.blogspot.mx/2012/11/la-aviacion-en-la-revolucion-mexicana_18.html).

Las pocas referencias a María Marcos la citan como hermana de Saturnino, sin embargo, fue hija de Homobono Cedillo, hermano de Saturnino, siendo entonces su sobrina.

Se sabe que cuando su tío estableció la Escuela, María conoció a Florence Burnes, estadounidense que arribó al estado en 1930, siendo la primer mujer en sobrevolar el estado, y causó una profunda impresión en la joven Cedillo, que de inmediato entendió que su futuro estaba en el aire.
Así, para 1931 en la mencionada Escuela Civil de Aviación ya existían además de los instructores de vuelo, mecánicos y varios alumnos, entre ellas, María Marcos Cedillo, quien al poco tiempo ya realizaba vuelos de grandes distancias.

La afición aérea de María, curiosamente, no era compartida por su tío el general Saturnino, quien a pesar de haber instalado la Escuela de Aviación, no sentía ningún afecto por “esas máquinas del infierno”, como él las calificaba, esto inspiró a la ya piloto a bautizar a su avión Avro 540K como “El Ángel del Infierno”, leyenda que fue pintada a mano por la propia mujer en los costados de la aeronave.

Otras fuentes, por el contrario, citan que Cedillo en realidad gustaba de la aviación, prueba de ello es el impulso que le dio a la industria aérea. Lo más probable es que el General Cedillo entendiera perfectamente las ventajas del avión, pero tuviera una aversión natural a volar, cosa que luego sería determinante.
En 1933, María Marcos Cedillo perdió la vida cuando su Ángel del Infierno no se pudo recuperar de una acrobacia y se precipitó al suelo. La pérdida afectaría profundamente a Saturnino.

NUEVOS AIRES DE REBELIÓN
Ese mismo año Saturnino Cedillo colaboró activamente usando sus influencias y movilizando a la población potosina para votar por el General Lázaro Cárdenas, quien ganó y llegó a la Presidencia de la República en 1934. Calles pensó que Cárdenas sería tan fácil de controlar como los anteriores presidentes, pero éste era diferente, de marcadas ideas socialistas e izquierdistas, Cárdenas se convirtió en un obstáculo en los planes de Calles, las diferencias terminaron cuando Lázaro Cárdenas finalmente lo expulsó del país.
Personajes centrales en la política mexicana: Lázaro Cárdenas y Plutarco Elías Calles, en medio de ambos está Saturnino Cedillo
Saturnino Cedillo aún gozaba del favor gubernamental, y en 1935 es nombrado Secretario de Agricultura y Fomento. Sin embargo empezaban las diferencias con Cárdenas, especialmente en lo referente al reparto agrario que el Presidente hizo, algo incompatible con la visión de Cedillo y sus colonias agrícolas militares. Tambien sus ideologías políticas eran contrarias, especialmente por el marcado anticomunismo de Cedillo frente al tono socialista de la administración de Cárdenas, y a Cedillo no le parecía nada bien el plan para nacionalizar los yacimientos petroleros.

Saturnino Cedillo
La expropiación petrolera que Lázaro Cárdenas decretó el 18 de marzo de 1938 le costó al país unos 450 millones de dólares en inversiones norteamericanas e inglesas. Boicots por parte de los gobiernos afectados provocaron la abrupta caída del peso, una crisis económica se desató.

Ya desde 1937 se venía gestando una rebelión, y con la crisis desatada por la expropiación del petróleo, Cedillo vio aquí su oportunidad, era el momento de hacerle frente abiertamente a Cárdenas, y empezó a fraguar un movimiento armado. Los miembros de las colonias agrícolas militares volverían a la acción siguiendo fielmente a su líder.

Se dice que detrás de las intenciones de Cedillo se escondía el nazismo, y si bien es cierto que hubo algunos contactos con la Alemania de Hitler desde 1937, nunca hubo nada formal, aunque se acusó oficialmente a Cedillo de formar la “quinta columna de los nazis en México”, y ambos grupos compartían su aversión al socialismo y comunismo, la realidad era que a los nazis no les convenía, por el momento, apoyar una rebelión en México, especialmente cuando la nación mexicana, necesitada de dinero y boicoteada por Estados Unidos e Inglaterra, vendía su petróleo sin restricciones a un Tercer Reich cada vez más sediento del recurso, el expansionismo nazi en Europa empezaba a mover sus piezas.

El gobierno empezó a vigilar los movimientos de Cedillo y sus cada vez más numerosas tropas, una de las acciones fue nombrarlo Jefe Militar en Morelia en abril de 1938, esperando así alejarlo de sus leales hombres en San Luis Potosí, Cedillo se negó y en cambio pidió su baja del Ejército el 8 de mayo, aduciendo problemas médicos, los cuales por cierto, fueron certificados por el Dr. Ignacio Morones Prieto, uno de los médicos más reconocidos en la historia nacional. La separación le fue concedida, pero los aires de rebelión ya soplaban fuerte en el estado potosino.

Hasta el gobernador del estado, Mateo Hernandez Netro, parecía estar del lado de los sublevados, cuando se dio a conocer un manifiesto firmado por él donde se declaraba San Luis Potosí como “sustraído de la Federación” y desconocía al Presidente Cárdenas. Sin embargo dijo desconocer el documento.

LAS HOSTILIDADES
El 18 de mayo llegó Lázaro Cardenas a San Luis Potosí a bordo del tren presidencial “Olivo”, ahí de inmediato calificó la actitud rebelde de Cedillo, y se organizó al Ejército para su captura. Por supuesto las tropas cedillistas no se quedarían de brazos cruzados y los enfrentamientos empezaron a lo largo del estado.

Entre las fuerzas comisionadas estaba el Primer y Segundo Regimientos Aéreos de la Fuerza Aérea Mexicana, que en su flota incluían una nueva versión del Corsair: el V99M, además de aviones Fleet 21M recién adquiridos. Entonces se organizó un Escuadrón Aéreo Mixto que partió con 17 pilotos al estado de San Luis Potosí al mando del coronel Alfredo Lezama. Se desplegaron 10 aviones Corsair y 3 aviones Fleet. Un avión Stinson matricula civil XB-ABB sirvió de apoyo y enlace.
Fleet 21M
Vought V99 Corsair, nótense las diferencias con el O2U mostrado más arriba
Avion Stinson de la Fuerza Aérea Mexicana
Además de sus nuevos aviones, los pilotos contaron con un buen equipamiento y logística, así como la seguridad de disponer de paracaídas en combate, los que se usaban de manera rutinaria desde 1933. Pero lo que quizá representó un interesante reto para la aviación militar fue el hecho de que las fuerzas cedillistas contaban con su propia fuerza aérea, con la que amenazaban petulantemente acabar con los pilotos militares.

Los aviones rebeldes, piloteados por mercenarios estadounidenses (aunque también se mencionan pilotos mexicanos), eran un grupo de biplanos Waco, Alexander Eagle Rock A1 y A4 y Travel Air 2000, aparatos viejos que no eran rivales para los aviones militares, con una excepción que dio a las fuerzas federales unos cuantos dolores de cabeza, y es que los rebeldes habían adquirido, por casi 30,000 dólares, un par de monoplanos de cabina cerrada Howard DGA-8 de apariencia muy moderna, y muy veloces. Estos aparatos al parecer, habrían sido financiados por industriales petroleros estadounidenses descontentos por la expropiación, y contrabandeados por el norteamericano Cloyd Clevenger en septiembre de 1937, las matrículas de estos aparatos eran NC-18282 y NC-18283, coincidentemente, los números de serie fueron 82 y 83.
Avion Alexander Eaglerock,. Este en particular perteneció a Cloyd Clevenger
Travel Air 2000 como el empleado por las fuerzas cedillistas. Solo para propósitos ilustrativos.
Biplano Waco. igualmente solo para ilustrar, no es uno que haya volado con las fuerzas de Cedillo
Uno de los 2 Howard DGA-8 de la flota cedillista en algun lugar de San Luis Potosí, este avión era, a todas luces, muy superior a lo que la Fuerza Aérea Mexicana podía ofrecer.
Se contaba también con Andrés Gómez Unga, experto en explosivos, quien fabricaba bombas de 28 Kg para ser lanzadas a mano desde los aviones.
Saturnino Cedillo contó además con su propia estación de radio privada, desde la que coordinaba a sus tropas e informaba a la población. Aquí se ve la antena emisora.
El mismo día que Cárdenas llegó por tren a San Luis Potosí, Cedillo huyó a la serranía del estado en uno de los Howard.
Aunque no eran aviones de combate, los Howard fueron usados en una acción audaz al atacar el campo aéreo federal repleto de aviones, la tarde del 21 de mayo de 1938. Los Howard lanzaron cuatro bombas de 28 Kg sobre los sorprendidos pilotos en el puerto aéreo de San Luis Potosí, con tan mala suerte que ninguna dio en el blanco, ocasionando sólo el feroz despegue de los V-99M intentando en vano alcanzar a los veloces aviones cedillistas, que con la ventaja de la altura, habían desaparecido en el horizonte cuando los Corsair apenas ascendían unos cuantos pies, dejando como principal daño, una fuerte sensación de frustración.
Los aviones federales en su base en el Puerto Aéreo de San Luis Potosí, en primer plano un Corsair, detrás un Fleet y al fondo una fila de Corsairs.
Ese mismo día los Fleet y Corsair lanzaron periódicos sobre las poblaciones de San Luis Potosí con el fin de que los campesinos leyeran las notas y así “orientarlos” sobre el conflicto.
También los cedillistas se valieron de la “propaganda aérea”, el mismo día 21, mientras Cárdenas estaba en un acto público por su cumpleaños, un avión cedillista pasó arrojando volantes, el 25 de mayo se reportó que un “veloz” monomotor (posiblemente un Howard) voló a baja altura sobre Tampico y distribuyó el manifiesto del gobierno potosino, donde se nombraba a Cedillo “Jefe del Ejército Constitucional del Estado”, además daba 15 días de plazo para que los soldados del Ejército Mexicano se le unieran, con un aumento de sueldo y ascenso al rango inmediato superior, de lo contrario se les considerará traidores.

Otro avión cedillista habría arrojado 2 bombas cerca de la Estacion de Las Tablas, mientras que uno más protagonizó un ataque un día después, arrojando 4 bombas sobre una finca cerca de la residencia donde se alojaba Lázaro Cárdenas.

3 pilotos mercenarios norteamericanos fueron sorprendidos en Nuevo Laredo, Tamps. Cuando intentaban cruzar la frontera para comprar otros 2 aviones para Cedillo, se informó que serían ejecutados, pero que posiblemente serían indultados por Cárdenas, lo cual probablemente ocurrió.
Este Vought Corsair en particular sufrió daños en vuelo, no por las fuerzas cedillistas
Por parte de la Fuerza Aérea Mexicana, se montaron patrullas de combate con la esperanza de encontrar a los aviones rebeldes y derribarlos, al tiempo que al menos un V-99M fue apresuradamente camuflado para evitar que fuera un blanco fácil en caso de otra sorpresiva visita de los Howard, mientras los pilotos mercenarios, borrachos en las cantinas, retaban a un duelo aéreo a los pilotos militares, duelo que nunca ocurrió. 
V99M Corsair No. 38 "camuflado", se reporta que al parecer se derramó aceite sobre el aparato y luego se le cubrió de tierra para así hacerlo confundir con el paisaje
El Escuadrón mixto que dio caza a las tropas cedillistas, se nota que el avión más cercano posee un camuflaje más elaborado que el anterior 
Lo que sí sucedió es que el ejército castigó con dureza a las tropas del general Cedillo, batiéndolas en constantes piques de ametrallamiento y bombardeo, en las localidades de Río Verde, Villa Reyes, Jaral de Berrio, El Salto, El Meco y El Zenzontle, constando el uso durante la campaña, de 182 bombas de fragmentación y 2,480 cartuchos de ametralladora por parte del Escuadrón Aéreo Mixto. Los últimos reductos del cedillismo caían uno tras otro.
Preparándose para el combate, nótese el portabombas bajo el ala del Corsair
Saturnino Cedillo se veía cada vez más acorralado, tuvo la oportunidad de escapar en uno de sus aviones Howard, cuando las fuerzas federales se le aproximaron en Ciudad del Maíz, sin embargo, puede ser que influyera más su supuesta aversión a esas “maquinas del infierno” que años antes le arrebataran la vida a su sobrina.
Cedillo decidió mejor huir a caballo, 8 meses anduvo a salto de mata en la Sierra de la Ventana, hasta finalmente ser abatido el 11 de enero de 1939 por las fuerzas del ejército, numerosas versiones corren en torno a su muerte.
Espectral imagen del General Cedillo durante sus meses prófugo, aquí se acerca a tomar agua
EPILOGO
Los aviones Howard DGA-8 fueron incautados por las fuerzas armadas y puestos al servicio de la Fuerza Aérea Mexicana, al menos uno contó con el numeral 69 durante su servicio. Del mismo modo los biplanos Alexander Eaglerock pasaron también a las filas de la Fuerza Aérea. Uno de los aviones, no hay referencia a cuál, pero muy seguramente un Howard, se accidentó el 22 de julio de 1938 en el estado de Campeche, perdiendo la vida varios directivos ferrocarrileros, entre ellos el Ing. Francisco Escárcega Márquez. El municipio de Escárcega, Campeche, tomó este nombre en su honor.
Howard DGA-8 confiscado a las fuerzas de Cedillo, ahora al servicio de la Fuerza Aérea Mexicana, se le añadieron las escarapelas y el timón se pintó en el clásico esquema tricolor. Porta en número 69 bajo el ala
Cloyd Clevenger, quien vendió los aviones a Cedillo, fue encarcelado tiempo después en Estados Unidos, cuando se descubrió que también había contrabandeado aviones a España vía México, violando así la neutralidad norteamericana en la Guerra Civil Española, estos aviones, los Bellanca 28-90 Flash, eran modernos monoplanos de caza muy superiores a su tiempo, y estaban destinados a las fuerzas republicanas españolas, los aviones no alcanzaron a llegar debido a la derrota a manos del General Franco, y se quedaron en Mexico, donde formaron parte de la Fuerza Aérea, protagonizando un par de accidentes pues los pilotos no estaban acostumbrados a esa clase de aparatos, preferían los lentos pero estables biplanos como el Corsair, que siguió en activo varios años más, incluso en 1942, ya en la Segunda Guerra Mundial, uno de ellos atacó lo que se pensó era un submarino japonés frente a las costas de Baja California.
Bellanca Flash, otra de las oscuras transacciones de Clevenger, estos aviones terminaron sirviendo en México por un breve tiempo ya que los pilotos no se acostumbraban a ellos, fue un modelo nuy adelantado a su tiempo.
Biplanos Corsair sobre el Ángel de la Independencia. Un modelo muy exitoso desde que llegó a México en 1929. Incluso se fabricaron en nuestro país bajo licencia. Para 1942, al estar México en estado de guerra con el eje, tuvieron que patrullar las costas mexicanas, uno atacó una sombra que se pensó era un submarino japonés, se especula que en realidad fue una ballena

Aunque la rebelión cedillista terminó tan rápido como empezó, realmente vino a terminar hasta 1962, cuando Epifanio Duque, uno de los hombres de Cedillo, finalmente se rindió tras haber sido dado por muerto y vivir por años a salto de mata en la serranía.

6 comentarios:

  1. Estimado Dr. Samuel Banda, nuevamente le reitero mis felicitaciones por este y sus demas articulos relacionados con la Historia de la aviacion Mexicana. En este de la Rebelion Cedillista y Escobarista, quiero darle mi opinion sobre la Foto del primer avion en San Luis Potosi llamado el Condon, el cual por el motor Jupiter podra ser un avion Bristol.

    ResponderEliminar
  2. Tambien quiero decirle que las fotografias y los cromos de los aviones Corsair son muy ilustrativas me encantaria poder saber que libros utilizo en su bibliografia.
    Soy modelista y todo lo relacionado con la Historia de la Aviacion Mexicana me encanta.
    Me encantaria poder contactarlo de alguna manera por correo electronico..
    Saludos.
    Azcarate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Azcárate.

      Primero que nada agradezco su visita y sus comentarios.

      Quiero creer que es el mismo Azcárate que participa en los foros de las fuerzas armadas mexicanas, yo mismo sigo esos foros aunque raramente escribo en ellos.

      En cuanto a las fuentes de esta entrada, está el libro "Latin American Air Wars and Aircraft, 1912-1969" de Dan Hagedorn, del que solo cuento con la edición de cromos e imágenes y no he podido obtener los textos.

      La imagen del Howard DGA-8 en blanco procede de una revista Timelife de la época que estaba disponible en Google Books, pero no sé si siga en ese sitio ya que no volví a encontrarla.

      En cuento a la información documental, este año la revista Relatos e Historias de México destinó un número al Gral. Cedillo, con una breve biografía de María Marcos Cedillo, otra fue una mención que se hace del conflicto en un articulo de América Vuela dedicado a los Corsarios, además hay muchas páginas en internet donde pueden encontrarse unas pocas líneas, ya no tan fiables, pero que al final uno tiene que ir juntando y armando una especie de rompecabezas.

      Le recomiendo también una visita a la hemeroteca de El Siglo de Torreón (creo que es una de las pocas disponibles online con libre acceso), donde puede ud. consultar muchas noticias relacionadas al conflicto.

      Saludos de nueva cuenta.
      Le dejo mi correo
      samuel_bbj@hotmail.com

      Eliminar
  3. EXCELENTE ARTÍCULO. FELICIDADES.

    Allá por los 80s conocí a un piloto Cedillista. Se vió involucrado sin querer y quedó del lado de ese bando. Me comentó que posteriormente y "aclarada" la situación, reingresó a la FAM. Se retiró de general. Se llamaba Gonzálo Acosta Fernández. Escribió un libro que no fue publicado por miedo a las consecuencias, con suerte aún lo tengan los familiares.

    http://www.mexicanaviationhistory.com

    ResponderEliminar
  4. interesante ,desconocia el inicio de la aviacion en las gestas mexicanas, tenia el conocimiento de la hermana de cedillo , y vuelvo a decir, no son reconocidas, aunque sean una mala imagen para el sistema, digo yo .
    gracias por su gran aportacion para su servidor

    ResponderEliminar