viernes, 27 de abril de 2018

CELESTIA GALACTICA FOTOGRAFICA. Parte 20

Llegamos al vigésimo compilado de imágenes del cosmos:
Un pollo de hule que ha ido al espacio más veces que cualquier otro humano... Camilla Corona, la mascota del Observatorio Solar de la NASA, que ha viajado a los límites del espacio en globo aerostático y en cazas especiales.

El pasado 31 de enero tuvimos una super luna, esto es, cuando la orbita lunar la lleva a un punto relativamente más cercano de la habitual, en tanto que se encuentra en luna llena, dando la apariencia de ser ligeramente más grande y más brillante. Aunque los desinformantes de redes sociales siempre citan que es un fenomeno que pasa una vez cada cientos o miles de años, la realidad es que ocurren de manera frecuente, llegandose a avistar varias en un solo año.
La foto la tomó el que esto escribe.

Salgamos del vecindario para ver esta magnífica toma reconstruida en 3D de la superficie de Venus, nuestro vecino interior, para observar estas enigmáticas montañas cilíndricas. Ojo con el artefacto a la derecha de la toma, que no es más que un defecto generado por la superposición digital de imágenes, para que no se me alarmen queridos ufólogos.

Al otro lado de nosotros encontramos a nuestro otro simpático vecino: Marte, donde existe esta depresion, conocida en términos astronómicos como "chasma", llamada Hebes, podemos apreciar una zona cuadrangular debido al colapso de una pared.

 Brincando el Cinturón de Asteroides tenemos las lunas de Júpiter, en este caso Ío, un satélite con una considerable actividad volcánica, tal como podemos ver en la foto.

Apenas descubierta en 2005, tenemos aquí una imagen de Dafne, luna de Saturno, nombrada así por la mitología griega, puesto que Dafne era hija de Titanes, tales como cierta gigantesca luna saturniana de donde viene Thanos, el mismo que mata a la mitad de los Avengers al final de la película de Infinity War luego de reunir las Gemas del Infinito, película que se estrenó el día de hoy. 
Pero volviendo al tema tras hacer llorar a los fanáticos que odian los spoilers, Dafne orbita dentro de los anillos de Saturno, lo que sumado a su forma irregular y a su rotación, da lugar a la formación de ondas dentro de los anillos, como bien puede verse.

No muy lejos orbita Encelado, luna compuesta por un superficie congelada sobre la cual se reparten muchos géiseres que expulsan agua, metano, dióxido de carbono e hidrógeno al espacio. Allí abajo se aprecia a Pandora, un pequeño satélite helado poroso, descubierto en 2003.

La sonda New Horizons nos dio las mejores imágenes que tenemos a la fecha de Plutón, el otrora noveno planeta, hoy reducido a ser "planeta enano" (gracias, Unión Astronómica Internacional),  u "objeto transneptuniano", pero como sea el caso, los diferentes accidentes orográficos de Plutón han sido nombrados de acuerdo a la cultura geek, y por ejemplo, aquí vemos la planicie conocida como Sputnik, en honor a aquel primer satélite artificial que los poderosos soviéticos pusieran en órbita en los 50's.

Más allá de la órbita de Plutón encontramos muchísimos mas cuerpos celestes orbitando en zonas como el Disco Disperso, el Cinturón de Kuiper o la Nube de Oort. De por aquellos helados confines del Sistema Solar nos visitan los cometas, como el C/2011 L4, también conocido coloquialmente como PanSTARRS, en honor al observatorio que lo descubriera en 2011, tuvo un paso por nuestro Sistema Solar Interior en 2013, y se espera su regreso para dentro de unos 106,000 años, espero estar vivo para entonces. En el extremo superior izquierdo se aprecia la nebulosa NGC7293, llamada Nebulosa de la Hélice, o más amistosamente conocida como "El Ojo de Sauron", que se ubica a unos 700 años luz, por lo tanto es una de las nebulosas más cercanas a nuestro planeta. A Gandalf no le gusta esto.

NGC3587, conocida como la Nebulosa del Buho, llamada así ya que si bien se descubrió en 1781, pero cuando se la dibujó por vez primera en 1848, recordaba la cabeza de uno de los tecolotes del Sanborns (que por aquellos días no creo que existiera todavía), con dos masas de polvo opaco haciendo las veces de ojos.

Nebulosa de Orión, la estrella LL Orionis navega en una vasta marea de polvo estelar, su campo magnético y su respectivo viento solar, da lugar a un área de perturbaciones formando el arco de una onda, o frente de choque, algo así como cuando una fuerza imparable choca contra un objeto inamovible. 
Una zona similar se ha descrito para nuestro Sol y se la llamado el Frente de Choque de Terminación, el cual es considerado en la práctica como el límite final del Sistema Solar, se ubica a unas 75 a 90 UA (Unidad Astronómica = la distancia de la Tierra al Sol). La sonda Voyager 2 pasó por ahí en 2007 y se convirtió oficialmente en el primer objeto hecho por el hombre en abandonar el Sistema Solar.

Adentrémonos unos 45 millones de años luz hacia el espacio profundo para ver la colisión de las Galaxias NGC4038 y NGC4039, habitualmente llamadas en su conjunto como "Las Galaxias de las Antenas", ya que los profundos cambios magnéticos que tienen lugar en los nucleos, originan sendos arcos de millones de cúmulos globulares y estrellas. Un destino parecido le espera a nuestra Via Láctea, cuando dentro de unos 4,000 millones de años colisione con Andrómeda.

Más imágenes aquí: 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20  

No hay comentarios:

Publicar un comentario